Puede marcar fragmentos interesantes de texto que estarán disponibles a través de un enlace único en su navegador.

Fermín Toro

Fermín Toro

Fermín Toro

Fermín del Toro y Blanco
Fermín Toro - Antonio Herrera Toro, 1897.jpg
Nacimiento 14 de julio de 1806
El Valle
Fallecimiento 23 de diciembre de 1865
Caracas
Ocupación Político, Diplomático, Escritor y Educador
Cónyuge María de las Mercedes de Tovar y Rodríguez del Toro
Firma
Signature of Fermín Toro.jpg

Fermín Toro (nombre completo, Fermín del Toro y Blanco) (* El Valle, 14 de julio de 1806 - † Caracas, 23 de diciembre de 1865) fue un político, diplomático, literato y educador venezolano. El escritor español Pedro Grases lo incluyó a él dentro de un grupo de hombres notables a quienes llamó la generación de 1830. Otros personajes importantes de esa generación fueron Juan Vicente González, Juan Manuel Cagigal, Rafael María Baralt, Valentín Espinal, Luis D. Correa y José Antonio Maitín. Esta generación tuvo un papel muy destacado dentro de la política y las letras venezolanas; a pesar de contar muchos de ellos únicamente con una formación autodidáctica como consecuencia de la guerra de independencia que asoló al país durante varios años.[1]

Contenido

Biografía

Primeros años

El lugar y la fecha de nacimiento de Fermín Toro suelen variar dependiendo de las fuentes consultadas. Algunas fuentes sitúan su nacimiento en Caracas, capital de la entonces provincia de Caracas; Capitanía General de Venezuela. Otras en El Valle, que era en aquel tiempo un pequeño pueblo ubicado cerca de Caracas, lugar donde Toro pasó su infancia. En cuanto al año algunas fuentes dicen que nació en 1806; mientras que otras indican el año 1807. El historiador José Antonio de Armas Chitty, autor de un libro llamado Fermín Toro y su época, afirma: «...Ni en el archivo de la Catedral de Caracas, ni en el de la parroquia El Valle hemos hallado su partida de nacimiento. No pudo nacer en septiembre de 1807 porque su hermana María del Rosario nació el 12 de enero de 1808...».[2]

Su padre fue José Antonio Rodríguez del Toro y Álvarez Barba y su madre fue Mercedes Blanco de la Plaza y Blanco.[3] Fermín Toro pertenecía por su línea paterna (los del Toro) y su línea materna (los Blanco) a la aristocracia mantuana de aquel tiempo. Sus primeros conocimientos escolares los recibió de Benito Chacín, presbítero del Valle. A los 10 años de edad, se traslada con su familia a Caracas a causa de la lucha emancipadora e inicia su formación autodidacta en la residencia de su pariente, el marqués del Toro.

Vida pública

Durante el gobierno de los conservadores

Durante toda su vida Fermín Toro militó en las filas del Partido Conservador. A los 22 años entró a trabajar como funcionario del Departamento de Hacienda, donde desempeñó cargos aduanales en La Guaira y la isla de Margarita, regresando a Caracas en 1831. Un año después se incorporó como diputado al Congreso Nacional, pronunciando un discurso en memoria del Libertador Simón Bolívar, en el que planteaba el traslado de sus restos al país.

En 1839 fue nombrado secretario de Alejo Fortique en la misión diplomática que el gobierno le confió a éste en la corte inglesa. Fermín Toro permaneció hasta 1841 en Londres, donde perfeccionó sus conocimientos políticos y sociológicos, sin dejar a un lado su producción literaria. Una vez en Caracas, ocupó el cargo oficial mayor del Ministerio de Hacienda.

En 1841 Fermín Toro regresó a Venezuela y se hace cargo del puesto de Oficial Mayor del Ministerio de Hacienda en sustitución de José Luis Ramos. Además Toro volvió al puesto de profesor en el Colegio de Montenegro y Colón.[4]

En 1842 Fermín Toro presidió la comisión encargada de preparar en Caracas las honras fúnebres a Simón Bolívar con motivo del traslado de sus restos desde Colombia, convirtiéndose además en el cronista que narró el acontecimiento.

