Lenguas quechuas


Lenguas quechuas
«Quechua» redirige aquí. Para otras acepciones, véase Quechua (desambiguación).
Lenguas quechuas
Distribución geográfica: Gran parte de los Andes y regiones del Gran Chaco y de la Amazonia occidental.
Países: Bandera de Argentina Argentina ( Jujuy, Salta,Tucumán y Stgo. del Estero)
Bandera de Bolivia Bolivia
Bandera de Colombia Colombia (Cauca, Nariño y Putumayo)
Bandera de Chile Chile (El Loa)
Bandera de Ecuador Ecuador
Bandera del Perú Perú
Hablantes: 8~10 millones
Puesto: {{{rank}}} (Ethnologue 1996)
Filiación genética:
Subdivisiones: Quechua I
Quechua II
Oficiales en {{{oficial}}}
ISO 639-1 qu
ISO 639-2 que
ISO 639-3 que
Quechuan langs map.svg
Extensión
Véase también:
Idioma - Familias - Clasificación de lenguas

El quechua o quichua es una familia de lenguas originaria de los Andes centrales que se extiende por la parte occidental de Sudamérica a través de siete países.[1] Es hablada por entre 8 y 10 millones de personas y es la familia lingüística más extendida en Bolivia, Perú y Ecuador después de la indoeuropea.[1]

Las lenguas de la familia quechua se caracterizan por ser aglutinantes, y tener raíces regulares que se unen a un importante número de sufijos para formar palabras con una gran plasticidad de significados. Algunas características gramaticales notables incluyen la conjugación bipersonal (los verbos concuerdan con el sujeto y el objeto), evidencialidad (indicación de la fuente y la veracidad del conocimiento expresado), una partícula de tópico y sufijos que indican quién se beneficia de una acción y de la actitud del hablante al respecto, aunque algunas lenguas y variedades pueden carecer de algunas de estas características.

El quechua habría tenido su origen en una lengua de la región central y occidental del Perú. Esta protolengua habría generado dos variantes a mediados del I milenio las cuales a su vez originaron las dos ramas de la familia que fueron extendiéndose y diversificándose a través del territorio andino en oleadas sucesivas desplazando o superponiéndose muchas veces a un sustrato aimaraico precedente. Hacia el siglo XV, el llamado quechua clásico se convirtió en una importante lengua vehicular del Antiguo Perú y fue adoptado como lengua oficial por el Estado incaico. Esta variante fue la lengua más importante empleada para la catequesis de los indígenas durante la colonia. A inicios del siglo XX, el quechua sufrió un retroceso por el avance del español a través de la escolarización del medio rural.

En habla cotidiana, es común mencionar al quechua como una lengua natural, a pesar de que los quechuahablantes son conscientes de la divergencia interna del mismo, comparable al de las lenguas eslavas o las lenguas romances.[1] A mediados del siglo XVII quedó extendido el mito de que las formas diferentes al quechua de la corte cuzqueña serían corrupciones del quechua. En la ideología indigenista, el quechua cuzqueño –no ya el clásico, sino el moderno– llegó a considerarse como el quechua prístino. En la década de 1960, los estudios sistemáticos de las variedades menos documentadas a la época de la familia fundamentaron la existencia de lenguas separadas dentro del quechua.[2]

Contenido

Etimología

De los datos conseguidos a la fecha, se sabe que las lenguas quechuas no tenían autónimos o al menos no existen registros de que así haya podido ser. Por el contrario, es a partir de los estudios y crónicas de la época de la Conquista que se les da nombres a las lenguas del mosaico lingüístico que constituía el Virreinato del Perú del siglo XVI.

Lengua general

Algunas frases se emplearon para designar a la lengua con la cual los gobernantes del Antiguo Perú se entendían con el Estado incaico, siendo la más temprana registrada la de lengua general, sin embargo, en la región andina no sólo el quechua clásico recibió dicho epíteto, sino también más tarde el aimara y el puquina.

Qiĉwa

Algunos cognados de *qichwa
qichwa ['qeʧwa], ['χeʧwa] quechua ancashino
qitrwa ['ʔiʈʂwa], ['hiʈʂwa] huanca
kichwa ['kiʧwa] quichua norteño
qhichwa ['χeʧwa], ['qʰeʃwa] quechua sureño

El nombre de quechua es empleado por primera vez por fray Domingo de Santo Tomás en su Grammatica... así como el origen de la expresión, también citado por Cieza de León y Bernabé Cobo: Al ser preguntados los orejones por los cronistas por el origen de la llamada lengua general, estos respondían ser originaria de la nación quichua, que habitaba en lo que es hoy la Provincia de Andahuaylas. El vocablo variante quechua comenzó a emplearse hacia mediados del siglo XVII. Tanto quichua como quechua provienen de algún cognado de la originaria [qiĉ.wa][*]La plantilla {{Note label}} está obsoleta, véase el nuevo sistema de referencias. ('valle templado'), que es empleada para aquellos valles de clima benigno.

En muchas variantes, como en el quechua sureño, este cognado muestra una consonante uvular que, cuando aparece delante de /i/, ya sea oclusiva o fricativa, provoca una alófono [e] en esta vocal. A las regiones que guardan esta alofonía suele corresponder el quechuismo quechua. En algunas otras, la transformación de la original */q/ en consonantes no uvulares provoca la pérdida de la alofonía en las vocales, por lo que a estas variantes suele corresponder más bien el nombre de quichua. Sin embargo, hay algunas salvedades, como en Santiago del Estero, donde se usa el nombre quichua, y algunas zonas donde no se emplea el autónimo.

