Domiciano

Domiciano
Para otros usos de este término, véase Domiciano (desambiguación).
Domiciano
Emperador del Imperio romano
Busto de Domiciano.png
Busto de Domiciano
Reinado 14 de septiembre de 8118 de septiembre de 96
Nombre real Tito Flavio Domiciano
Nacimiento 24 de octubre de 51
Roma
Fallecimiento 18 de septiembre de 96 (44 años)
Roma
Predecesor Tito
Sucesor Nerva
Cónyuge/s Domicia Longina (70–96)
Descendencia Un hijo, muerto de joven
Dinastía Dinastía Flavia
Padre Vespasiano
Madre Flavia Domitilla Major

Tito Flavio Domiciano (Roma, 24 de octubre del 51 – ibídem, 18 de septiembre de 96), comúnmente conocido como Domiciano, fue emperador del Imperio romano desde el 14 de octubre de 81 hasta su muerte el 18 de septiembre de 96. Fue el último emperador de la Dinastía Flavia, la cual reinó sobre el Imperio romano desde el año 69 hasta el año 96 y abarcó los reinados de su padre, Tito Flavio Vespasiano (6979), de su hermano mayor Tito (7981) y finalmente el suyo propio (8196).

Su juventud y los inicios de su carrera transcurrieron a la sombra de su hermano Tito, que alcanzó considerable renombre militar durante las campañas en Germania y Judea de los años 60. Dicha situación se mantuvo durante el reinado de su padre Vespasiano, coronado emperador el 21 de diciembre de 69, tras un largo año de guerras civiles conocido como el Año de los Cuatro Emperadores. Al tiempo que su hermano gozó de poderes semejantes a los de su padre, él fue recompensado con honores nominales que no implicaban responsabilidad alguna. A la muerte de su padre el 23 de junio de 79, Tito le sucedió pacíficamente, pero su corto reinado finalizó abrupta e inesperadamente a su muerte por enfermedad, acaecida el 13 de septiembre de 81. Al día siguiente Domiciano fue proclamado emperador por la Guardia Pretoriana; su reinado, que duraría quince años, sería el más largo desde el de Tiberio.

Las fuentes clásicas le describen como un tirano cruel y paranoico, ubicándole entre los emperadores más odiados al comparar su vileza con las de Calígula o Nerón. No obstante, la mayor parte de las afirmaciones acerca de él tienen su origen en escritores que le fueron abiertamente hostiles: Tácito, Plinio el Joven y Suetonio. Dichos hombres exageraron la crueldad del monarca al efectuar adversas comparaciones con los Cinco Buenos Emperadores que le sucedieron. A consecuencia de todo ello, la historiografía moderna rechaza la mayor parte de la información que contienen las obras de estos escritores al considerarles poco objetivos.[1] Se le describe como un autócrata despiadado pero eficiente, cuyos programas pacíficos, culturales y económicos fueron precursores del próspero siglo II, en comparación con el turbulento crepúsculo del siglo I. Su muerte marcó el final de la Dinastía Flavia, así como la instauración de la Antonina.

Contenido

Biografía

Juventud

Familia

Artículo principal: Dinastía Flavia
Bustos de Vespasiano (izda.) y Tito (dcha.). Museos Capitolinos, Roma.

Nacido en Roma el 24 de octubre del año 51, era el tercer hijo de Tito Flavio Vespasiano y Domitilla la Mayor.[2] Sus hermanos eran Domitilla la Menor (nacida en el 39) y Tito (nacido el mismo año que su hermana y conocido popularmente como Tito).

Las décadas de guerra civil que azotaron al Imperio a lo largo del siglo I a. C. habían contribuido enormemente a la decadencia de la vieja aristocracia romana, que fue gradualmente sustituida en el poder por una nueva nobleza provincial durante la primera parte del siglo I.[3] Una de esas familias fue la de los Flavios, o gens Flavia, que se elevó desde una oscuridad relativa hasta la prominencia en tan sólo cuatro generaciones, adquiriendo considerable riqueza e influencia bajo el reinado de los emperadores de la Dinastía Julio-Claudia. El bisabuelo de Domiciano, Tito Flavio Petro, sirvió como centurión bajo las órdenes de Cneo Pompeyo Magno durante la Segunda Guerra Civil de la República de Roma. Su carrera militar terminó cuando Pompeyo fue derrotado de manera aplastante por Julio César en la Batalla de Farsalia.[2]

