Puede marcar fragmentos interesantes de texto que estarán disponibles a través de un enlace único en su navegador.

Popayán

Traducción
Popayán
Popayán
Bandera de Popayán
Bandera
Escudo de Popayán
Escudo
Vista de Popayán.jpg
Popayán
Popayán
Localización de Popayán en Colombia
Ubicación de Popayán en Cauca
Ubicación de Popayán en Cauca
País Bandera de Colombia Colombia
• Departamento Flag of Cauca Department.svg Cauca
• Región Andina
Ubicación 02°26′″N 76°37′″O / <span class="geo-dec geo" title="Fotos, mapas y otros datos de Expresión errónea: operador / inesperado Expresión errónea: operador / inesperado">Expresión errónea: operador / inesperado, Expresión errónea: operador / inesperadoCoordenadas: 02°26′″N 76°37′″O / <span class="geo-dec geo" title="Fotos, mapas y otros datos de Expresión errónea: operador / inesperado Expresión errónea: operador / inesperado">Expresión errónea: operador / inesperado, Expresión errónea: operador / inesperado
Temperatura 19° C
• Altitud 1.760 msnm
Superficie 483,11 km²
Fundación 13 de enero de 1537
Población 258.653 hab. (DANE (2005))
Gentilicio Payanés, patojo.
Código postal 190001-190019[1]
Alcalde Ramiro Antonio Navia Díaz


Popayán es una ciudad colombiana, capital del departamento del Cauca. Se encuentra localizada en el valle de Pubenza, entre la Cordillera Occidental y Central al suroccidente del país, en las coordenadas 2°26′39″N 76°37′17″O / 2.44417, -76.62139. Tiene 258.653 habitantes, de acuerdo al Censo del DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas) elaborado en el año 2005. Su extensión territorial es de 512 km², su altitud media es de 1760 m sobre el nivel del mar, su precipitación media anual de 1.941 mm, su temperatura promedio de 14/19 °C y dista aproximadamente 600 km de Bogotá.

En el 2005, la Unesco designó a la ciudad de Popayán como la primera ciudad de la gastronomía por su variedad y significado para el patrimonio intangible de los colombianos. La cocina caucana fue seleccionada por mantener sus métodos tradicionales de preparación a través de la tradición oral.[2] [3] El 28 de septiembre de 2009 las Procesiones de Semana Santa de Popayán fueron declaradas por la UNESCO como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

Contenido

Toponimia

Su nombre, según la tradición verbal de la ciudad, proviene del Cacique Payán, jefe de la tribu indígena que habitaba el área alrededor del monte hoy conocido como cerro de la Eme o de las Tres Cruces cuando llegaron los conquistadores españoles.

Según el historiador Arcesio Aragón, el origen de la palabra es Pampayán, que se compone de dos vocablos quechuas: pampa, cuyo significado es, valle, sitio, paso; y yan, cuyo significado es río. Paso del río, ya que por allí pasa el río Cauca.

Otros autores afirman que la palabra Popayán deriva del dialecto ancestral americano Nam trik (Lengua de los indígenas Misak o guambianos) y se descompone de la siguiente manera: pu:dos, pa: paja y yan: caserío, o sea, dos caseríos de paja.[cita requerida]

Es conocida también como la «Ciudad Blanca», «Ciudad Fecunda», «Ciudad Procera» y «Ciudad Universitaria».

Apelativos

El historiador colombiano Arcesio Aragón explica el posible origen de esta frase que estuvo muy en boga durante los siglos XVIII y XIX: "A principios del siglo XVIII -escribe don Leopoldo Triana C.- vino de España a tierras de América el doctor don Policarpo del Pando, Juez Privativo de tierras, amigable componedor y fiscal de los bienes de S.M., y visitó casi todas las dependencias americanas. Este visitador hizo constar en sus informes a la Corona, que los hijos de Popayán eran ilustres y abundantes; que había encontrado abogados, Obispos y Oidores popayanejos en Santo Domingo, Guadalajara, México, Guatemala, Panamá, Quito, Lima, La Serena, Concepción, Rosario de Santa Fe, Buenos Aires, etc., y los cita por sus nombres (...). Este Visitador se manifestó tan sorprendido de la cultura de los hijos de Popayán, que en su informe rendido desde el Rosario de Santa Fe, y que reprodujo alguna vez La Prensa de Buenos Aires, dijo: "En América, todo el mundo es Popayán", ponderando así el predominio intelectual de esa culta e histórica ciudad. Y esa célebre exclamación ha perdurado como un valioso homenaje a la ciudad de Belalcázar."[4]

Popayán es la ciudad de Colombia que ha dado el mayor número de Presidentes de la República. Un total de 15 gobernantes nacidos en ella le han merecido el nombre de Ciudad Fecunda.

En total, la presidencia de la república ha estado en cabeza de ilustres payaneses en diecinueve ocasiones. La ciudad es igualmente conocida por el número de intelectuales, poetas, artistas y escritores, entre los que se han destacado:

El título de "Ciudad Blanca" le fue otorgado porque durante la mayor parte del siglo XX los frentes de las casas y casi todos los edificios públicos estuvieron pintados de color blanco. Sin embargo, en las décadas posteriores a 1980 el apelativo de Ciudad Blanca empezó a caer en desuso tras los hallazgos de diversos estilos de pintura mural en varias fachadas del centro histórico, que quedaron al descubierto a raíz del terremoto de 1983. Aunque en la mayoría de las construcciones coloniales impera todavía el color blanco, muchos arquitectos restauradores han decidido recuperar colores que en su opinión reflejan la cara más auténtica de la ciudad colonial original. Esta decisión causó inicialmente controversia entre algunos sectores de opinión, pero en los años posteriores la iniciativa ha alcanzado un mayor apoyo. Así, algunas fachadas del casco antiguo de Popayán muestran hoy tenues tonos diversos tales como ocre, azul claro y amarillo, entre otros.[cita requerida]

Ninguna otra ciudad de la Nueva Granada aportó una cuota tan grande de hombres ilustres para la causa de la Independencia. La lista de próceres es extensa y en ella sobresalen Camilo Torres, el sabio Francisco José de Caldas, Manuel José Castrillón, Francisco Antonio Ulloa y el Conde de Casa Valencia Pedro Felipe Valencia. Todos ellos fueron ejecutados por las fuerzas realistas enviadas desde España dentro del proceso de la reconquista encabezado por el General Pablo Morillo.

Geografía

El Volcán Puracé, a 22 km de Popayán

La extensión territorial de Popayán es de 512 km² y su precipitación media anual de 1.941 mm. Por estar a una altura de 1.737 msnm msnm (medidos en la plazuela de la iglesia de San Francisco) y muy cerca al Ecuador tiene una temperatura media de 18-19 °C durante todo el año, alcanzando temperaturas máximas en los meses de julio, agosto y septiembre en horas del medio día -hasta 29 °C- y mínimas de 10 °C en horas de la madrugada en verano. También cuenta con extensas áreas planas y onduladas, ubicadas principalmente en las proximidades del río Cauca.