Runa šimi

El autónimo de runa šimi[*]La plantilla {{Note label}} está obsoleta, véase el nuevo sistema de referencias. ("lengua de gente") está extendido en muchos -mas no todos- los representantes del conjunto. Se ha sostenido que esta denominación correspondería a su original función de lingua franca entre las diversas poblaciones del centro del Antiguo Perú o bien a la oposición respecto a las lenguas habladas por la nobleza dominante, que hacia el Intermedio Tardío eran por lo general curacas de otros ayllus. Sin embargo, este caso tiene símiles en la gran mayoría de las lenguas indígenas de América, desde el aimara (jaqi aru) hasta el inuit (ᐃᓄᒃᑎᑐᑦ, inuktitut).

Luego de la Conquista, el término runa sufrió una aculturación, ya que se tergiversó su sentido original de "ser humano" y se usó para designar a los nativos en contraposición a wiraquĉa[*]La plantilla {{Note label}} está obsoleta, véase el nuevo sistema de referencias. (ya en sentido aculturado), que se usó para designar a los españoles. Es así que runa simi se puede traducir como lengua de indios, es decir, cualquier lengua nativa, para diferenciarlas del español (kastilla simi; misu simi).

No existen referencias tempranas ni tardías dentro de las crónicas españolas del uso de epíteto similar a runa simi para designar a alguna lengua en particular, sino como referencia simplemente de que la lengua en mención era hablada por los indígenas. Una de las primeras referencias, citada por Cerrón-Palomino (2008), es la del quechuista Middendorf, apenas en 1891.

Otros autónimos

En ambos dialectos colombianos se le llama inka šimi («idioma de los incas») por ser los incas quienes lo llevaron a aquellas latitudes, mientras que en la periferia de Huancayo, el quechua huanca es llamado como wanka shimi, es decir, "lengua de los huancas", y no se emplea por los vernáculos ni nuna shimi ni qichwa shimi.

Historia

Génesis y expansión

Según se estima, según los estudios realizados en los pasados cincuenta años, todas las variedades del quechua proceden de la natural diversificación de una única lengua, a la cual se ha llamado protoquechua, que se ubicó fundamentalmente en un espacio correspondiente con Lima.

La expansión del quechua se habria dado en tres oleadas sucesivas tras las cuales se dan momentos de diversificación interna que originarion las diferentes variedades de la familia. Una primera oleada se ubica alrededor del siglo V, cuando el protoquechua habría cruzado la cordillera para instalase en la sierra central (Valle del Mantaro) entonces protoaimarahablante. Este movimiento estaría relacionado al surgimiento del centro de Cajamarquilla (en Lima). Esta migración sobre sustrato aimaraico derivó en la división entre Quechua I (al este) y Quechua II debido a profundas diferencias gramaticales hacia el siglo VIII. La expansión de este periodo se relaciona con el auge de Pachacámac. En este espacio de tiempo es que se habría producido la segunda oleada expansiva que afectó a las dos ramas; el Quechua I inicia una nueva expansión en dierección norte a través de la vertiente oriental hasta el Callejón de Huaylas y el Quechua I se expande en dirección norte y sur por la costa y la sierra de la vertiente occidental. Tras esta segunda oleada se produce la división del Quechua II en sus ramas yungay (hacia el norte) y huámpuy (hacia el sur).

En el siglo XIII acontecería la expansión más reciente del quechua de la mano del comercio del reino de Chincha, que produjo la adopción del quechua clásico como lengua vehicular en gran parte del Antiguo Perú y en lo que modernamente es la sierra ecuatoriana, empleada por los curacas de pueblos diversos para comunicarse entre gobernantes independientes para el intercambio de productos.[3] Este avance condujo a la adopción del quechua en la sierra y la Amazonía ecuatoriales, por un lado, y hacia la sierra sur sobre territorio de habla aimara. Eventualmente, la variante ecuatoriana divergió del habla del sur, produciéndose la última escisión de la familia quechua. Sin embargo, en varias regiones eran sólo los curacas quienes conocían el quechua, mientras que el pueblo llano continuaba usando sus lenguas propias, como era el caso de la región mochicahablante. En medio de este proceso, cuando los incas iniciaron la conquista del Chinchaysuyo, adoptaron esta lengua para sus asuntos administrativos, si bien ellos también eran aimarahablantes, e impusieron su aprendizaje en las diversas provincias de su imperio, sin que esto significara que dejaran de lado las lenguas vernáculas. Algunos pueblos de la selva que mantuvieron contacto comercial con los incas resultaron también influenciados por el quechua.

Época colonial

Durante el Virreinato del Perú, los misioneros católicos emplearon este y otros idiomas locales para evangelizar a los indígenas; se escribieron varios manuales (artes) y lexicones de éste y otros idiomas importantes, como el aimara, el mochica o el guaraní, así como catecismos. Ello permitió que aumentara su influencia sobre los pueblos andinos e incluso se emplee por pueblos amazónicos.

Fray Domingo de Santo Tomás O.P., fraile dominico que según su propio testimonio llegó al Perú en 1540, fue el primer misionero que aprendió la lengua de la región central de Perú durante su tarea evangelizadora; predicando luego en su propia lengua a los nativos de los actuales Departamentos de La Libertad, Ancash, Lima, Ica, Apurímac, Huancavelica, Ayacucho, Junín y Huánuco. En 1560, como fruto del conocimiento de la lengua de los naturales, publicó en Valladolid las dos primeras obras en quechua, la Grammatica o Arte de la Lengua General de los Indios de los Reynos del Perú, y el Lexicón o Vocabulario de la Lengua General del PERV, llamado "Quichua" por Fray Domingo.