Sin embargo, Petro logró mejorar su situación casándose con Tértula, una mujer sumamente rica, cuya fortuna garantizó el ascenso del hijo de ambos, Tito Flavio Sabino, el abuelo de Domiciano.[4] El mismo Sabino amasó una gran riqueza como recaudador de impuestos en la provincia de Asia y como banquero en Helvecia. Al casarse con Vespasia Polión se alió con una de las familias patricias de mayor abolengo aristocrático. La riqueza y el linaje de los hijos de Vespasia Polión y Tito Flavio Sabino II garantizaron el ascenso de sus hijos, Vespasiano y Tito Flavio Sabino, al rango senatorial.[4]

Estatua de Domiciano.

La carrera política de Vespasiano comprendió los cargos de cuestor, edil, pretor, culminando con un consulado en 51, año de nacimiento de Domiciano. Vespasiano alcanzó la gloria militar merced a su destacada participación en la Invasión de Britania.[5] Aunque las fuentes antiguas alegan la pobreza de la familia flavia durante la época del nacimiento de Domiciano,[6] e incluso sugieren que los Flavios habían caído en desgracia durante los reinados de Calígula (3741) y Nerón (5468),[7] historiadores modernos como Jones afirman que estos relatos constituyen sólo una parte de la campaña propagandística realizada durante los reinados de los emperadores pertenecientes a la Dinastía Flavia; dicha campaña tenía como fin minar la popularidad de estos impopulares emperadores y alabar la del emperador Claudio (4154) y la de su hijo Británico.[8] Al parecer, el favor imperial hacia los Flavios fue considerable a lo largo del periodo comprendido entre 40 y 60. Mientras Tito recibía una extraordinaria educación en la corte imperial junto a Británico, Vespasiano ejerció importantes magistraturas civiles y militares.

Tras haber estado retirado de la vida pública durante la década de 50, Nerón nombró procónsul de África a Vespasiano (63). El futuro emperador acompañará al emperador en un viaje a Grecia en 66.[9] Tras el estallido de la Gran Revuelta Judía en la provincia de Judea, el emperador designó a Vespasiano comandante de los ejércitos allí estacionados.[10] Al finalizar su formación militar, Tito se unió a su padre y dirigió personalmente una de sus tres legiones durante la campaña.[11]

Adolescencia y carácter

Busto de Vespasiano, Museo Pushkin (Moscú). Domiciano tenía quince años cuando el emperador Nerón encargó a su padre la tarea de someter a los rebeldes judíos.

Ya en el año 66, hacía tiempo que habían muerto tanto la madre como la hermana de Domiciano, mientras que su padre y su hermano lideraban los ejércitos de Germania y Judea; todo ello motivó que pasase la mayor parte de su adolescencia en ausencia de sus parientes más cercanos. Durante la Guerra Judeo-Romana, Domiciano pasó al cuidado de su tío Tito Flavio Sabino, que era praefectus urbi de Roma. Es probable que Marco Coceyo Nerva, quien sería su sucesor en el trono, lo tomara bajo su protección.[10] Recibió una educación privilegiada, digna de un joven procedente de la clase senatorial; estudió retórica y literatura. Suetonio, en su obra Las vidas de los doce césares escribe acerca de la capacidad que tenía para citar frases de grandes poetas como Homero o Virgilio en las ocasiones adecuadas,[12] [13] y lo describe como un adolescente culto y educado, capaz de conversar de una manera muy elegante.[14] Sus primeras obras publicadas fueron poemas, así como tratados sobre la ley y administración. A diferencia de su hermano Tito, no fue criado propiamente en la corte imperial, ni parece que recibiera una educación militar formal; aunque Suetonio le describe como un tirador diestro.[15]

Suetonio, además, consagra una parte importante de su biografía a hablar de la personalidad de Domiciano y proporciona una detallada descripción de su carácter y apariencia física.