En 1844 fue a Nueva Granada como Ministro Plenipotenciario de Venezuela, con la finalidad de negociar un acuerdo sobre los problemas limítrofes con aquel país. La misión no tuvo éxito porque la Nueva Granada quería someter el diferendo al arbitraje extranjero y además pedía concesiones en tierras del actual estado Amazonas.[5]

El I de abril de 1846 Toro fue ratificado como Ministro Plenipotenciario para efectuar en Madrid un canje de ratificaciones relacionadas con el acuerdo de paz del 30 de marzo de 1845 entre España y Venezuela. Posteriormente, Fermín Toro viajó a España y llevó a cabo su cometido el 22 de junio de 1846, después de haber sido recibido el día 19 por la reina Isabel II.

Durante el gobierno de los Monagas

En abril de 1847 regresó al país, siendo nombrado de inmediato ministro de Hacienda por el presidente José Tadeo Monagas debido a la renuncia de José Félix Blanco. Al año siguiente se incorporó a las Cámaras Legislativas como diputado por Caracas, Cuando aconteció el llamado fusilamiento del Congreso el día 24 de enero de 1848 Fermín Toro no se encontraba allí en ese momento por razones personales.[6] Toro decidió no asistir a la sesión del día siguiente y cuando los emisarios del presidente le solicitaron, de parte de Monagas, volver al Congreso él les dirigió las siguientes palabras: «... Decidle al General Monagas que mi cadáver podrán llevarlo, pero que Fermín Toro no se prostituye...»[7] A partir de este momento y hasta 1858 Toro se retiró de toda actividad política, residenciándose en los Valles de Aragua, donde se dedicó a labores agrícolas y ganaderas, así como a profundizar sus conocimientos de botánica.

En las elecciones presidenciales realizadas por el Congreso Nacional en 1850 se le dio a Fermín Toro 2 votos electorales. Sin embargo esos votos fueron dados por miembros del Partido Liberal del presidente Monagas; a fin dar una apariencia democrática a unos comicios que habían sido boicoteados por los seguidores del Partido Conservador.[8] En las elecciones presidenciales siguientes, dominados de nuevo por el Partido Liberal, se le asignó a Fermín Toro (único candidato opositor) 1 voto electoral.[9]

Durante la revolución de marzo y la convención de Valencia

En 1858 participó en la Revolución de Marzo realizada por los partidos Conservador y Liberal en contra de José Tadeo Monagas. Después Fermín Toro fue electo Diputado; así como primer presidente; de la convención Nacional de Valencia de ese mismo año.

Durante el gobierno de Castro Toro ocupó primero el puesto de ministro de Hacienda. Cuando Fermín Toro se enteró de la firma del Protocolo Urrutia (que garantizaba a las legaciones de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Imperio de Brasil, los Países Bajos y España la salida del país del depuesto presidente José Tadeo Monagas) manifestó su desacuerdo, al igual que los otros ministros conservadores, y decidió renunciar al ministerio. Su renuncia no fue aceptada por el Consejo de Gobierno.[10] Luego Fermín Toro es encargado del Ministerio de Relaciones Exteriores; donde le tocó resolver el conflicto diplomático surgido en torno al cumplimiento del Protocolo Urrutia.

Últimos años

En 1860, fue enviado en misión diplomática a España, Francia e Inglaterra, con la finalidad de explicar la muerte y confiscación de bienes de los ciudadanos de estos países como consecuencia de la Guerra Federal. Logró un acuerdo decoroso y firmó con España un tratado de amistad, comercio y navegación.

En 1862, regresó a Venezuela y se retiró de manera definitiva de la escena política. Durante esta última parte de su vida, vivió en los Valles de Aragua donde se dedicó a realizar investigaciones botánicas y a hacer estudios sobre lenguas indígenas.