El diputado limeño Juan de Balboa fue el primer catedrático de lengua quechua (lengua quichua), cuando se organizó la Universidad de San Marcos en 1576, y el primer peruano que en ella se graduó de doctor.[4] Posteriormente, en 1608 Diego González Holguín (1552 -1618) publicó el Vocabvlario de la lengua general de todo el Perv llamada qquichua o del Inca.

Hacia 1680 se editan las obras Rapto de Proserpina... y Uska Pawqar, el hijo pródigo de Juan de Espinoza Medrano, El Lunarejo, dándose inicio al llamado Siglo de Oro de la literatura quechua [sureña]. Durante este periodo se compone la obra Ollantay. Luego de la derrota de la rebelión de Túpac Amaru II (1781), se inició el declive de las élites andinas y la formación de un estigma social contra el idioma que prevalecería aún después de la independencia.

Siglos XIX y XX

Durante la Fiebre del Caucho, numerosos exploradores surcaron los grandes ríos de la Amazonía peruana, estableciéndose como lengua vehicular en la selva norte el quechua lamista, bastante extendido en la zona de Moyobamba en la época de la Fiebre.

La derrota peruana en la Guerra del Pacífico propició el resurgimiento de élites andinas, especialmente en el Cuzco, epicentro del resurgimiento del teatro quechua.

Hacia el siglo XX, el teatro cedió paso a la poesía y a los estudios científicos modernos del quechua. Los principales protagonistas de esta época son los lingüistas Rodolfo Cerrón Palomino y Alfredo Torero y el literato José María Arguedas, entre muchos otros. Sin embargo, es también la época del progresismo en los Andes, donde las lenguas indígenas, así como sus costumbres, eran vistas como derroteros del desarrollo de las naciones, por lo cual la incipiente educación rural se dirigió a la directa sustitución de las mismas por el castellano.

En los años 1950, la migración rural propició un acelerado proceso de reemplazo de las lenguas indígenas por el castellano como lengua materna en toda América Latina. El siglo XX significó también la oficialización del quechua en Bolivia, Ecuador y Perú y la implementación de programas de Educación Intercultural Bilingüe (hasta entonces, la educación estatal se daba sólo en español).

Actualidad

En la actualidad, existe una significativa cantidad de páginas y sitios web en quechua. Existe la iniciativa de promover la educación en quechua, principalmente por parte de Bolivia, y en menor manera pero igualmente significativa en Perú y Ecuador. El proyecto Wikipedia en Quechua también ha impulsado el progreso digital del quechua.

Genealogía y clasificación

Relación genética con otras familias

La familia quechua se halla aislada de las demás familias lingüísticas del mundo en cuanto a su origen. Anteriormente se vertieron algunas hipótesis que fueron posteriormente descartadas, como la propuesta de las familia amerindia de Joseph Greenberg (1987), que situaba al quechua dentro de la rama Andina del tronco Andino-Chibcha-Paeza.

Sin embargo, el quechua parece haber tenido una relación de vecindad muy fuerte con la familia aimara, con la cual presenta bastantes vocablos similares, de los cuales se desconoce en cual de las dos se habría originado. El sustrato aimara en las épocas más tempranas de la expansión del quechua como en su avance hacia el sur andino ha marcado también fuertemente la gramática y fonética quechuas.

Subdivisiones

Distribución geográfica de las principales divisiones de la familia quechua.

Internamente, en el quechua se distinguen dos subfamilias o ramas que han recibido más de un nombre en la literatura. Estas subfamilias son en buena parte ininteligibles entre sí; pero con regular inteligibilidad entre los dialectos que componen cada una. La siguiente clasificación se basa principalmente en la hecha por el antropólogo y lingüista peruano Alfredo Torero, publicada en 1964, simultánea y muy similar a la publicada por el lingüista Gary Parker un año antes.

Proto-quechua
Quechua I
Central
Huaylay

Huaylas



Conchucos



 A.P.-A.M.-A.H. 

Alto Pativilca



Alto Marañón



Alto Huallaga



Huancay

Yaru



Jauja-Huanca



Huangáscar-Topará





Pacaraos



Quechua II
Yungay (Quechua II-A)
Cajamarca-Cañaris

Incahuasi-Cañaris



Cajamarca



Central

Laraos



Lincha



Apurí



Chocos



Madean




Chinchay
Quechua II-B

Ecuador-Colombia




Chachapoyas



Lamas (San Martín)




Quechua clásico

Quechua costeño


Quechua sureño (Quechua II-C)

Ayacucho


Cuzco-Collao

Cuzco



Norte de Bolivia



Sur de Bolivia




Santiago del Estero







Inteligibilidad mutua: ¿Uno o varios idiomas?

A lo largo del siglo XX, los lingüistas han venido discutiendo si las variedades lingüísticas del quechua conforman idiomas individuales o son dialectos de un mismo idioma.

Se conoce como idioma a un conjunto de sistemas lingüísticos muy similares -dialectos- cuyos usuarios pueden comprenderse mutuamente. Por otro lado, una familia de lenguas es definida como un conjunto de idiomas originados de una misma lengua. Así, por ejemplo, el idioma español consta de diversas variedades mutuamente inteligibles (como el español andaluz y el español chileno) y pertenece a la familia de las lenguas indoeuropeas, a la cual pertenecen una gran cantidad de idiomas con cuyos usuarios los hispanohablantes no se comprenderían sin conocer algo de la otra variedad, como ocurre con el francés o el inglés.