Domiciano era de elevada estatura, semblante modesto, tez sonrosada y ojos grandes, aunque débiles; era hermoso y apuesto, sobre todo en la juventud, aunque tenía los dedos de los pies muy cortos. Más adelante a este defecto se unieron otros: cabeza calva, vientre enorme y piernas extraordinariamente delgadas, y más debilitadas aún por larga enfermedad.[16]

Al parecer, su calvicie le avergonzaba tanto que en etapas posteriores trató de disimularla con el empleo de pelucas.[17] Siempre según Suetonio, se obsesionó tanto que llegó a escribir un libro acerca del cuidado del cabello.[16] En lo que respecta a su personalidad, los escritos de Suetonio alternan bruscamente entre una descripción emperador-tirano, el de un hombre física e intelectualmente perezoso o el de un emperador de carácter refinado y de gran inteligencia.[18] Brian Jones concluye en su obra, The Emperor Domitian, que es complicado hablar acerca de la verdadera naturaleza de la personalidad de Domiciano a causa de la parcialidad de las fuentes supervivientes.[18] Según sugieren las partes comunes de las fuentes supervivientes, parece ser que carecía del carisma natural de su hermano y de su padre, que era propenso a sospechar de las personas, y que estaba dotado de un extraño y en ocasiones autodespreciativo sentido del humor.[19] [20] La naturaleza de su carácter se vio agravada por su tendencia al aislamiento del resto del mundo; a medida que pasaban los años esta tendencia se acentuó hasta el punto que se comunicaba de manera críptica con los demás o incluso dejaba de mantener contacto con nadie. Quizá esto fuera consecuencia de su infancia, transcurrida lejos de sus familiares más cercanos.[10] Es más, cuando tenía dieciocho años la mayor parte de sus familiares cercanos habían muerto en combate o de enfermedad. Por otro lado, y a consecuencia de haber pasado casi toda su juventud bajo el reinado de Nerón, sus años de educación estuvieron fuertemente influenciados por la agitación política de la época, que culminó con la guerra civil de 69 que llevaría a su familia al poder.

Ascenso de la Dinastía Flavia

Año de los Cuatro Emperadores

Mapa del Imperio romano durante el Año de los Cuatro Emperadores, las provincias azules indican las regiones leales a Vespasiano.
Artículo principal: Año de los Cuatro Emperadores

El 9 de junio del año 68, entre la creciente oposición del Senado y el ejército, Nerón se suicidó, terminando así con la Dinastía Julio-Claudia y desatando una devastadora guerra civil conocida como el Año de los cuatro emperadores. En dicha guerra, los cuatro generales más influyentes del Imperio romanoGalba, Otón, Vitelio y Vespasiano— se fueron disputando sucesivamente el control del mismo. Informado de la muerte del último Julio-Claudio, así como del nombramiento como emperador de Servio Sulpicio Galba, entonces gobernador de Hispania Tarraconense, el futuro emperador decidió pausar su campaña y enviar a su hijo Tito a presentar sus respetos al nuevo emperador.[21]

Antes de alcanzar Italia, Tito fue informado de que Galba había sido asesinado y de que Otón había sido nombrado su sucesor. Nada más iniciar su reinado, el ex-gobernador de Lusitania tuvo que hacer frente a la rebelión de Vitelio y sus legiones de Germania. El rebelde fue coronado emperador por sus tropas e inició una marcha sobre Roma. No queriendo arriesgarse a ser capturado por ninguno de los dos bandos, Tito suspendió el viaje y volvió a Judea junto a su padre.[22]

Otón y Vitelio eran conscientes de la amenaza que representaba Vespasiano. Con cuatro legiones a su disposición, lideraba una fuerza compuesta por unos 80.000 soldados. Además, su sólida posición en Judea le confería la ventaja de estar próximo a la provincia de Egipto, territorio vital que controlaba el suministro de grano de la capital. Paralelamente, su hermano, Tito Flavio Sabino, era praefectus urbi, por lo que controlaba el destacamento militar estacionado en la ciudad.[23] A pesar de que la tensión entre sus tropas se acrecentaba, decidió no pasar a la acción mientras Galba y Otón ostentaron el poder. Sin embargo, tras la derrota de Otón en Bedriacum,[24] y de su noble suicidio, que emocionó a Roma, los ejércitos de Judea y Egipto decidieron actuar y nombraron emperador a Vespasiano el 1 de julio de 69.[25] Vespasiano aceptó y, tras duras negociaciones, Tito obtuvo el apoyo del gobernador de Siria, Muciano; esta unión representaba la formación de una imponente fuerza en el Este.[26] Al tiempo que Vespasiano se trasladaba a Alejandría a fin de asegurarse el control de la provincia egipcia, Tito quedó al mando del conflicto que les enfrentaba con los judíos sediciosos; por todo ello, sobre Muciano recayó la tarea de tomar Roma.[27] [28]

Réplica del siglo XVI de un busto del emperador Vitelio. Museo del Louvre (París).