Popayán fue creada como Distrito por el Congreso de la República en la finalización del período legislativo del año 2007. Sin embargo en 2009 la Corte Constitucional declaró inexequible dicho acto por medio de la Sentencia C-033 de 2009, y Popayán dejó de ser distrito.[5]

Distancia a otras ciudades y poblaciones

Clima

Nuvola apps kweather.png Tabla climatológica de Popayán
Temperatura (°C)
Mes Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic
Mínima promedio 13,2 13,3 13,5 13,8 14,0 13,0 12,1 12,1 12,4 13,4 13,7 13,8
Promedio 18,8 19,0 18,9 18,9 18,8 19,0 19,2 19,4 19,2 19,0 18,6 18,4
Máxima promedio 24,2 24,4 24,6 24,4 24,3 24,6 25,0 25,2 25,5 24,2 24,0 24,0
Humedad relativa (%) 80 79 79 80 80 77 71 69 74 80 82 82
Datos medidos en:
Aeropuerto Guillermo León Valencia
IDEAM[6]
Promedios
anuales
Temperatura
Min Med Max Total Humedad
°C °C °C mm  %
13,2 19,0 24,5 1941 77,75

Historia

Época precolombina

El Morro del Tulcán fue una pirámide truncada construida en la época precolombina, aproximadamente entre los años 500 – 1600 d. C., período que se conoce como "de las sociedades cacicales tardías".

Colonización española

Vista del centro histórico con la Torre del Reloj y la cúpula de la catedral en primer plano. Al fondo, el volcán Puracé.

El 24 de diciembre de 1536, el capitán Juan de Ampudia ocupó con sus soldados un sitio llamado la loma de El Azafate, donde habitaba el cacique o yasgüén, para que el Adelantado don Sebastián de Belalcázar viniese a fundar una nueva ciudad. Después de haber sometido a los nativos, Popayán fue entonces declarada fundada el 13 de enero de 1537 por Belalcázar, quien pasaba hacia el norte de Colombia en busca del mítico tesoro de El Dorado. Belalcázar fue también el fundador de otras ciudades importantes como San Francisco de Quito y Santiago de Cali. Contrario a lo que algunas fuentes históricas sugieren, Belalcázar no fundó la ciudad de Pasto, villa que en realidad fundó uno de sus lugartenientes, Lorenzo de Aldana.

El 15 de agosto de 1537, una vez alcanzada la conquista total de Popayán, se llevó a cabo la ceremonia de fundación solemne de "la nueva villa", conservando el nombre indígena de "Popayán". La ceremonia consistió en una primera misa cantada por el presbítero García Sánchez, en un humilde templo levantado como Catedral sobre el costado sur de la futura plaza. En esta misma ocasión se instaló el primer Cabildo.

Belalcázar había dejado en enero de 1537 como su primer teniente a don Juan de Ampudia y como primer alcalde a don Pedro de Añasco, según cuenta don Juan de Castellanos en sus crónicas. Según el libro del Cabildo, para el mes de abril fueron nombrados como alcaldes ordinarios el capitán don Juan de Ampudia y Francisco García de Tovar, y los señores Francisco de Ciessa y Luis Vejarano, Bartolomé Álvarez y Martín Alonso de Angulo, como regidores; y Juan de Sepúlveda como escribano público del concejo de esta ciudad, quienes se reunieron para señalar los solares donde habrían de construir sus primeras casas los españoles que hasta entonces habitaban las chozas de los pubenenses.

Ruta y vonquista de Belalcazar.

El Escudo de Armas de Popayán fue concedido por Juana de Portugal a nombre del rey Felipe II, por medio de la real cédula dada en Valladolid el 10 de noviembre de 1558.[7]


En 1540, Sebastián de Belalcázar fue nombrado Primer Gobernador de Popayán. Desde ese momento se instauró el sistema político español en cada ciudad, que incluía Regidores del Cabildo, Alcaldes y Alguaciles y una participación permanente de la Iglesia a través de un clérigo o cura párroco. Belalcázar también se preocupó por dejar una huella duradera en los territorios conquistados, para lo cual trajo de España semillas de cebada, trigo, caña de azúcar, así como numerosos animales domésticos, especialmente ganado vacuno, caballar y porcino, herramientas y muchos elementos más. A Belalcázar le seguirían otros gobernadores como Gómez Serón de Moscoso , natural de Málaga, quien ocupó su cargo en 1561 y llegó a Colombia en compañía de su criado y cuñado Luís de Zapata. Recientes estudios destacan la ascendencia judeoconversa de ambos personajes[8]

Después de 1550 se inició por Buenaventura la sistemática entrada de ganado vacuno y caballar, lo que contribuyó a que se formaran las haciendas de ganado en Popayán y alrededores. Prosiguió la conquista con el sometimiento de más comunidades indígenas, pero al mismo tiempo se estableció el sistema político que se tradujo en la instauración de una sociedad colonial basada en la explotación del oro, cuya posesión trajo consigo un enorme poder económico y político para las familias allí establecidas.

El auge minero y comercial, así como la posterior llegada de familias españolas de linaje hicieron de Popayán una ciudad muy importante en el Virreinato de la Nueva Granada. En la ciudad residían los dueños de las minas de oro de Barbacoas y el Chocó, quienes con sus riquezas crearon haciendas, construyeron grandes casonas y dotaron a la ciudad de enormes templos con imágenes traídas de España. Juan Antonio Zelaya y Vergara, primer Gobernador de Guayaquil, desempeñó también el cargo de Gobernador y Superintendente de la Real Casa de la Moneda de Popayán, título expedido en El Pardo el 1 de abril de 1770. Conviene subrayar que la economía minera en la Nueva Granada se dio por ciclos. Tuvo un primer escenario en los distritos mineros antioqueños que entró en crisis de 1620-1630 con una recesión que se profundizó hasta 1680. Es aquí donde cobra importancia el escenario de la Gobernación de Popayán, que desde ese momento se convierte en el lugar en el que se amplía el fenómeno minero, con una importancia excepcional en el curso del siglo XVIII, y aún en gran parte del siglo XIX. El auge minero en Popayán creó una nueva dinámica a través del comercio de esclavos al punto que podría hablarse de la sociedad esclavista de Popayán, la cual tuvo un gran significado para la época.[9]

Popayán compitió con ciudades como Cartagena, Bogotá y Tunja en el número de nobles titulados domiciliados en ellas. Fue, así mismo, la única ciudad junto con la capital, Santafé, en servir de sede a una Casa de Moneda erigida por la Corona española en todo el territorio de la Nueva Granada. Con lo anterior se explica en buena parte el esplendor que esta ciudad vivió durante la época colonial y los primeros asomos de República, todo ello añadido al orgullo genealógico de las familias fundadoras, que basaron la conservación de sus riquezas en una estructura endogámica muy propia de las élites en diferentes culturas y sociedades.

El terremoto de 1983

Por encontrarse ubicada en una zona de riesgo sísmico alto, Popayán ha sido azotada por varios terremotos a lo largo de su historia. El más reciente de ellos sucedió en la mañana del Jueves Santo 31 de marzo de 1983, a las 8:15 de la mañana. La ciudad sufrió un sismo de magnitud 5,5 en la escala de Richter y variaciones de grados VI y IX en la escala de Mercalli; su epicentro fue localizado a 46 km al suroeste y el hipocentro a unos 4 kilométros de profundidad y su duración fue de 18 segundos. La cifra de muertos se calcula en trescientos y más de diez mil personas quedaron sin techo, amplias zonas del sector histórico construido en adobe y tapia se vio afectado, los edificios públicos y gran parte de las iglesias, construidas en los tiempos de la colonia, fueron averiados. La cúpula de la Catedral se desplomó y allí perecieron 90 personas que esperaban el inicio de los oficios religiosos del día. Las bóvedas del cementerio católico se abrieron y cientos de cadáveres y restos de huesos humanos quedaron expuestos. Los extremos de la pista de aterrizaje y la torre de control del aeropuerto de Machángara (hoy Guillermo Valencia) se semidestruyeron. El total de construcciones derruidas fue de 2.470 viviendas construidas en ladrillo perteneciente a familias de bajos ingresos mientras que otras 6. 680 sufrieron daños considerables[1], que conformaban los barrio El Cadillal, Pandiguando, La Esmeralda y Pubenza, este último consistía en un conjunto de condominios llamados Los Bloques de Pubenza en el que habitaban unas 150 familias, su infraestructura cedió por la magnitud del sismo y provocó un número considerable de muertos. Los Bloques de Pubenza consistían en 12 conjuntos arquitectónicos cada uno con 8 aparamentos distribuido en cuatro pisos. El terremoto también devastó a Timbío, un municipio próximo a Popayán.