En el caso del quechua, se sabe que todas las variedades así llamadas tienen un mismo origen por las muchísimas similitudes que guardan entre sí; sin embargo, han ocurrido algunos cambios lingüísticos tan divergentes en determinadas variedades que hacen que no sea más posible la intercomprensión de las mismas. Así, por ejemplo, los quechuahablantes de Huaraz no se comprenden con los de Cochabamba ni los de Otavalo con los de Santiago del Estero. Según los estudios de inteligibilidad mutua hechos al respecto, hay vastas variedades quechuas cuyos hablantes no podrían llegar a entenderse con otras regiones igualmente grandes conociendo cada quién sólo su variante.

Bajo los conceptos anteriormente expuestos, el quechua no podría ser considerado científicamente como un sólo idioma, a pesar de sus similitudes y origen común.

Panorama lingüístico

En el subgrupo Periférico (II, B, Wampuy), encontramos zonas alta y medianamente definidas de dialectos inteligibles. Caso destacable es la subrama Chinchay meridional donde todas las variantes son inteligibles, caso similar al Chinchay septentrional. Dentro de las Yungay (QIIa) los dialectos de Cañaris y Cajamarca se intercomunican fácilmente; mientras que las otras dos variantes (Pacaraos, Laraos y Lincha) se intercomunican con diferentes variedades de otras ramas, como se verá más adelante.

En la subfamilia Central (I, A, Waywash), el panorama es más complejo: las hablas del sur del departamento de Junín (Jauja y Huanca) son mutuamente inteligibles a pesar de la divergencia, mientras que las hablas al norte de este sector (incluida la de Pacaraos, del QIIa) conforman un enmarañado continuo dialectal, es decir, la intercomprensión de las variantes es relativo a la distancia entre las mismas. Las hablas de las provincias de Yauyos y Chincha (tanto Waywash como Yungay) son inteligibles a pesar de pertenecer a grupos tan distintos.

El lingüista Alfredo Torero, además, propuso una agrupación de las múltiples variedades empleadas en el Perú en siete supralectos o lenguas según su inteligibilidad mutua:[5] [6]

Salvo los macrolenctos Ancash-Huánuco y Yaru-Huánuco, estos conjuntos detectados tienen unos límites bastante marcados, habiendo para las mismas normas ortográficas definidas. El mayor de estos casos es el llamado quechua sureño, hablado en el Perú, Bolivia, Chile y Argentina desde el Departamento de Huancavelica (Perú) hasta la provincia de Santiago del Estero (Argentina). Le sigue en importancia numérica el quichua norteño, usado en Colombia, Ecuador y Perú desde el departamento de Nariño (Colombia) hasta los de Loreto, Amazonas y San Martín (Perú). El llamado quechua huanca o simplemente huanca se habla en las provincias de Huancayo, Chupaca y Concepción, en la sierra central del Perú. El quechua yauyino está compuesto por dialectos de ambas ramas del quechua que son mutuamente inteligibles a pesar de sus divergencias. Las variedades de los departamentos de Cajamarca y Lambayeque, en la sierra norte del Perú, también son intercomprensibles.

En última instancia, recurriendo al paradigma de ...-dachsprache no existe siquiera una lengua estándar (caso del árabe o el alemán) o sistema escrito (como en el chino) que utilicen los usuarios de lenguas ininteligibles para comunicarse, antes suele ocurrir que recurren al español, si lo conocen.

En síntesis, algunas conclusiones deben ser expresadas:

  • Todos los lectos quechuas tienen un origen común, expresado en varias similitudes fonéticas, morfológicas y gramaticales.
  • Existen grupos de lectos mutuamente inteligibles
  • No existe un sólo lecto el cual los usuarios de cada variedad quechua puedan comprender.
Coyuntura socio-política

Entre las diversas posturas al respecto, la Academia Mayor de la Lengua Quechua afirma que el quechua es un solo idioma y con el quechua cuzqueño como dialecto estándar. En el extremo opuesto, el Instituto Lingüístico de Verano ha catalogado 42 variantes como idiomas individuales,[7] aun habiendo más de una variedad que guarda un alto grado de inteligibilidad con otras variedades de la lista.

A nivel oficial las constitución política del Perú habla del quechua como de un sólo idioma, sin embargo el Ministerio de Educación emite libros distintos para al menos cuatro variedades lingüísticas (Áncash, Ayacucho, Cuzco, Junín). El caso de Bolivia como el de Ecuador es similar, aunque todas las variedades habladas en los respectivos países son mutuamente inteligibles.

Distribución geográfica

Actualmente el Quechua es oficial a nivel nacional en los estados de: Ecuador, Perú y Bolivia. También se habla sin ser oficial a nivel nacional en regiones limítofes de Argentina y Chile.

Quechua I, Quechua B o Waywash

Artículo principal: Lenguas quechuas centrales
Distribución del quechua central.

El conjunto de las lenguas quechuas llamadas centrales se encuentran distribuidas en la sierra central y nor central del Perú, por ambas vertientes de la cordillera de los Andes, dentro de las jurisdicciones de los departamentos de Lima, Junín, Pasco, Huánuco y Ancash.

Quechua II, Quechua A o Wamp'una

Artículo principal: Lenguas quechuas periféricas

Características comunes

Sonidos

Aunque como en todo continuo dialectal las variaciones de los sonidos en el quechua son muy importantes entre sus variantes, comparten entre sí muchas características básicas.

Las sílabas son de la forma (C)V(C) y la entonación o acentuación de las mismas no son significativas salvo –en el segundo caso– la interrogación para un único caso que se verá más adelante.

Los fonos y fonemas descritos a continuación serán simbolizados según el Alfabeto Fonético Internacional (AFI/IPA).