En Roma, Vitelio puso a Domiciano bajo arresto domiciliario a fin de poder emplearlo como rehén ante el inminente ataque de Muciano a la capital.[29] La situación del emperador era desesperada, pues sus soldados desertaron en masa a las filas de su adversario. El 24 de octubre de 69 los dos ejércitos se enfrentarían en la Bedriacum; dicha batalla finalizó con una aplastante victoria sobre los soldados vitelianos.[30] Tras su derrota, Vitelio trató de firmar un tratado en el que renunciaba al trono voluntariamente; no obstante, los pretorianos se lo impidieron.[31]

La mañana del 18 de diciembre el emperador se encaminó al Templo de la Concordia a fin de depositar la insignia imperial; sin embargo, en el último momento volvió sobre sus pasos y regresó al Palacio Imperial. Creyendo a Vitelio fuera de juego, los estadistas más influyentes de la capital se reunieron en la casa del Flavio Sabino[32] y declararon emperador a Vespasiano. Pero las tropas de Vitelio atacaron a la escolta de Sabino obligándola a refugiarse en la Colina Capitolina.[33] Aunque Muciano se acercaba a Roma, los familiares de Vespasiano no fueron capaces de resistir el asedio. A la mañana siguiente, las tropas imperiales irrumpieron en el Arx, la ciudadela de la Colina Capitolina; Sabino cayó víctima de la escaramuza que se produjo.[34] Domiciano logró escapar disfrazándose de adorador de Isis y pasó la noche en casa de uno de los simpatizantes de su padre.[35] El 20 de diciembre, Vitelio y sus ejércitos fueron derrotados y sus oficiales ejecutados por las tropas de Vespasiano. Sin nada que temer, Domiciano salió de su escondite y se presentó a las fuerzas invasoras, que lo aclamaron como César y lo condujeron a la casa de su padre.[36] El 21 de diciembre, el Senado proclamó oficialmente a Vespasiano como emperador, terminando así con este sangriento ciclo de guerras civiles.[37] Había finalizado el año de los cuatro emperadores; se iniciaba el reinado de Vespasiano.

Consecuencias del conflicto

La conspiración de Cayo Julio Civilis de Rembrandt (1661). Durante la rebelión de los batavios, Domiciano disfrutó momentáneamente de una oportunidad de alcanzar la gloria militar; sin embargo, los oficiales superiores le denegaron el mando de una legión.

Aunque la guerra civil hubiera finalizado oficialmente, un estado de anarquía se apoderó de la capital durante los primeros días que transcurrieron tras el fallecimiento de Vitelio; sin embargo, Muciano restauró el orden de manera satisfactoria a principios de 70. Por su parte, Vespasiano no acudiría a Roma hasta septiembre de aquel año.[35] En ausencia de su padre y su hermano, Domiciano actuó como representante de los Flavios en el Senado, cuyos integrantes le otorgaron el título de César y lo nombraron pretor con poderes proconsulares.[38] No obstante, su poder y autoridad eran puramente nominales, presagio del papel que desempeñaría a lo largo de los siguientes doce años. Todas las fuentes afirman que era Muciano el que ejerció el verdadero poder en ausencia del emperador; el ex-gobernador de Siria no permitió que un joven de dieciocho años traspasara los límites de su función simbólica.[38] Tácito describe su primer discurso ante los senadores como un informe breve y moderado.[39] A fin de controlarle, se mantuvo una estrecha vigilancia sobre el séquito del César; además, los militares más influyentes como Arrio Varo, praefectus praetorio, o Antonio Primo, comandante de los efectivos del emperador en Bedriacum, fueron enviados a peligrosas misiones en provincias lejanas y sustituidos por hombres fácilmente controlables como Arrecino Clemente.[38]

Al igual que había hecho con sus ambiciones políticas, Muciano hundió las aspiraciones militares del joven. El Año de los cuatro emperadores había causado una gran inestabilidad en las provincias, conduciendo a una serie de rebeliones lideradas por regímenes locales; en la Galia, comandados por Cayo Julio Civilis, los batavios, efectivos auxiliares de las legiones del Rin, desertaron y se unieron a los tréveres de Julio Clásico. Desde la capital se enviaron siete legiones comandadas por el cuñado del emperador, Quinto Petilio Cerial, que sometió rápidamente a los sediciosos. A pesar de ello, Muciano se vio forzado a marchar con sus propias tropas a la zona afectada a consecuencia de los exagerados informes que había recibido. El César trató entonces de alcanzar una reputación como militar, para lo que se unió a los oficiales con la esperanza de que se le concediera el mando de una legión. Tácito escribe que Muciano no confiaba en Domiciano, si bien prefería que permaneciera cerca de él, en dónde pudiera controlarle, en lugar de en Roma.[40] Cuando llegaron las noticias de la victoria de Cerial, Muciano intentó disuadir al hijo de su aliado de perseguir la fama militar.[41] Sin embargo, Domiciano decidió escribir directamente a Cerial, al que sugirió que le traspasase el mando del ejército. Advertido por Muciano, este le volvió a rechazar.[42] La llegada de su padre a la ciudad le apartó definitivamente de la política. Pasó los años siguientes dedicándose a las artes y a la literatura.[42]