Inmediatamente, se iniciaron las actividades de rescate de heridos y primeros auxilios por la Cruz Roja, seccional Cauca, quienes vía radio empezaron a solicitar ayuda, llegaron auxilios de todas partes de la nación de Colombia y países vecinos, La Defensa Civil, el Cuerpo de Bomberos, la Policía Nacional, el Ejército y otras asociaciones voluntarias participaron en el rescate y transporte de heridos graves al Hospital Universitario San José de Popayán, que contaba con refuerzos médicos del hospital universitario de Cali, los servicios de salud colapsaron por el gran número de heridos por lo que se remitieron a la ciudad de Cali unos 130 heridos. Pasado un tiempo lleno de algunas replicas, la población comenzó a recuperar sus pertenencias de entre los escombros y a recoger materiales de construcción que pudieran utilizar nuevamente. La solidaridad nacional e internacional se hizo presente en auxilios de hombres, dinero, medicamentos, víveres y material.

Se establecieron 21 campamentos y 25 "invasiones" para los habitantes que habían quedado sin hogar, se organizaron "ollas comunales" y se repartieron víveres y mercados que llegaban de las donaciones a través del Idema. Una gran cantidad de tiendas de campaña o carpas fueron distribuidas entre la población, las cuales, se erigieron en el solar donde había existido la vivienda o en el patio de la vivienda semidestruida o en terrenos tomados o invadidos en el norte y el sur de la ciudad, de esta forma los propietarios podían vigilar sus pertenencias que les quedaban. Esta tragedia mostro la existencia de la escasez de vivienda, al descubrirse la existencia de muchos inquilinatos en un municipio que se preciaba de no tener tugurios y ahora eran cientos las familias sin techo, a las que se sumó la Explosión de invasiones. La edificación de casas estuvo liderada por el Sena, con su programa de autoconstrucción. La ciudad fue reconstruida en cinco años, aunque muchas edificaciones demoraron mucho más en volverse a levantar. A pesar de los destrozos causados, un esfuerzo masivo se llevó a cabo durante la década siguiente para reconstruir y restaurar la ciudad y permitirle recuperar el esplendor y la belleza de su arquitectura colonial. La mayoría de edificaciones de valor histórico y religioso debieron ser reconstruidas partiendo de la memoria fotográfica. La ayuda extranjera que proviene de muchos países y organizaciones se va organizando de tal forma que cada país u organización se encargue de recuperar alguna zona, es así como el gobierno alemán reconstruyó la Ermita, Asocaña reconstruyó la Torre del Reloj y la embajada de España reconstruyó el templo de San Francisco. Japón invirtió en la vereda de Julumito, la firma Rodrigo Llano trabajó en la iglesia Santo Domingo y Antioquia apoyó a Cajibío. La alcaldía de Bogotá construyó el barrio Santa Fe de Bogotá; Solidaridad por Colombia, el Bello Horizonte, Suiza el barrio Suizo y el Minuto de Dios el barrio del mismo nombre. La gobernación del Meta apoyó la reconstrucción de la escuela el Retiro, con otros donantes más y la Comunidad Colombiana en el Exterior, Barrio Colombia. La Unión Europea hizo aportes para la reconstrucción de barrios populares, como María Oriente, Poblazón y otros, reconstruyendo las viviendas y dotándolas de servicios básicos. El gobierno español, a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional -que tiene una de sus sedes en Popayán-, apoyó igualmente apoyado una parte importante de la estrategia de recuperación de la ciudad antigua, al igual que la Cooperación Alemana.

Ante lo observado por el sismo en Popayán, se empezaron a aplicar y exigir las normas de sismo resistencia en toda construcción en Colombia.

Urbanismo

Puente del Humilladero, sector histórico.

El casco antiguo o centro histórico de Popayán está considerado uno de los más bellos y mejor conservados de Colombia y América Latina. La ciudad ha logrado conservar su escala urbana y la armonía de su carácter colonial durante más de cuatro siglos, atractivo que seduce a numerosos visitantes nacionales y extranjeros. Las calles empedradas fueron asfaltadas casi en su totalidad en 1937. Sin embargo, se encuentran en curso proyectos tendientes a recuperar este aspecto encantador de la ciudad original y devolver a la zona antigua de Popayán un carácter más peatonal.

La arquitectura colonial de Popayán es uno de sus principales atractivos. Las hermosas casonas que por varios siglos ocuparon las familias más destacadas de la ciudad, hoy han sido rehabilitadas en su mayoría para diferentes usos. Existe, igualmente, una impresionante profusión de templos coloniales, lo que recuerda el papel protagónico de la Iglesia católica en la formación de la ciudad a lo largo de su historia. Para conmemorar los 400 años de la fundación de la ciudad, en 1937 se inauguró en la cima del morro un monumento en honor del fundador de la ciudad, con una estatua ecuestre elaborada por el artista español Victorio Macho.