Muerte

Fermín Toro murió a causa de una enfermedad en Caracas el 23 de diciembre de 1865. Al enterarse de su muerte Juan Vicente González, amigo suyo, le escribió una Meseniana donde lo califica como El último venezolano y se lamenta de su defunción. A continuación algunos extractos de esa Meseniana:[11]

Es medianoche. Silencio dulce y triste envuelve la tierra adormecida. La luna pálida va visitando las dispersas nubes; las estrellas del cielo se miran en los ríos; las cimas de los árboles se estremecen, murmuran y parecen pensativas... Aún está más triste mi corazón. En vano un aire fresco acaricia las hojas, el otoño imita en vano las galas de la primavera y flores de color recogen en sus tiernos pétalos las gotas de rocío. ¿Qué nuevas desgracias amenazan a mi patria? ¿Qué reciente crimen se ha cometido en nombre de la santa libertad?
Es que acaba de abrirse una tumba, y ha caído en ella el último venezolano, el fruto que crearon la aplicación y el talento, y que sazonó la paz, en los envidiados días, que para siempre huyeron, de gloria nacional. ¡Llorarle es afligirse por los destinos de un pueblo, condenado a vivir de la ceniza de sus días pasados!
¿Cómo logró su espíritu abarcar el círculo inmenso de los conocimientos humanos? Las ciencias morales y políticas, las metafísicas, a que no basta la vida; las ciencias naturales, que fueron consuelo de sus últimos años, todo lo dominó su inteligencia vasta ¡Qué aptitudes! ¡Cuántos talentos que harían la gloria de muchos hombres!
La naturaleza le había hecho orador. Con la firmeza, flexibilidad y energía que distinguieron su palabra, con el brillo y magnificencia de lenguaje, inseparables del fuego de su corazón, viósele siempre del partido de las nobles y generosas causas. (...) Como político, Toro fue de esos espíritus ideales que sueñan hermosas teorías sobre el cabo de Sunium o en los jardines de la Academia. Abrasaba su alma el amor de la libertad, llama celeste, y el amor de los hombres, que en él no se debilitó jamás. Cuando el demonio tentador de la gloria, el odio a la injusticia, la impaciencia de vengar los ultrajes a la patria, le arrastraron a ardientes polémicas o a peligrosas resoluciones, su espíritu, en emoción perpetua, se esparcía sobre todos los objetos, colorando las palabras, animando y engrandeciendo los hechos.
¡Yo te saludo, amigo; no en esa fosa estrecha, sino en los espacios luminosos, donde innumerables astros giran con desconocida armonía sobre este pequeño túmulo que llamamos nuestro universo!
(Juan Vicente González, Meseniana a Fermín Toro)

Escritos

Fermín Toro escribió artículos para los periódicos El Liberal (1837) y El Correo de Caracas (1839), usando para ello su propio nombre o los seudónimos Emiro Kastos o Jocosías. En 1842 se incorporó como redactor al grupo que dirigía El Liceo Venezolano; donde publicó artículos costumbristas y políticos e hizo comentarios a las obras de Rafael María Baralt y de Agustín Codazzi.

Sus escritos abarcan el ensayo, la oratoria, la narrativa; la crónica y la poesía. Algunas de estas obras son:

  • Ensayo
    • Reflexiones sobre la Ley del 10 de abril de 1834. En este escrito publicado en 1845 Toro reflexiona sobre los males que causaba dicha ley e incluso dice: «…la libertad absoluta de la usura y los remates judiciales sin restricción alguna en favor de los deudores son perjudiciales a los intereses morales y materiales de Venezuela…».[12]
    • Los estudios filosóficos en Venezuela, Europa y América.
    • Cuestión de imprenta.
    • Ensayo gramatical sobre el idioma guajiro, cuyos manuscritos fueron recogidos y analizados por Adolfo Ernst en 1872.
  • Narrativa
    • Los Mártires publicado por entregas en 1842. Considerada como la primera novela producida en Venezuela.
    • La Viuda de Corinto publicado en el diario el Liberal el 25 de julio de 1837. Cuento que es considerado como un antecedente de la narrativa fantástica, así como de la cuentística del horror en Venezuela.[13]
    • La Sibila de los Andes.
  • Oratoria
    • Discurso ante la Convención de Valencia (1858). En él Toro defiende la forma de gobierno centro-federalista.
  • Crónica
    • Descripción de los honores fúnebres consagrados a los restos del Libertador Simón Bolívar (1842) de estilo neoclásico.