Matrimonio

Busto de Domicia Longina, esposa de Domiciano. Nótese el peculiar peinado, muy popular durante el gobierno de la Dinastía Flavia.

Fracasada su carrera política y militar, el futuro emperador centró su atención en los asuntos que afectaban a su vida doméstica. Vespasiano intentó concertar un matrimonio entre su hijo menor y la hija de Tito, Julia Flavia.[43] Sin embargo, éste estaba tan profundamente enamorado de Domicia Longina que logró convencer a su marido, Lucio Elio Lamia, de que se divorciarse con el objeto de poder casarse con ella él mismo.[43] Vespasiano, aunque en un principio se opuso a esta unión, cedió al ver lo beneficiosa que era para ambas familias. Longina era hija de Corbulo, un militar competente y político respetado, que fue asesinado por órdenes de Nerón tras el fracaso de la Conspiración de Pisón. A través de este matrimonio no sólo se restablecían las conexiones con la oposición senatorial, sino que también se reforzaba la campaña propagandística que trataba de ocultar el éxito experimentado por la carrera política de Vespasiano durante el reinado del odiado emperador. Los oficiales imperiales manipularon la información a fin de crear unos falsos vínculos con los fallecidos Claudio y Británico. Se rehabilitaron las propiedades de las víctimas de los excesos de Nerón.[44]

Al parecer el matrimonio fue feliz,[45] aunque se vio obligado tolerar constantes acusaciones de adulterio y divorcio.[45] En 73 nacería el único hijo de la pareja, un varón del que se desconoce el nombre fallecido en 81.[46] Jones opina que esta fue la razón por la que en 83 Domiciano exilió a su esposa bajo acusaciones de infertilidad.[47] Sin embargo la haría volver; quizá por amor o con el objeto de acallar los rumores que le relacionaban con su sobrina, Julia Flavia.[48] Se desconoce si tuvo algún hijo ilegítimo, más nunca se volvió a casar. Tras suceder en el trono a su hermano, otorgó a su mujer el título honorífico de Augusta y forzó al Senado a deificar a su hijo. Esta información procede del grabado presente en el reverso de una moneda expedida durante su reinado.[49]

Heredero de carácter formal. Ascenso al trono

Triunfo de Tito, por Sir Lawrence Alma-Tadema (1885). La pintura describe la procesión triunfal de la Familia Flavia durante el triunfo de Tito. Vespasiano aparece a la cabeza de la familia ataviado de Pontifex Maximus, seguido por Domiciano y Domicia Longina y finalmente por Tito, que porta una regalía religiosa.

En junio de 71, Tito regresó a la capital tras derrotar a los sediciosos que se habían rebelado en Judea. El conflicto se había saldado con la captura o fallecimiento de c. de un millón de personas, de las cuales la mayoría eran judías.[50] Se destruyeron Jerusalén y su templo y se capturó y esclavizó a 100.000 personas.[50] A fin de recompensar su victoria, el Senado concedió a Tito un triunfo; durante la celebración del mismo, los miembros de la Dinastía Flavia se presentaron ante el pueblo romano precedidos por un desfile en el que se exhibía el botín de guerra.[51] A la cabeza de la procesión iban Tito y Vespasiano, seguidos por Domiciano - a lomos de un semental blanco - y el resto de la familia.[52] Tras ejecutar a los líderes de la resistencia judía en el Foro se realizaron sacrificios religiosos en el Templo de Júpiter.[51] A fin de conmemorar la victoria de Tito se ordenó la construcción del Arco de Tito, situado en la entrada sureste del Foro.