  • Paraninfo Francisco José de Caldas: Esta imponente edificación de mediados del siglo XVIII formaba parte del monasterio de la comunidad de los dominicos hasta 1826. Construido primero en bahareque y techo de paja, fue reforzado con el transcurso de los años con tapia pisada y teja hasta convertirse en una expresión arquitectónica del colonial formativo. Simón Bolívar lo decretó como bien patrimonial en 1827, cuando ya era una casa de dos pisos con fachada sobre la plazoleta de Santo Domingo. El último Gobernador del Cauca grande, don Miguel Arroyo y Hurtado, realizó importantes renovaciones y reformas que le dieron buena parte del aspecto que posee actualmente. Cuenta con un amplio vano de entrada con marcos de medio punto, ventanas de balaustre sobre el portón y dinteles que decoran las junturas de barro del muro con los aleros y la cornisa de entre pisos. Cuando el edificio fue entregado a la Universidad del Cauca a comienzos del siglo XX, fue objeto de las reformas y ampliaciones adicionales, con lo cual se recuperaron todos los espacios originales.
  • Parque Caldas: Nació con la ciudad en 1537, cuando el trazado en cuadrícula generó a su alrededor las construcciones religiosas, gubernamentales y de los fundadores. Inicialmente fue utilizada como plaza de mercado. En 1538 fue colocado en el centro de la plaza un cepo donde fueron decapitados Jorge Robledo y Álvaro de Oyón. Este cepo duró hasta 1766 cuando fue reemplazado por un chorro de agua, que duró hasta 1805 cuando en su lugar fue colocada una pila de cantera. Esta última fue removida en 1910 tras la inauguración del monumento al Sabio Caldas, obra del escultor francés Raoul Verlet, que permanece desde entonces en el mismo lugar y cuya réplica se encuentra ubicada en la Plazoleta de las Nieves en Bogotá. En la misma época fueron sembrados los frondosos árboles que hoy enlucen y rodean el monumento. En la primera mitad del siglo XX, la verja existente fue demolida y el parque adquirió la apariencia que posee actualmente. En mayo de 2007, una propuesta del arquitecto Lorenzo Castro para remodelar el Parque de Caldas fue recibida con amplia resistencia por parte de los habitantes de la ciudad. En abril de 2009 se inauguró la primera etapa de las obras de semipeatonalización del Parque, en preparación de las celebraciones de Semana Santa, el punto de mayor afluencia turística para la ciudad.
  • Puente del Humilladero: Construido en 1873 sobre arcos de ladrillo y calicanto, según diseños del religioso italiano Fray Serafín Barbetti y de un ingeniero alemán cuyos restos momificados se conservan en el Museo Arquidiocesano de Arte Religioso de la ciudad. Entre el centro de la ciudad y el barrio El Callejón (hoy barrio Bolívar) existe una falla en el terreno que antes de la construcción del puente hacía extremadamente difícil la subida al centro; por esta circunstancia, la gente subía inclinada, casi de rodillas. Así se originó el nombre del puente del humilladero. Este puente consta de doce arcos de medio punto, siendo los centrales más anchos que los restantes. Durante mucho tiempo fue una de las entradas principales de la ciudad; por él ingresaron los ejércitos libertadores durante la gesta de la independencia. Su genial diseño y la robustez de su construcción le han permitido salir incólume de numerosos movimientos telúricos.
Torre del Reloj de Popayán
  • Torre del Reloj: Símbolo por antonomasia de la ciudad. Denominada La nariz de Popayán por el Maestro Guillermo Valencia. Fue construida entre 1673 y 1682, utilizándose para ese propósito noventa y seis mil ladrillos. El reloj, de fabricación inglesa, fue colocado en 1737. Su mecanismo funcionaba por la acción de dos pesas de plomo que fueron cambiadas por Antonio Nariño en las lides de la independencia en 1814, cuando se requería el metal para fabricar munición. Después del terremoto de 1983, el reloj fue restaurado y puesto nuevamente en funcionamiento por la misma compañía inglesa que lo fabricó.
  • Universidad del Cauca. Fundada en 1827 por decreto del General Francisco de Paula Santander, su divisa es Posteris Lumen Moriturus Edat. La sede principal ocupa desde comienzos del siglo XX el antiguo convento de la comunidad dominica, claustro que constituye uno de los mejores ejemplos de arquitectura religiosa de la ciudad.

Las iglesias de Popayán

Iglesias de Popayán
Iglesia San Francisco 2.JPG
Iglesia San Francisco
Facultad de Santo Domingo.JPG
Iglesia y Facultad de Santo Domingo de la Universidad del Cauca
SanAgustín.JPG
Iglesia y convento de San Agustín
Torre-del-Reloj Popayan.jpg
Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción de Popayán
JP dela R (123).JPG
Claustro del Carmen
Iglesia belen.jpg
Santuario de Belén
  • San Francisco. Según el arquitecto, crítico e historiador Germán Téllez, la fachada de este templo constituye la mejor muestra del barroco en toda Colombia. Su construcción fue comisionada por las familias Valencia y Arroyo. En la torre se encuentra la famosa campana donada por don Pedro Agustín de Valencia. Este templo es notable por el decorado de sus altares y la proporción de sus naves y ábside. En la plazoleta, objeto de una profunda y polémica transformación en el año 2004, se yergue el monumento al prócer payanés Camilo Torres, cuya réplica se encuentra ubicada en la plazoleta del Colegio Mayor de San Bartolomé en Bogotá.
  • Santo Domingo. Obra tardía del barroco neogranadino, diseñada por el arquitecto español Antonio García por encargo de la familia Arboleda. Posee excelentes muestras de aquitectura, orfebrería y mobiliario de las escuelas quiteña y española. Su púlpito fue diseñado en la primera mitad del siglo XIX por un ilustre hijo de la ciudad, el Sabio Francisco José de Caldas.
  • Iglesia y convento de San Agustín. Fray Jerónimo Escobar funda el convento de los Agustinos a finales del siglo XVII, cuyo templo fue destruido con el terremoto de 1736. Reconstruido a partir de aportes de personas notables de la ciudad, fue necesario restaurarlo nuevamente a raíz del terremoto de 1983. De manera especial se destaca su altar mayor tallado en madera y cubierto en pan de oro, su expositorio barroco en plata y la bella imagen de la Virgen de los Dolores.
  • La Ermita. Es la iglesia más antigua de la ciudad y en algunas ocasiones sirvió como Catedral Pro Témpore. Data de 1546 y contiene un fino altar y frescos que fueron descubiertos después del terremoto de 1983.
  • Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción. En sus orígenes fue un rancho pajizo. En 1609 se inauguró una segunda catedral de tapial y mampostería. La actual fue consagrada en 1906 por el arzobispo Manuel Antonio Arboleda, quien la dotó de un magnífico órgano de tubos europeo. Su estilo es neoclásico, y gran parte de la construcción fue restaurada a raíz del terremoto de 1983, incluida la gran cúpula de 40 metros de altura, en cuya restauración se siguieron los lineamientos de la estructura original diseñada por el artista payanés Adolfo Dueñas.
  • El Carmen. Su construcción se inició en 1730, al tiempo con el monasterio de las Carmelitas, y se terminó después del terremoto de 1736, a expensas de doña Dionisia Pérez Manrique, Marquesa de San Miguel de la Vega. Fue proyectado y construido por el maestro santafereño Gregorio Causí. La obra es sencilla en su estructura cuadrangular con elementos de intención mudéjar, pero los retablos platerescos de los altares, tallados por maestros payaneses, son esplendorosos. Las hermanas Carmelitas abandonaron el monasterio en 1863 por haber sido confiscado por el gobierno, y la diócesis asumió la administración del templo.[10]
  • La Encarnación. Las monjas de la Encarnación fundaron en Popayán el primer colegio femenino de lo que hoy es Colombia. El templo actual data de 1764 y fue comisionado por la abadesa de turno, la madre Mariana de San Etanislao y Saa. Es el templo con el más hermoso tesoro de retablos barrocos forrados en pan de oro que posee la ciudad.[10]
  • San José. Conocido también como Templo de la Compañía de Jesús, fue construido en 1702 en consonancia con los lineamientos arquitectónicos de los jesuitas durante el barroco en América. Ha sufrido algunas transformaciones, la más reciente de ellas en 1983, en que se dejó a la vista buena parte de la fachada en ladrillo, que había estado cubierta con pintura y cal durante al menos dos siglos.
  • Capilla de Belén. Por encontrarse ubicada sobre el cerro del mismo nombre, desde esta capilla se puede apreciar una vista panorámica de la ciudad. A la capilla se sube por los llamados “quingos”, una serie de escalinatas en piedra que permiten un agradable ascenso al mirador de la ciudad. En 1717 se entronizó en esta capilla la imagen del Santo Ecce Homo, patrono de la ciudad. Adyacente a la iglesia se yergue una cruz de piedra de cantera de 1789, a la cual se le atribuyen muchas leyendas. La iglesia original fue reemplazada completamente por una nueva estructura luego del terremoto de 1983.