Vocales

Todos los quechuas emplean un mínimo de tres fonemas vocálicos (/a/, /i/ y /u/), además de existir en todas las variedades centrales (Q.I) alargamientos vocálicos: /a:/ /i:/ /u:/. Uno de los casos de más importantes de alofonía vocálica es el empleo de fonos vocálicos más abiertos (sino más posteriores: [ɑ], [e, ɛ] y [o, ɔ]) en la cercanía a una oclusiva uvular o fricativa uvular (alófonos de /q/, /q'/ y /qh/). El quechua norteño o kichwa ha confundido la uvular oclusiva /q/ con la velar /k/ en el fonema [k], por lo que no presenta alófonos vocálicos en este caso. Así mismo en el huanca, donde /q/ cambia a /ʔ/ Oclusiva glotal o /h/.

Adicionalmente, todos los quechuas comparten dos aproximantes: la platal /j/ y la labial-velar sonora /w/

A veces también la terminación /aj/ se pronuncia [e:], /uj/ como [i:] y /aw/ como [o:] en variedades centrales. En la variante cuzqueña, las vocales finales presentan la misma alofonía que frente a una consonante uvular.

Consonantes

Las lengua quechuas se caracterizan por tener una gran divergencia en cuanto a sus consonantes debido a la alta diversificación de las mismas.

A modo de guía en este estudio, presentamos una tabla con los fonemas reconstruidos del protoquechua:

Punto de articulación Labial Coronal Dorsal Radical (ninguno)
Modo de articulación Bi­la­bial La­bio‐
den­tal
Den­tal Al­veo­lar Post‐
al­veo­lar
Re­tro‐
fleja
Pa­la­tal Ve­lar Uvu­lar Farín‐
gea
Epi‐
glot­al
Glot­al
Nasal *m *n (ñ)  
Oclusiva *p *t *k *q    
Fricativa *s Aprox­imante Vibrante Aprox­imante lateral *l    Coarticulada
*w Aproximante velar labializada sonora
Africadas
AFI APN Descripción
*t͡ʃ () č africada postalveolar sorda
*ʈ͡ʂ (*ʈʂ) ĉ africada retrofleja sorda

Una causa muy importante de esta divergencia de algún fonema con otro. Así ocurrió, por ejemplo, con el originario */ʂ/, que en el quechua sureño se confundió con /s/ (*/ʂimi/ → /simi/); así también ocurrió con la fricativa */ʈ͡ʂ/, la cual se confundió con la postalveolar /t͡ʃ/ (*/quʈ͡ʂa/ → /qut͡ʃa/. Estas oposiciones se han mantenido en las demás variedades, a pesar de que por lo común han sufrido también un desplazamiento.

Los fonemas posnucleares, aquellos al final de las sílabas, son los de mayor variación en el quechua. Así por ejemplo, la q final se transforma en [χ] en el quechua ayacuchano -por ejemplo, warayuq (alcalde) se pronunciará [waɾajoχ]- y [ħ] en los dialectos cuzqueño y sudboliviano -como en llaqta (ciudad) [ʎɑħta]

simple eyectiva aspirada
p p' ph
t t' th
ch ch' chh
k k' kh
q q' qh

Así mismo, en el quechua sureño -por muy probable influencia del aimara- salvo la variante ayacuchana, las formas eyectivas y aspiradas de los fonos plosivos son fonemas aparte, es decir, se toman en cuenta como consonantes independientes. Por ejemplo: qata, q'ata y qhata toman los significados respectivos de manta, turbio y ladera.

Estas variaciones dificultan la inteligibilidad interdialectal de gran modo, como en */ʂunqu/ (corazón), que se trasformado en /sunqu/ es pronunciado como [ˈsoɴqo] en Cuzco, mientras que aún como */ʂunqu/ se realiza [ˈʃʊɴ·ʁo] en Sihuas.

En la gran mayoría de variantes, ciertos préstamos lingüísticos –principalmente del español– han incorporado ciertos extraños al conjunto originario, aunque se les suele restrigir a estos contextos. Entre las más comunes se encuentran las plosivas sonoras (originalmente no se hace distinción entre sonoras y sordas) Así encontramos [b], [d] o [ʐ] entre los principales préstamos, como en bindiy (vender), Diyus (Dios) o karru /kaʐu/ (carro).

Otros cambios son tratados en extenso en los artículos respectivos.

Consonantes actuales del Quechua cuzqueño
Labial Alveolar Postalveolar/
Palatal
Velar Uvular Glotal
Nasal m n ɲ
oclusiva simple p t k q
aspirada tʃʰ
eyectiva p’ t’ tʃ’ k’ q’
Fricativa s h
Aproximante simple j w
Lateral l ʎ
Vibrante simple ɾ

Morfosintaxis

La formación de las palabras y frases de las distintas lenguas quechuas son bastante similares bajo muy pocas salvedades importantes. En primera instancia, las palabras en el quechua se forman exclusivamente de tres tipos de morfemas: raíces, sufijos y clíticos, y siendo una familia de lenguas típicamente polisintéticas, sus palabras pueden llevar un número muy grande de sufijos. Además, sus morfemas son absolutamente regulares: no suelen variar por efecto del ambiente donde se insertan. También tienen la particularidad de ser altamente productivos: la unión de morfemas semánticamente compatibles conforman significados predictibles por el interlocutor.

Pukllachiysichkarqanchikmi
Puklla- + -chi- + -ysi- + -chka- + -rqa- + -nchik + -mi
'Le estuvimos ayudando a hacer jugar'

Las lenguas quechuas se caracterizan por preferir un orden SOV, las palabras que cumplen una función adjetivos y las cláusula relativas anteceden siempre al nombre que modifican (lengua centrípeta).