El regreso de su hermano puso de manifiesto la insignificancia de Domiciano, tanto militar como políticamente. En su condición de primogénito y merced a su experiencia, Tito fue nombrado cónsul en siete ocasiones, censor en una, y, además, se le concedió la tribunicia potestas y el mando sobre el cuerpo de seguridad imperial, la Guardia Pretoriana; todo ello durante el reinado de su padre.[53] Por otra parte, estas concesiones confirmaban que Tito era el heredero del Imperio.[54] A Domiciano se le concedieron los títulos honoríficos de césar o princeps iuventis, además de varios sacerdocios como el de augur, pontifex, frater arvalis, magister frater arvalium y sacerdos collegiorum omnium,[55] aunque ningún cargo con imperium. Ejerció un consulado ordinario en 73 y cinco consulados suffectus en 71, 75, 76, 77 y 79, sustituyendo casi siempre en el puesto a su padre o a su hermano a mediados de enero. Durante los reinados de ambos no obtuvo ningún cargo público de importancia.[55] Por otro lado, y si bien sus cargos eran más formales que materiales, esos puestos sirvieron sin duda para que Domiciano adquiriese una valiosa experiencia tratando con el Senado.[56] Muciano, estrecho colaborador de su padre durante el año de los cuatro emperadores, desapareció completamente de la vida pública y es probable que muriera en 75/7.[57] El verdadero poder se concentró en manos de Vespasiano, Tito, y sus aliados políticos; el Senado se mantuvo como una falsa fachada de democracia.[58]

La eficacia de Tito como «co-emperador» de su padre garantizó que tras la muerte de este último (23 de junio de 79)[59] se produjera una sucesión pacífica y con pocos cambios. Tito aseguró a su hermano que sería designado para desempeñar cargos de importancia durante su reinado, aunque no le invistió con el poder tribunicio ni le concedió ningún cargo con imperium.[60] De todas formas, si bien Tito pudo haber tenido en mente otorgar a su hermano cargos públicos de importancia, varios sucesos ocurridos durante el transcurso de su reinado requirieron toda su atención. El 24 de agosto de 79 el Vesubio entró en erupción,[61] enterrando bajo metros de ceniza y lava las ciudades de Pompeya y Herculano. Al año siguiente estalló un incendio en la capital que dañó una parte importante de los edificios públicos.[62]

Por todo ello, Tito pasó gran parte de su reinado tratando de restaurar las propiedades de las víctimas. El 13 de septiembre del 81, tras dos años en el trono, el hermano de Domiciano falleció a causa de unas fiebres que contrajo durante un viaje que realizó al territorio de los sabinos.[63]

Las fuentes clásicas implican a Domiciano en esta muerte, acusándolo directamente de asesinato,[64] o afirmando que abandonó a su hermano cuando éste se encontraba muy enfermo a fin de que muriera.[52] [65] La veracidad de estas historias, sobre todo considerando la subjetividad de las fuentes contemporáneas, es difícil de evaluar.[65] Es muy probable que el afecto fraternal fuera mínimo, hecho nada sorprendente, ya que apenas se conocían entre ellos.[60] Independientemente de la naturaleza de esta relación, Domiciano nunca mostró mucha preocupación por su hermano moribundo.

Un día después del fallecimiento de Tito, el Senado proclamó emperador a Domiciano y le concedió la tribunicia potestas, el cargo de pontifex maximus, y los títulos de augusto y pater patriae.

Emperador

Administración

Busto de Domiciano como emperador con la corona cívica. Museo del Louvre (París).

Como emperador, Domiciano puso pronto fin a la falsa fachada de democracia republicana establecida por su padre y estimulada durante el reinado de su hermano.[66] Hizo del Senado una institución obsoleta al concentrar en sus manos los poderes gubernamentales. En su opinión el Imperio debía ser gobernado por una monarquía divina dirigida por él, un déspota benevolente.[66] Al margen de su poder político, estima que su papel como emperador abarca los aspectos de la vida cotidiana de la sociedad romana. Constituye el referente cultural, así como la autoridad moral.[67] Al embarcarse en una serie de ambiciosos proyectos económicos, militares y culturales destinados a restablecer la gloria que experimentó el Imperio durante el reinado del emperador César Augusto,[68] señaló el camino hacia una nueva época de prosperidad imperial dirigida por el gobierno de los Cinco Buenos Emperadores.