Museos

  • Casa-Museo Mosquera. Funciona en la casa que perteneció a la familia Mosquera Arboleda, una de las más ilustres y destacadas en la historia de Colombia, como quiera que varios de sus miembros ocuparon los más altos cargos del poder político, eclesiástico, militar y diplomático de manera simultánea durante buena parte del siglo XIX. Cuatro sobresalieron en particular: Joaquín Mosquera, Tomás Cipriano de Mosquera, Manuel José Mosquera, y Manuel María Mosquera. El padre de todos ellos, José María Mosquera y Figueroa, fue considerado por el Libertador Simón Bolívar como la única persona a quién él escogería como padre, aparte del suyo propio. Esta casa exhibe una muy interesante colección de arte colonial y de valiosos recuerdos familiares.
  • Casa-Museo Negret. Exhibe arte contemporáneo al interior de una una vieja casona ubicada en la tradicional Calle del Cacho, donde nació el Maestro Edgar Negret, artista plástico de gran renombre. "El menor de nueve hermanos, fue un niño solitario, descendiente de un español y una princesa indígena peruana que el fundador de la ciudad, Sebastián de Belalcázar, trajo al Nuevo Reino de Granada", reza el árbol genealógico ubicado a la entrada del museo. Las esculturas de Negret emplean en su mayoría aluminio, material que no trabaja en soldadura sino a través de herrajes con tuercas y tornillos. La primera parte de su creación, que data de la década de 1960, la donó a su ciudad natal. El resto forma parte de colecciones permanentes adquiridas por importantes museos de todo el mundo en ciudades como Bogotá, Nueva York, Caracas y Sāo Paulo, entre otras. El museo se encuentra en funcionamiento desde 1985.

Página web de la Casa Museo Negret & MIAMP http://museonegret.wordpress.com/

  • Museo Arquidiocesano de Arte Religioso. La antigua residencia de la familia Arboleda, construida en el siglo XVIII con base en planos del presbítero Andrés Marcelino Pérez de Arroyo, fue adquirida por la ciudad en 1974 y rehabilitada para su actual uso en 1979. Sus colecciones constituyen una extraordinaria muestra de arte religioso, platería, imágenes de la denominada escuela quiteña y pinturas del periodo colonial. Las custodias que alberga la colección poseen tal valor que solamente se exponen al público por unos pocos días durante la Semana Santa.
  • Museo Nacional Guillermo Valencia. Ubicado en una mansión sobre la calle de los Próceres, este museo está dedicado al poeta Guillermo Valencia, uno de los más destacados miembros del modernismo en las letras españolas. Sus numerosas habitaciones están decoradas con valiosas y artísticas obras de arte, así como una colección de centenares de selectos libros, diplomas, medallas y reconocimientos que recibió el Maestro Valencia por su distinguida vida política y por sus finas composiciones literarias y poéticas. En el parque ubicado frente a la casa se yergue la estatua del poeta, obra del escultor español Victorio Macho. Posee, así mismo, un panteón de familia en donde reposan los restos de varias generaciones de los Valencia.
  • Museo de Historia Natural. Ofrece una exposición de insectos, mariposas y aves propias de la región, además una colección de cerámica precolombina.

Cultura

Religión

Popayán es patrimonio cultural de Colombia por su gastronomía y sus ampliamente conocidas procesiones de Semana Santa durante las cuales se conmemora la pasión y muerte de Jesucristo según el rito católico. En las procesiones, que desde el siglo XVI (En documentos existentes en el Archivo Histórico de Popayán, se hace mención de las procesiones en el año de 1558) se realizan de forma ininterrumpida por la noche entre los días Martes y Sábado Santo, desfilan por las calles imágenes religiosas antiguas arregladas sobre unas plataformas de madera con 4 "barrotes" (especie de vigas torneadas de madera) al frente y 4 atrás para los hombros de los encargados de transportarlas. En ellas se hacen representaciones de los diferentes episodios narrados en los Evangelios, relativos a la Pasión, Crucifixión y Muerte de Jesucristo, cada representación es un "paso". Los pasos son llevados al hombro por cargueros por las calles, en un recorrido trazado en forma de media cruz desde los albores de la Conquista, que incluye a las principales iglesias y templos de la ciudad. Las procesiones de Semana Santa de Popayán fueron declaradas "Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad" por la Unesco en septiembre de 2009.

Durante la Semana Santa o Semana Mayor la ciudad es también sede del Festival de Música Religiosa, iniciado en la década de 1960 por iniciativa de Edmundo Mosquera Troya y, tras su muerte, administrado por su viuda Stella Dupont Arias y sus hijos Juan Manuel y Ana Isabel Mosquera Dupont. En él participan coros, solistas y artistas provenientes de todo el mundo, especializados en música sacra. También se lleva a cabo la muestra nacional de artesanías Manos de Oro, en donde se expone el trabajo de los artistas del país.

También son Ampliamente conocidas algunas fiestas religiosas que se realizan en esta ciudad, algunas de ellas son: Fiesta del amo Ecce Homo patrono de la ciudad(1° de Mayo),virgen de los Dolores, Amo Jesús de Puelenje entre otras tantas.

Semana Santa en Popayán

Las procesiones de Semana Santa de Popayán
Patrimonio Cultural Inmaterial
Flag of UNESCO.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio Inmaterial.
Semana santa en popayan.jpg
Paso de La cruz a cuestas en la procesión de Jueves Santo 2010 (imágenes españolas del siglo XVIII).
País Bandera de Colombia Colombia
Tipo Cultural inmaterial
N.° identificación 00259
Región América Latina y Caribe
Año de inscripción 2009 (IV Sesión)

Conocida como la mejor semana Santa del mundo y reconocida mundialmente como la Jerusalén de América la ciudad de Popayán ofrece al mundo la tradición más antigua de América Latina y su mayor atractivo Turístico y Religioso.[cita requerida] Aquí una reseña histórica de sus inicios y desarrollo hasta el día de hoy; Con la conquista española llegó la evangelización y con ella las fiestas religiosas en honor a los santos de la Iglesia. Esta labor se comenzó de inmediato. Según el presbítero e historiador Manuel A. Bueno, la primera vez que se dio culto a Dios fue el 15 de agosto de 1.537, día de La Asunción, a pocos meses de la fundación de Popayán, en una capilla pajiza, cuya ubicación exacta se desconoce, pero se cree que se levantó en el sector de Tulcán, en donde los ibéricos encontraron una pequeña población indígena, a la que sacaron de sus viviendas para asentarse allí. Acerca del sitio en donde se efectuó la fundación de la ciudad y se comenzó a poblar, hay versiones distintas. Unos historiadores señalan que fue en las faldas del Cerro de La Eme o de las Tres Cruces. Otros en cambio, sostienen que fue en la plaza principal, luego llamada Parque Francisco José de Caldas, en homenaje a este eminente botánico, astrónomo y mártir de la independencia.

La imposición de la religión católica fue el propósito primordial de los conquistadores, que llegaron acompañados de sacerdotes evangelizadores. Cada poblado fundado se consagraba a un santo patrono. En torno a esas celebraciones congregaban a los nativos, en quienes se inculcaba la fe religiosa. Una de las expresiones de esa devoción eran las procesiones presididas por el clero. Refiriéndose al origen de esos desfiles sacros, el historiador José María Arboleda Llorente anota en sus escritos que éstos eran la reproducción de los tradicionales de Europa en la Edad Media y particularmente de España. El mismo autor añade que la piedad familiar de algunos de los vecinos dotaba de nuevas imágenes a la iglesia del lugar, y en la celebración de la fiesta patronal era la procesión a lo largo de las vías públicas parte integrante de la ceremonia religiosa. A medida que la población crecía en importancia y riqueza, ganaba en solemnidad el culto religioso. A través de los años y de las generaciones, con la erección de nuevos templos, capillas y oratorios, se conmemoraban con pompa esas manifestaciones religiosas. Sobre el inicio de las procesiones de Semana Santa de Popayán, que son la expresión popular más antigua de Colombia, no se puede hablar de una fecha exacta. Sin embargo, de los relatos históricos se colige que se iniciaron a los pocos años de fundada la ciudad. Al parecer su origen se remonta a 1.556. Esta celebración se fue convirtiendo en el principal elemento de socialización de los pobladores. Durante casi cinco siglos los payaneses han llevado en hombros una tradición basada en valores familiares y en el sentido de pertenencia a una comunidad. José María Vergara y Vergara, en su descripción de las Procesiones de Popayán en 1.857, decía... "El pueblo cristiano se prepara para asistir a los oficios y deja a un lado todo negocio desde el Domingo de Ramos. El lunes, por lo tanto, no está ausente nadie de su casa cuando llega el Anima Sola a entregar una papeleta y las ceras..."