Por otra parte Fermín Toro fue autor de varios poemas. Pedro Grases considera que Toro escribió sus poemas “con más fuerza conceptual que fortuna en la inspiración”.[14] Además Fermín Toro redactó en 1863 el prefacio al Manual de Historia Universal de Juan Vicente González.

Familia

Fermín Toro se casó con María de las Mercedes de Tovar y Rodríguez del Toro (Caracas, 18 de junio de 1807 — Caracas, 24 de marzo de 1860) en Caracas el 27 de septiembre de 1828[15] Ambos tuvieron los siguientes hijos:[16]

  • Elías del Toro y Tovar (n. Caracas, 1830)
  • Julio del Toro y Tovar (n. Caracas, 1832)
  • Dolores del Toro y Tovar (n. Caracas, 1834)
  • Carmen del Toro y Tovar (n. Caracas, 1836)
  • Hortencia del Toro y Tovar (n. Caracas, 1838)

Honores a Fermín Toro

Los restos de Fermín Toro reposan en el Panteón Nacional desde el 23 de abril de 1876.

En la actualidad muchos institutos educativos de Venezuela llevan su nombre. Entre los más importantes se encuentran:

Referencias

Este artículo incorpora material de www.venezuelatuya.com, que mediante una autorización permitió agregar contenido e imágenes y publicarlos bajo licencia GFDL.

Texto Original


  1. Grases, Pedro. 1989: “Repúblicos del siglo XIX. Fermín Toro (1807- 1865) político y ciudadano”. En: “Escritos Selectos”. Biblioteca Ayacucho. Caracas - Venezuela. ISBN: 9802760862
  2. Díaz Seijas, Pedro. Literatura venezolana: Fermín Toro (1807-1865)
  3. Algunos linajes de Venezuela
  4. Grases, Pedro. 1989: “Repúblicos del siglo XIX. Fermín Toro (1807- 1865) político y ciudadano”. En: “Escritos Selectos”. Biblioteca Ayacucho. Caracas - Venezuela. ISBN: 9802760862
  5. Aguilera, Carlos. Las Crisis con ColombiaQuinto Día (21 al 28-01-2005). URL accedida el 09-01-2008
  6. Díaz Seijas, Pedro. Literatura venezolana: Fermín Toro (1807-1865)
  7. Díaz Seijas, Pedro. Literatura venezolana: Fermín Toro (1807-1865)
  8. Alarico Gómez, Carlos. 2006: “José Tadeo Monagas”, Caracas: C.A. Editorial El Nacional/Biblioteca Biográfica Venezolana. ISBN: 7592265002019
  9. Alarico Gómez, Carlos. 2006: “José Tadeo Monagas”, Caracas: C.A. Editorial El Nacional/Biblioteca Biográfica Venezolana. ISBN: 7592265002019
  10. Alarico Gómez, Carlos. 2006: “José Tadeo Monagas”, Caracas: C.A. Editorial El Nacional/Biblioteca Biográfica Venezolana. ISBN: 7592265002019
  11. Márquez Castro, Diego. El Último VenezolanoEl Correo del Caroní (18-12-2005). URL accedida el 09-01-2008
  12. Fundación Empresas Polar Historia de Venezuela para Nosotros. Ley de Libertad de Contratos 10.4.1834
  13. Pulido Zambrano, José Antonio Y el horror se cuela en el cuento fantástico Latinoamericano y del Caribe (4/8) Tumba Abierta. Com
  14. Grases, Pedro. 1989: “Repúblicos del siglo XIX. Fermín Toro (1807- 1865) político y ciudadano”. En: “Escritos Selectos”. Biblioteca Ayacucho. Caracas - Venezuela. ISBN: 9802760862
  15. Algunos linajes de Venezuela
  16. Algunos linajes de Venezuela

Enlaces externos

Obtenido de "Ferm%C3%ADn Toro"

Wikimedia foundation. 2010.