A pesar de sus revolucionarios proyectos, estaba determinado a gobernar el Imperio concienzuda y escrupulosamente; de este modo se implicó personalmente en todas las ramas de la administración imperial.[69] Los edictos publicados durante su reinado afectaban a los aspectos más íntimos de la vida privada de los romanos, mientras que los impuestos, las leyes y la moral pública se aplicaron de manera rigurosa. Según Suetonio, la burocracia imperial jamás se desempeñó de manera tan eficiente como durante su periodo como emperador; su opresiva exigencia y su predisposición a la sospecha llevaron a los niveles más bajos de la historia en cuanto a corrupción entre los gobernadores provinciales y los funcionarios electos.[70] Entre los ejemplos de celo por el control gubernamental en las provincias se encuentra el proceso contra el procónsul Baebius Massa, gobernador de la provincia Bética, quien según Plinio el Joven, fue acusado de concusión durante el reinado de Domiciano.

Aunque no atacara al Senado de manera expresa, los integrantes de la cámara consideraban indigna la posición a la que habían sido relegados por la política del emperador. En cuanto a los cargos públicos, no hubo casi ningún tipo de favoritismo por motivos familiares, sino que se distribuyeron entre sus hombres de confianza; de ese modo rompía con la política nepotista practicada por Tito y Vespasiano.[71] A la hora de asignar los oficios valoraba por encima de todo la lealtad y la maleabilidad, cualidades que encontró más entre los hombres pertenecientes al ordo equester que entre los senadores o sus familiares, de los que desconfiaba y a los que destituía si no estaban de acuerdo con la política imperial.[72]

Su autocracia se acentuó con el hecho de que permaneció largos períodos fuera de la capital, comparables a los de Tiberio en Capri o Rodas.[73] A pesar de que el poder del Senado ya había disminuido considerablemente tras la caída del orden republicano, durante el reinado de Domiciano el poder central no parecía siquiera encontrarse en la capital imperial, sino en el lugar en el que él se encontrara.[66] De hecho, los miembros de la corte imperial habitaron en Alba o Circeo hasta que se completó la construcción del Palacio Flavio, emplazado en la Colina Palatina. El emperador viajó por todas las provincias occidentales del Imperio, permaneciendo tres años en Germania e Iliria; desde estas provincias combatió a las tribus que amenazaban sus territorios.[74]

Economía

Tras su ascenso al trono, Domiciano revaluó la moneda al aumentar en un 12% el contenido de plata de cada denarius. Esta moneda conmemora la deificación de su hijo, fallecido en c. 81.

La tendencia a la microgestión del emperador se hizo evidente en su política financiera. Aunque la cuestión de si Domiciano dejó la economía imperial con deuda o superávit ha sido intensamente debatida, la mayoría de las evidencias apuntan a una economía relativamente equilibrada durante la mayor parte de su reinado.[75] A su ascenso al trono revalorizó la moneda al aumentar en un 12% el contenido de plata presente en el denario; no obstante, una crisis en 85 forzó la devaluación de la divisa, que alcanzó el nivel establecido por Nerón en 65. Aún así, su valor se conservó por encima del nivel mantenido durante los reinados de Vespasiano y Tito, y la estricta política fiscal de Domiciano aseguró que dicho estándar se sostuviese los siguientes once años.[76] Las monedas acuñadas durante su reinado manifiestan un considerable grado de calidad, incluyendo una meticulosa atención a la hora de citar los títulos del emperador y un gran cuidado en los retratos integrados en el reverso de dichas monedas, que constituían refinadas obras de arte.[76]

Jones establece que durante esta época los ingresos anuales de la administración imperial alcanzaban los 1.200 millones de sestertii, más de un tercio de los cuales se destinaban a costear el mantenimiento del ejército.[75] Gran parte de este dinero subvencionó la reconstrucción de la capital imperial, cuyos dañados edificios habían sufrido el Incendio de 64, el Año de los Cuatro Emperadores (69), y la Erupción del Vesubio (79).[77] Más allá de un plan de reformas, los proyectos urbanísticos de Domiciano estaban destinados a renovar el capital cultural del Imperio. Durante su reinado se erigieron o completaron más de cincuenta nuevas estructuras número sólo superado por los construidos bajo la administración de Augusto.[77] Entre estas nuevas edificaciones destacan un odeón, un estadio, y un imponente palacio construido por el maestro arquitecto Rabirio; esta suntuosa construcción, emplazada en la Colina Palatina, será conocida como el Palacio Flavio.[78] Restauró el Templo de Júpiter, cuyo techo revistió de oro. Completó el Templo de Vespasiano y Tito, el Arco de Tito y el Anfiteatro Flavio; a esta estructura añadió un cuarto nivel y el acabado de la zona interior en las que se sentaba el público.[79]