A lo largo de su historia y pese a las vicisitudes por las que ha atravesado Popayán, especialmente a causa de las guerras intestinas, no se han dejado de celebrar sus procesiones porque ellas constituyen, además de una manifestación masiva de culto católico, una tradición que nació con la ciudad y se fue enriqueciendo. El elemento artístico esencial de esta conmemoración es su imaginería por medio de la cual se recrean los personajes y las escenas de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Alrededor de esta festividad se congrega toda la comunidad sin distingo alguno, y la ciudad muestra en todo su esplendor una invaluable herencia que ha mantenido y defendido con ardor durante su existencia. En la historia de las procesiones nos encontramos con que los mayores aportes a esa tradición se dieron del siglo XVI al XVIII. En el XIX, en cambio, no se registra mayor contribución. Ese estancamiento se debió a las guerras de Independencia, seguidas de múltiples conflictos intestinos. La inestabilidad política, económica y jurídica que se presentó en aquella época, también afectó la principal celebración de Popayán, cuyo auge en las centurias anteriores se debió a la prosperidad económica de la región, especialmente en el siglo XVIII. Las primeras décadas del siglo XX, no fueron muy distintas a las del período inmediatamente anterior. Con la llamada crisis de los años treinta, la situación económica de Colombia se agravó. Esa circunstancia impidió que se le prestara atención a la celebración de las procesiones, las cuales cayeron en un peligroso letargo. La voz de alerta la dio en 1.937 el Maestro Guillermo Valencia, quien decidió conformar una Junta Cívica que se encargara de preservar esa tradición, la cual fue integrada por el propio poeta, además de Carlos Angulo Arboleda, Nicomedes Arce, Luis Antonio Bonilla, Julia Lenis de Otero, Rosita Cajiao Wallis, Matilde Olano de Fernández, Adelaida Chaux de Ayerbe, Fernando Olano Angulo, Ligia García de Sarria, Carmelita Montúa de Bonilla, Mercedes Pardo de Simmonds, Prima Mosquera de Estrada, Hernando Rojas, Francisco Velasco Navas y Edgar Simmonds Pardo.

En 1.939 dicha Junta recibió el reconocimiento oficial a través de la Ordenanza número 14 emanada de la Asamblea del Cauca. Al nuevo organismo se le dio el nombre de Junta Permanente Pro Semana Santa. En ella siguieron actuando las personas que habían sido designadas en 1.937, bajo la presidencia honoraria y vitalicia del Maestro Valencia. La labor de la nueva institución permitió darle a la celebración una organización de la que carecían las procesiones. Se reglamentó la participación de los personajes, como cargueros, síndicos, regidores y sahumadoras, quienes debían observar estrictas normas. A la tarea desarrollada por la Junta desde su nacimiento, se debe que las procesiones sean hoy una de las festividades populares más importantes de Colombia, con reconocimiento internacional. En el siglo XX, positivo por excelencia para esta conmemoración payanesa, se logró trascender y se reflexionó acerca de esta celebración, que, además de su carácter religioso, posee una gran riqueza cultural y artística, la cual constituye un patrimonio no sólo de Popayán sino de Colombia, con incalculable valor inmaterial, el que a su vez es fuente de desarrollo material para los habitantes de la región. Con esa visión comenzó a actuar a finales de los años 90 la Junta Permanente Pro Semana Santa. Entendió que en la globalización y la apertura de mercados, también tenían cabida los frutos de la creatividad colectiva, y que por lo tanto las expresiones culturales y artísticas entraban a formar parte del comercio globalizado. Con ese presupuesto no dudó en aceptar la invitación de la Unesco, que en 1.999 concibió un reconocimiento para exaltar las tradiciones orales e inmateriales de la humanidad. Durante un año preparó, con la colaboración de profesionales en distintas disciplinas, la documentación en la que basaba la nominación de las procesiones de Popayán para aspirar a ese galardón, deseo que fue respaldado por el gobierno nacional, el cual la presentó en nombre de Colombia. Las procesiones de Popayán tuvieron excelente acogida y comentarios en el seno de la Unesco, cuyos más importantes funcionarios conocieron en su propio escenario esta tradición. El jurado designado por ese organismo se inclinó a favor de otra postulación, y la candidatura de Popayán siguió vigente para el año 2.003. A pesar de no haberse obtenido el reconocimiento como Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad en la primera versión, esa postulación sacó a las procesiones del ámbito meramente local y les abrió importantes puertas internacionalmente, no sólo con el fin de preservar esta tradición, sino también para desarrollar actividades socioeconómicas a su alrededor. Con un manejo gerencial y una mayor visión, que no se reducen exclusivamente a sacar cada año las procesiones en su recorrido ritual, la Junta Permanente Pro Semana Santa de Popayán, se ha comenzado a proyectar a la comunidad con el propósito de recuperar la tradición artesanal, tan estrechamente ligada a la celebración religiosa. Así lo entendió la Unesco, que paralelamente a la presentación de la candidatura de las procesiones al reconocimiento como Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, se propuso contribuir a la cualificación de los artesanos del Cauca, a través de un programa de capacitación con la cooperación de la Fundación Ford, bajo la dirección de la Junta. para el año 2009 se incluyó en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco esta tradición centenaria, gracias al trabajo de los directivos de la junta permante pro semana santa de Popayán y al amor de su gente por esta tradición.

Fiesta de Pubenza

En Popayán se celebran las Fiestas de Pubenza los días 5 al 13 de enero. Durante estas festividades, (el 5 y 6) la gente se lanza a las calles con bolsas de talco y betún para celebrar con espíritu festivo la diversidad racial del país (antes se recurría al agua, pero esa costumbre está desapareciendo), a la manera del Carnaval de Negros y Blancos de Pasto, que originariamente nació en Popayán durante la época esclavista como válvula de escape para la dura segregación imperante en el momento.

Gastronomía

Desde el año 2003, en el mes de septiembre se celebra el Congreso Nacional Gastronómico de Popayán. Esta fiesta de la gastronomía, determinó la distinción por parte de la UNESCO, de Ciudad Gastronómica de la Humanidad en el año 2005 como patrimonio cultural perteneciente a la red de ciudades creativas de las Naciones Unidas. El Congreso lo organiza la Corporación Gastronómica de Popayán y en sus 7 ediciones han participado como países invitados especiales: Perú, Brasil, España, Chile, México, Italia y Francia. Actualmente esta reconocido como el segundo evento popular en importancia en el departamento del Cauca. Por tratarse de un formato académico, se distingue entre los demás certámenes gastronómicos y es catalogado como único a nivel nacional.