Gramática

El énfasis de los enunciados en quechua recaen mayormente en el verbo o el frase verbal central.

Principales paradigmas

Persona e inclusividad

En el quechua, salvo el quichua norteño presenta la cateogría gramatical de la inclusividad, mediante la cual incluye cuatro persona según la inclusión o exclusión del hablante y del interlocutor dentro del nombre. Por ello, constan normalmente de siete pronombres personales

(Singular) ¿Incluye al interlocutor?
No
¿Incluye
al hablante?
Ñuqanchik Ñuqa
No Qam Pay
(Plural) ¿Incluye al interlocutor?
No
¿Incluye
al hablante?
Ñuqanchik Ñuqakuna
No Qamkuna Paykuna

— En el quechua sureño, el plural de primera persona excluyente pasó a ser Ñuqayku. El género gramatical, por otro lado, no se haya gramaticalizado mientras el número no parece haber tenido mayor relevancia hasta el advenimiento de la Conquista española. En reflejo de ello, las conjugaciones de los verbos consideran uno de tres números de personas:

Evidencialidad

La evidencialidad en el quechua tiene enorme trascendencia. En ésta categoría, la información transmitida se distingue de acuerdo a la naturaleza de la evidencia que sostiene la veracidad del enunciado. Así, se distingue entre información presencial, reportada, conjeturada e inferida. Esta categoría se expresa en la forma de enclíticos o partículas que pueden ser libremente añadidas a virtualmente cualquier palabra del enunciado.

Hamurqanmi
'Ha venido' (yo lo he visto)
Hamurqanshi
'Dicen que ha venido'
Hamurqanchi
'Quizás haya venido'
Hamurqanchaa
'Seguramente ha venido'
Transitividad

En el quechua se hace una distinción binaria entre verbos transitivos (si la acción del sujeto recae en un ente o complemento directo) e intransitivos. La transitividad afecta la flexión verbal (conjugación binominal en verbos transitivos, salvo para el kichwa ecuatoriano) y la acción de ciertos sufijos verbales derivativos.

Verbos

La morfología verbal es riquísima en el quechua. Las raíces verbales quechuas se derivan mayormente en concordancia con el sujeto de la frase y con el objeto directo si el verbo fuese transitivo. Así tenemos:

(quechua chachapoyano) maka- (golpear) + -wa- (1ª obj.) + -n (3ª sust. pres.) → makawan 'él/ella me pega'
(quechua sureño) tapu- (preguntar) + -rqa- (t. pasado) + -yki (1a. suj. a 2a. obj.) → tapurqayki 'te pregunté'

El quichua ecuatoriano es la única región donde se ha perdido la conjugación binominal.

(quichua norteño) ñuka (1a. pers.) + -ta (obj.) muna- (querer) + -n (3a. pres.) → ñukata munan 'me quiere'
(quechua sureño) muna- + -wa- (1a. obj.) + -n (3a. suj. pres.) → munawan 'me quiere'

Existen también grandes grupos de sufijos flexivos y derivacionales , que alteran el significado de las raíces.

(quechua ancashino) maqa- (golpear) + -na-ku- (acción recíproca) + -ntsik (1ª pl. incl. pres.) → maqanakuntsik 'nos pegamos mutuamente.
(quechua lamista) puri- (andar) + -chi- (factativo) + -shu (inversión 2ª por 3ª) + -nki (2a. pers. pres.) → purichishunki 'te hace andar'.

Frase nominal

Adjetivos

Los Adjetivos en quechua siempre se sitúan antes que los sustantivos. Ellos carecen de género y número y no se declinan de acuerdo con los sustantivos.

Sustantivos

Las frases nominales aceptan sufijos en la palabra que funge de núcleo; éstos sufijos pueden ser flexivos o derivativos. Los flexivos indican persona (la definición de la posesión, no la identidad), número y caso; los derivativos, en cambio, transmorman el significado de las palabras. De lengua en lengua y de de dialecto en dialecto, los sufijos pueden variar en su forma y en su función.

Ejemplos usando yuraq wasi ('casa blanca')
Función Sufijo Ejemplo (Traducción)
sufijo que indica el número plural -kuna yuraq wasikuna casas blancas
sufijo posesivo 1.persona del singular -y, -: yuraq wasiy, yuraq wayii mi casa blanca
2.persona del singular -yki yuraq wasiyki, yuraq wayiyki tu casa blanca
3.persona del singular -n yuraq wasin, yuraq wayin su casa blanca (de él/ella)
1.persona plural (incl) -nchik yuraq wasinchik, yuraq wayinchik nuestra casa blanca (incl.)
1.persona del plural (excl) -y-ku yuraq wasiyku nuestra casa blanca (excl.)
2.persona del plural -yki-chik yuraq wasiykichik vuestra casa blanca
3.persona del plural -n-ku yuraq wasinku su casa blanca (de ellos/ellas)
sufijo de caso nominativo - yuraq wasi la casa blanca (sujeto)
acusativo -(k)ta yuraq wasita la casa blanca (objeto)
genitivo -p(a) yuraq wasip(a) de la casa blanca
benefactivo -paq yuraq wasipaq para la casa blanca
instrumental o comitativo -wan yuraq wasiwan con la casa blanca
causal -rayku yuraq wasirayku por la casa blanca (motivo)
locativo -pi yuraq wasipi en la casa blanca
adlativo -man yuraq wasiman hacia la casa blanca
ablativo -manta, -pita yuraq wasimanta, yuraq wayipita de/desde la casa blanca
prolativo -nta, -pa yuraq wasinta, yuraq wayipa a través de la casa blanca
terminativo -kama, -yaq yuraq wasikama, yuraq wayiyaq hasta la casa blanca
comparativo -naw, -hina yuraq wayinaw, yuraq wasihina como la casa blanca
Limitativo -lla(m) yuraq wasilla(m) nada más que la casa blanca
-pura yuraq wasipura exclusivamente casas blancas
sufijo derivativos Privativo -nnaq yuraq wayinnaq el que no tiene casa blanca
Posesivo -yuq yuraq wasiyuq el que tiene casa blanca
Aumentativo -sapa yuraq wasisapa el que posee muchas casas blancas
Inclusivo -ntin yuraq wasintin el que está con su casa blanca