Popayán es el único lugar de Latinoamérica en haber sido declarado Ciudad Gastronómica de la Humanidad de la Unesco, gracias a la oferta de su cocina local. Desde el año 2004 se realiza anualmente en el mes de agosto el Festival Gastronómico Internacional de Popayán. En cada edición cuenta con un país invitado y una nómina de conferencistas destacados entre los que sobresalen algunos de los más afamados chefs del mundo entero.

Los platos típicos de la ciudad son un legado de la interacción cultural española e indígena, integrando componentes propios de la región con frutos traídos de España.

  • Carantanta: es un tipo de pasaboca frito que resulta del pegado que deja en la paila el proceso de elaboración de la masa de maíz con la que se hacen las tortillas.
  • Aplanchado: pasaboca horneado, a base de harina, azúcar y mantequilla.
  • Sopas: Caldo batido, sancocho de gallina, sopa de tortilla, sango, sopa de carantanta, sopa de envueltos, sopa de legumbres, de hortalizas y masitas.
  • Platos: Empanadas de pollo, tamales de pipián, empanadas de pipián,Ternero, tripaso de mani, papas chorriadas con guiso de mani.
  • Vegetales: Papitas de huerta fríana, ullucos, envueltos de maíz.
  • Salsas y aderezos: ají pique, ají de maní, aji de piña, salsa crema.
  • Pasteles: pastel de tortilla, pastel de arracacha, torta blanca, torta de banano.
  • Amasijos: cucas, envueltos de choclo, molletes, pambazos, rosquillas, holjaldras, gelatinas de pata.
  • Bebidas: aloja, gaseosa Queen (la popular "Reinita"), champús, kumis, etc.

Se destaca en Popayán el plato de nochebuena o plato navideño, que por su contenido es el más completo de Colombia, compuesto por hojaldras, rosquillas, dulce blanco -manjar payanes, diferenciado del de otras regiones por las mayores proporciones de leche que contiene-, manjarillo, dulce cortado, desamargados, entre otros.

Música

El pueblo de Popayán es amante de la música. Se dice que entre los originarios hubo buenos intérpretes, destacándose la ejecución de la chirimía que está constituido por flautas [traveseras de caña], guacharacas, tamboras, castrueras y triángulos, que hace su aparición en las fiestas tradicionales de Popayán, especialmente en los Aguinaldos

En la meseta de Popayán también existen conjuntos campesinos de cuerda, conformados por tres guitarras y maracas que han incorporado a su repertorio paseos, merengues, pasillos y boleros en modalidad vocal e instrumental.

En el ambito clásico, también se ha destacado, gracias al Conservatorio de la Universidad del Cauca, donde maestros de muchas partes del mundo y del país han dejado su legado. Por ejemplo, el maestro Clemente Diaz -un maestro de guitarra del Conservatorio de la Universidad del Cauca en los 80´s-, dedicó a Popayán "recuerdos payaneses" [1].

Popayán es también cuna de ritmos modernos como la salsa y el rock, siendo exponentes reconocídos de estos géneros artistas de talla nacional y mundial tales como el salsero Gustavo Rodríguez, la estrella internacional de rock Jordy Marin y los rockeros Fueradequicio entre otros, incluyendo también personalidades del espectáculo como el mánager Fernán Martínez y el productor musical David Chicaiza.

En Semana Santa se celebra desde el año 1964 en Popayán el Festival de Música Religiosa de Popayán declarado Patrimonio Cultural de la Nación mediante la Ley 891 de 2004.

Cine

La Fundación Caucana de Patrimonio Intelectual, presidida por don Ricardo Quintero, conserva un valioso archivo filmográfico con numerosas e interesantes muestras de imágenes en movimiento registradas en Popayán desde la segunda década del siglo XX.

En la ciudad se encuentra el multicine Royal Films del Centro Comercial Campanario que cuenta con cuatro modernas salas de cine digital 3D y con la sala de cine del Centro Cultural Bolívar que proyecta cine independiente.

Igualmente existen varios cineclubes, muchos de ellos ubicados al interior de la Universidad del Cauca. El Cineclub La Tuátara,[2] que funciona todos los Miércoles en la auditorio del Instituto Tecnológico de Comfacauca, presente en la ciudad desde el año 2001, se ha constituido como un espacio cultural para la ciudad.

Una propuesta bastante importante, es el programa de la emisora 104.1 f.m. Radio Cinema, que se transmite los sábados al mediodía, y en el que se crean ciclos temáticos, se dan noticias sobre el séptimo arte, y se habla de historia y lenguaje audiovisual.

En cuanto a la producción cinematográfica es escasa, pero existen algunas personas que están trabajando por fortalecer el séptimo arte en el municipio.

Educación

Colegios

  • Instituto Académico Artístico del Cauca (INCA)
  • Colegio Francisco Antonio de Ulloa
  • Institución Educativa José Eusebio Caro - Popayán
  • Colegio Los Andes
  • Colegio Champagnat
  • Instituto Melvin Jones (CLUB DE LEONES POPAYÁN MONARCA)
  • Colegio San José de Tarbes.
  • Real Colegio San Francisco de Asís
  • Gimnasio Calibio
  • Institución Educativa San Agustín
  • Institución Educativa técnico Industrial
  • Institución Educativa Nuestra Señora del Carmen
  • Academia Militar General Gustavo Matamoros D'costa
  • Academia Militar Tomas Cipriano de Mosquera
  • Colegio Mayor San Marcos
  • Colegio Bethlemitas
  • Normal Superior de Popayán
  • Institución Educativa Sagrado Corazón de Jesús
  • Institución Educativa Julumito

Universidades

La ciudad tiene una marcada vocación universitaria. Cuenta con múltiples universidades, entre ellas están:

Dentro de los Institutos que existen en Popayán con más relevancia se encuentran:

Transporte

El Aeropuerto Guillermo León Valencia (antiguamente Machángara) opera en la ciudad de Popayán con vuelos diarios desde y hacia Bogotá, y todo el país.

La carretera Panamericana cruza por en medio de la ciudad de norte a sur.

La ciudad está dotada de una terminal de transportes terrestres desde donde se pueden tomar buses hacia casi todas los municipios del Departamento y del País. Existe una buena carretera hacia las poblaciones turísticas de Silvia y Santander de Quilichao.

Deportes

El primer equipo de que se tenga conocimiento en la la capital del Cauca, fue el Deportivo Independiente Popayán en la década de los noventas. Tras su desaparición, viene el Dimerco Popayán segundo equipo de la ciudad en jugar la segunda división profesional del fútbol en Colombia. Tras la desaparición de este último en 2003, La ciudad blanca cuenta a partir del segundo semestre de 2011 con un equipo en la Categoría Primera B del fútbol profesional colombiano, la ficha era la perteneciente al Centauros de Villavicencio, denominándose ahora Universitario de Popayán. El equipo juega en el Estadio Ciro López de la ciudad. El equipo tiene la base de jugadores en formación de la escuela Boca Juniors de Cali.

Telecomunicaciones

Popayán dispone de la mayoría de los servicios de comunicaciones existentes. Se pueden encontrar desde teléfonos públicos hasta redes wi-fi y Wimax, como también redes de telefonía móvil GSM con tecnología EDGE y de Tercera generación 3G, centros de navegación o cibercafés comúnmente llamados Cafés Internet. En el centro de la ciudad es fácil encontrar puntos de acceso a internet inalámbrico.