— Una palabra puede tener más de un sufijo flexivo. En general, el sufijo personal precede a la del número —sin embargo, el orden se invierte en el quichua santiagueño[8] y los sufijos de caso suelen ir al final.

Adverbios

Los Adverbios se forman añadiendo -ta o, en algunos casos, -lla al adjetivo: allin - allinta ("bueno - bien"), utqay - utqaylla ("rápido - rápidamente"). Ellos también se forman añadiendo sufijos a demostrativos: chay ("eso") - chaypi ("allá"), kay ("esto") - kayman ("acá").

Escritura

Largamente se viene debatiendo acerca del empleo prehispánico de algún método de escritura andina. Se sospecha de los quipus (khipu) y los tocapus, pero aún hay mucho por investigar.

Acta de Independencia argentina, escrita en español y en quechua (1816).

Los primeros españoles (principalmente cronistas y evangelizadores) así como los aborígenes buscaron graficar el(los) quechua, principalmente la variante cuzqueña, empleando el alfabeto latino; esta situación generó múltiples grafías para distintos fonemas y viceversa. Sin embargo, las lenguas quechua permanecieron como esencialmente orales hasta muy entrado el siglo veinte.

El 29 de octubre de 1939, se da uno de los primero intentos de graficación del quechua aun bajo el paradigma de un sólo idioma. En esta ocasión, es aprobado un alfabeto para las lenguas aborígenes americanas que consta de 33 signos durante el XXVII Congreso Internacional de Americanistas, en Lima (Perú).

El 29 de octubre de 1946, el Ministerio de Educación del Perú aprueba el Alfabeto de las Lenguas Quechua y Aymara, con 40 signos utilizables en las cartillas de alfabetización rural que proyectaba dicha institución.

En la semana del 2 al 13 de agosto de 1954, durante el III Congreso Indigenista Interamericano, realizado en La Paz, se creó el Alfabeto fonético para las lenguas quechua y aymara, basándose en los acuerdos de los dos congresos anteriores, realizados en Pátzcuaro (1940) y Cuzco (1949).

El 16 de octubre de 1975, a finales del gobierno militar de Juan Velasco Alvarado, el Ministerio de Educación peruano nombra una Comisión de Alto Nivel para implementar la Ley de Oficialización de la Lengua Quechua. Ésta informa y recomienda el Alfabeto Básico General del Quechua, aprobado por el ministerio mediante la Resolución Ministerial Nº 4023-75-ED. Las letras que este alfabeto contenía eran: a, aa, ch, e, h, i, ii, k, l, ll, m, n, ñ, o, p, q, r, s, sh, t, tr, ts, u, uu, w, y. Diez años más tarde, mediante Resolución Ministerial Nº 1218-85-ED, el alfabeto oficial suprimió las letras <e> y <o>, se usan sólo tres vocales (a, i, u), que corresponde a la fonología del quechua. Sin embargo, la llamada Academia Mayor de la Lengua Quechua en la ciudad del Cuzco todavía promueve una versión del alfabeto quechua con cinco vocales (a, e, i, o, u).

Relación con otros idiomas

El quechua tuvo, desde antes de la invasión española, una intensa relación con el aimara, sobre todo los dialectos meridionales, con algunas lenguas amazónicas como el asháninka y otras especies lingüísticas del sur del imperio incaico, como con el mapudungun. Además, el bilingüismo español-quechua en los Andes ha dado lugar a la formación del español andino así como la incorporación de fonemas castellanos en los dialectos waywash septentrionales y castellanismos a nivel panandino.

Al español ingresaron muchos quechuismos para describir las nuevas realidades que conocieron los conquistadores.

Los préstamos en el léxico del quechua han permitido que se digan más de una palabra para el mismo objeto o concepto. En consecuencia, existen hablantes de quechua que tienen su propia forma de decir. La palabra para hermano en quechua puede ser el nativo "tura" o el de origen español "irmanu"; la palabra cuarenta puede ser el nativo "tawa chunka" o el de origen español "kwarenta"; la palabra para día puede ser "p'unchay" o "dia"; entender puede ser "jamut'ay" o "intyendiy".

Algunas palabras quechuas de origen español:

  • trigu - trigo
  • abugadu - abogado
  • jirmay - firmar
  • taita - padre (del español antiguo taita)
  • pasay - pasar
  • plata - plata
  • keday - quedar
  • piedey - perder
  • burru - burro
  • bwenu - bueno
  • porke - porque
  • pero - pero
  • aun - aún
  • filiadu - afiliado
  • entós, tóns - entonces
  • puis, ps - pues
  • dyiáy ka? - ¿de ahí qué?
  • awra ka? - ¿ahora qué?
  • tóns ka? - ¿entonces qué?