El principal proveedor del servicio de telefonía fija es la Empresa de Telecomunicaciones de Popayán (EMTEL); también están presentes Telefónica-Telecom y Caucatel. Hay tres operadores de telefonía móvil todos con cobertura nacional y con tecnología GSM, Comcel (de América Móvil) Banda: 1900Mhz, Movistar (de Telefónica) Banda: 1900MHz y Tigo (de la ETB, EPM Telecomunicaciones y Millicom International de Luxemburgo) Banda: 1900MHz NGN, también está disponible la red de Avantel.

La ciudad cuenta con proveedores de televisión por cable como: Cable Cauca, Telmex y Emtel TV, además de la señal VHF de los cinco canales nacionales (los privados: Caracol y RCN, los públicos Canal Uno, Señal Institucional y Señal Colombia) y el regional Telepacífico. Es posible la recepción de servicios de televisión satelital, con una oferta de centenares de canales de video y audio internacional.

En materia de radio están establecidas las emisoras locales de las grandes cadenas radiales del país en las bandas de AM y FM.

Alrededores

Centro Comercial Campanario
  • Alto de La Tetilla, ubicado al occidente de la ciudad. Es un destino favorito de caminantes, se llega allí por la carretera a la vereda de Santa Rosa.
  • Parque Nacional Natural de Munchique, ubicado al occidente de la ciudad, se llega allí por la carretera que conduce al municipio de El Tambo.
  • Volcán Puracé, al oriente de la ciudad en le parque nacional natural del mismo nombre, por la vía al departamento del Huila.
  • Coconuco, al oriente de la ciudad por la vía al Huila, célebre por sus aguas termales.
  • El Parque Nacional Natural Puracé.
  • La Vega, ubicada al occidente de popayan vía pasto desviándose el municipio de rosas donde en la vega se encuentran las lagunas las importantes como la laguna del cusiyaco y la de la magdalena entre otras.
  • El obelisco, ubicado en el Municipio de El Tambo. Históricamente este territorio es importante por cuanto aquí se llevo a cabo la Batalla de la Cuchilla del Tambo, librada el 29 de Junio de 1819 por el ejercito patriota que durante tres horas, con 550 infantes, 30 artilleros, 70 caballerías, veteranos y voluntarios comandados por JUAN MARIA MEDINA, conocedor de la topografía del lugar, combatieron contra las fuerzas de Sámano, provenientes de Quito. Al frente del Ejercito Granadino estuvo el Coronel Liborio Mejía, quien asumió la presidencia de la Nueva Granada a finales de Junio de ese año. En la actualidad en el sitio histórico de la Cuchilla de El Tambo se ha construido un obelisco en homenaje al ejercito patriota que fue derrotado por Juan Sámano.

Ciudades hermanadas

Referencias

  1. «4-72 La Red Postal de Colombia». Consultado el 28 de junio de 2011.
  2. «Política de turismo cultural». Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Consultado el 05-07-2008.
  3. «Popayan, UNESCO City of Gastronomy» (en inglés). UNESCO. Consultado el 05-07-2008.
  4. Aragón, Arcesio (1941). Popayán, Ciudad Procera. Bogotá: Imprenta Nacional, p. 185.
  5. Corte Constitucional. (ed.): «Sentencia C-033 de 2009.» (en español). Consultado el 1 de octubre de 2011.
  6. IDEAM. «Atlas climatológico de Colombia».
  7. «El Escudo de Popayán». Concejo Municipal de Popayán. Consultado el 03-09-2009.
  8. López Beltrán, María Teresa "La ascendencia judía de Gómez Serón de Moscoso, vecino de Málaga y Gobernador de Popayán". Baetica nº 29, Málaga, 2007
  9. Sin embargo, diversos autores controvierten la posibilidad de reducir el fenómeno del esclavismo a una sola ciudad neogranadina. Cartagena de Indias, puerto principal del Virreinato sobre el Caribe, concentró también un número importante de transacciones de esclavos, y su mano de obra se empleó en la construcción de las diferentes muestras de arquitectura militar que aún hoy sobreviven en la ciudad. Además de Popayán y sus alrededores, las principales regiones mineras del territorio virreinal que también emplearon mano de obra de esclavos para la extracción de oro fueron: a) La región Cartago-Anserma; b) Las tierras bajas del litoral Pacífico; y c) La integración de la franja costera del Pacífico con la región del Chocó, uno de los asientos metalíferos más ricos del mundo. Para mayor información sobre este tema, se recomienda consultar: Díaz López, Zamira (1994). Oro, sociedad y economía. El sistema colonial en la Gobernación de Popayán 1533-1733. Bogotá: Banco de la República.
  10. a b Castrillón Arboleda, Diego (1994), Muros de Bronce - Popayán y sus estancias históricas, Cali: Feriva S.A. p. 64.

Bibliografía

  • Aragón, Arcesio (1941), Fastos Payaneses 1536-1936, Bogotá: Imprenta Nacional.
  • Castrillón Arboleda, Diego (1994), Muros de Bronce - Popayán y sus estancias históricas, Cali: Feriva S.A.
  • Díaz López, Zamira (1994). Oro, sociedad y economía. El sistema colonial en la Gobernación de Popayán 1533-1733. Bogotá: Banco de la República.
  • Martínez Delgado, Luis (1959), Popayán, Ciudad Procera, Bogotá: Editorial Kelly.

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Popayan — Popayán Popayán Héraldique Drapeau …   Wikipédia en Français

  • Popayan — Popayan, 1) ehemals Intendanz im spanisch südamerikanischen Königreich Neu Granada, 1600 QM., reich an Gold, Silber u. Indigo; 200,000 Ew.; 2) (P. Cauca), bis 1858 Departamiento der Republik Neu Granada, jetzt Staat der Granada Conföderation, so… …   Pierer's Universal-Lexikon

  • Popayán — Popayán, Hauptstadt des kolumb. Depart. Cáuca, 5 km links vom Rio Cáuca, 1741 m ü. M., in sehr fruchtbarer Gegend, ist Bischofssitz, Sitz eines deutschen Konsuls und hat eine Kathedrale, 3 Klöster, ein Colegio universitario, Lehrerseminar,… …   Meyers Großes Konversations-Lexikon

  • Popayán — Popayán, Hauptstadt des kolumb. Departamento Cauca, am Cauca, am Fuße der Vulkane Puracé und Sotara, (1902) 18.000 E …   Kleines Konversations-Lexikon

  • Popayan — Popayan, Stadt in der südamerik. Republik Neugranada, mit 22000 E., ist Sitz eines Bischofs, einer Universität, Stapelplatz für den Handel mit Quito und Peru …   Herders Conversations-Lexikon

  • Popayán — • Archdiocese established by Pope Paul III in 1547 Catholic Encyclopedia. Kevin Knight. 2006 …   Catholic encyclopedia

  • Popayán — (La Ciudad Blanca) es la capital del departamento del Cauca en Colombia. Se encuentra localizada en el Valle de Pubenza, entre las cordilleras Occidental y Central al sur occidente del país. Por estar a una altura de 1738 metros sobre el nivel… …   Enciclopedia Universal

  • Popayan — 2.4405555555556 76.60961737Koordinaten: 2° 26′ N, 76° 37′ W …   Deutsch Wikipedia

  • Popayán — 2.4405555555556 76.60961737 Koordinaten: 2° 26′ N, 76° 37′ W Popayán …   Deutsch Wikipedia

  • Popayán — Infobox City official name = Popayán nickname = The White City imagesize = 250px image caption = Downtown Popayán with Puracé volcano in the background. image map size = 250px map caption = Location of the City and municipality of Popayán in the… …   Wikipedia