Reconocimiento oficial

El quechua sureño es constitucionalmente una de las treinta y cinco lenguas oficiales en Bolivia, aunque sus instituciones ofician comúnmente en español. Las constituciones de Colombia, de Ecuador y del Perú estipulan a sus respectivas lenguas nativas -entre ellas el quechua o quichua- como segundas lenguas oficiales después del español (oficiales en las zonas donde predomina u oficiales en su territorio). En Chile y en Argentina carecen de este reconocimiento oficial.

Diccionarios

Sitios lingüísticos

Véase también

Notas

 La plantilla {{Note label}} está obsoleta, véase el nuevo sistema de referencias. Voz protoquechua

Referencias

  1. a b c Adelaar 2004, p. 168
  2. Adelaar 2004, pp. 180-181.
  3. Torero, Alfredo (1984). «El comercio lejano y la difusión del quechua. El caso del Ecuador». Andina:  pp. 367-402. 
  4. Diccionario histórico-biográfico del Perú. Tomo segundo - Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
  5. Torero, Alfredo (1983). «La familia lingüística quechua». América Latina en sus lenguas indígenas. Caracas: Monte Ávila. ISBN 9233019268. 
  6. Torero, Alfredo (1974). El quechua y la historia social andina. Lima: Universidad Ricardo palma, Dirección Universitaria de Investigación. ISBN 9786034502109. 
  7. Gordon, Raymond G., Jr (2005). «Ethnologue report for Quechuan». Consultado el 2006.
  8. Alderetes, Jorge R. (1997). «Morfoligía Nominal del Quechua Santiagueño».

Bibliografía

  • Adelaar, Willem F. H.; Pieter C. Muysken (2004). «3.2 The Quechuan language family». The languages of the Andes. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 052136275X. 
  • Cerrón-Palomino, Rodolfo (2003). Lingüística quechua (2ª ed. edición). Cuzco: Centro de Estudios Regionales Andinos 'Bartolomé de las Casas'. 
  • Cusihuamán, Antonio (2001). Gramática Quechua Cuzco-Collao. Cuzco: Centro de Estudios Regionales Andinos 'Bartolomé de las Casas'. ISBN 9972-691-36-5. 
  • Cusihuamán, Antonio (2001). Diccionario Quechua Cuzco-Collao. Cuzco: Centro de Estudios Regionales Andinos 'Bartolomé de las Casas'. ISBN 9972-691-37-3. 
  • Itier, César; Torero, A. (1995). Del siglo de oro al siglo de las luces: lenguaje y sociedad en los Andes del siglo XVIII. Cuzco: Centro de Estudios Regionales Andinos 'CBC'. ISBN 84-8387-020-7. 
  • Mannheim, Bruce (1991). The Language of the Inka since the European Invasion. Austin: University of Texas Press. ISBN 0-292-74663-6. 
  • Torero, Alfredo (1974). El quechua y la historia social andina. Lima: Universidad Ricardo palma, Dirección Universitaria de Investigación. ISBN 9786034502109. 
  • Torero, Alfredo (1983). «La familia lingüística quechua». América Latina en sus lenguas indígenas. Caracas: Monte Ávila. ISBN 9233019268. 
  • Torero, Alfredo (diciembre 1984). «El comercio lejano y la difusión del quechua. El caso del Ecuador». Centro de Estudios Regionales Andinos "Bartolomé de Las Casas" (Cuzco) (4):  pp. 367-402. 

Enlaces externos

Wikilibros



Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Lenguas quechuas periféricas — Distribución geográfica: Región Andina, Chaco Países:  Argentina …   Wikipedia Español

  • Lenguas quechuas centrales — Distribución geográfica: Ancash, Huánuco, Junín, La Libertad, Lima, Pasco Países:  Perú …   Wikipedia Español

  • Lenguas de Colombia — Lenguas tucanas son una de las familias de lenguas indígenas con más lenguas en territorio colombiano: Tukano oriental (verde hierba), Tukano central (verde turquesa) y Tukano occidental (verde botella). Los puntos indican posiciones documentadas …   Wikipedia Español

  • Lenguas aimaras — Distribución geográfica: Andes centrales Países:  Bolivia …   Wikipedia Español

  • Lenguas indígenas de América — Para supuesta familia de lenguas propuesta por Greenberg, véase Lenguas amerindias. Glifos mayas en estuco Museo de Sitio Dr. Alberto Ruz L Huillier, Palenque, México. Las lenguas indígenas de América son aquellas lenguas originadas y… …   Wikipedia Español

  • Lenguas del Perú — El panorama lingüístico del Perú es bastante complejo. Se estima que, a inicios del actual siglo XXI, en este país multilingüe se habla un conjunto grande y heterogéneo de una cincuentena de lenguas vernáculas: Las cuentas van desde 43 lenguas a… …   Wikipedia Español

  • Lenguas de Chile — Distribución aproximada de lenguas en el extremo meridional de Sudamérica en tiempos de la Conquista. El español es el idioma oficial de facto de Chile, hablado por la gran mayoría de la población en la forma conocida como español chileno[ …   Wikipedia Español

  • Lenguas de Sudamérica — Las principales familias de América del Sur (exceptuando el quechua, aimara y mapudungun) …   Wikipedia Español

  • Lenguas indígenas de Ecuador — Las lenguas indígenas de Ecuador comprenden todas las lenguas presentes habladas antes de la conquista europea en lo que actualmente es el territorio de Ecuador. Contenido 1 Introducción 2 Referencia 2.1 Notas 2.2 …   Wikipedia Español

  • Lenguas barbacoanas — Para otros usos de este término, véase Chibcha (desambiguación). Lenguas barbacoanas Distribución geográfica: N. de los Andes Países:  Colombi …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.