A fin de contentar a la plebe la administración imperial invirtió c. de 135 millones de sestertii en donativos o congiariae.[80] Se resucitaron los banquetes públicos, degradados a simples distribuciones de alimentos durante el reinado de Nerón, y se asignaron grandes cantidades de dinero a los juegos y espectáculos. En 86 se crearon los Juegos Capitolinos, un evento deportivo celebrado cada cuatro años y que integraba competiciones atléticas, carreras de carros y concursos musicales e interpretativos.[81] El emperador subvencionó los viajes que desde cualquier parte del Imperio efectuaban los competidores, y costeó los premios. Se introdujeron innovaciones en el programa de entretenimientos; tales como las simulaciones de enfrentamientos navales, las batallas nocturnas y los combates de gladiadores protagonizados por mujeres y enanos.[82] En las competiciones de carros se añadieron dos nuevas facciones, la de los oros y la de los púrpuras.

Aspectos militares

Reconstrucción de una de las atalayas del Limes Germanicus. Lo más significativo de la política militar de Domiciano fue la expansión y mejora de las defensas fronterizas.

Las campañas militares que tuvieron lugar durante su reinado fueron de naturaleza defensiva, pues el emperador rechazaba la idea de la guerra expansionista.[83] Militarmente su aportación más importante fue el desarrollo del Limes Germanicus, una vasta red de caminos, fortalezas y torres de vigilancia construidas a lo largo del Rin a fin de defender el Imperio.[84] Se libraron importantes conflictos; en la Galia contra los chatti, y en la frontera del Danubio contra los suevos, sármatas y dacios. La conquista de Britania continuó bajo el mando de Cneo Julio Agrícola, un competente general que logró conquistar el territorio de Caledonia, correspondiente a la moderna Escocia.[85] En 82 se fundó una nueva legión a fin de combatir a los chatti, la I Minervia.[86]

Administró el ejército como había hecho con el resto de ramas gubernamentales, con una incómoda y constante intervención. Sin embargo, su falta de competencia como estratega militar se convirtió en blanco de las críticas de sus contemporáneos.[83] Reclamó varios triunfos, entre el que destaca el celebrado con el objeto de celebrar la victoria sobre los chatti. No obstante, dichos triunfos constituyen simples maniobras propagandísticas cimentadas sobre ficticias victorias en conflictos que no habían llegado a su término. Tácito los cataloga como «simulacros de triunfos», y efectúa una dura crítica sobre la decisión del emperador de retirar los efectivos estacionados en Gran Bretaña.[87] [88] A pesar de todo, se hizo considerablemente popular entre los soldados tras permanecer junto a ellos tres años de campaña y aumentar un tercio su salario.[89] [84] Mientras sus oficiales sí que pudieron desaprobar sus decisiones tácticas, la lealtad que su figura ejercía en el soldado raso era incuestionable.[90]

Campaña contra los catos

Cuando ascendió al trono, el emperador trató de labrarse la reputación como militar que no había podido conseguir hasta entonces. A principios de 82/3 se desplazó a la Galia con la pretensión de renovar el censo; sin embargo, a su llegada ordenó al ejército iniciar una campaña contra los catos.[91] Se fundó la Legio I Minervia a fin de combatir a esta tribu bárbara; sus hombres construyeron más de 75 kilómetros de carreteras para descubrir los lugares donde se ocultaba el enemigo.[86] Aunque ha sobrevivido poca información acerca del conflicto, la rápida vuelta del emperador a la capital apunta a que los romanos alcanzaron una rápida victoria. Se organizó un elaborado triunfo en su honor y él mismo se otorgó el título de Germánico.[92] Los escritores antiguos desprecian esta supuesta victoria, a la que describen como una campaña «fuera de lugar»,[93] de la que deriva un «simulacro de triunfo».[87] El importante papel que esta tribu desempeñó en la revuelta de Saturnino es síntoma de lo espurio de la campaña.[84]

Conquista de Britania
Artículo principal: Conquista romana de Britania
Estatua de Cneo Julio Agrícola en Bath.

Tácito, a través de la biografía de Agrícola, su suegro, confeccionó el informe militar más detallado del Periodo Flavio. El historiador dedica gran parte de la obra a la campaña que lideró éste en Britania (7784).[84] A su llegada a la isla (77/8), Agrícola lideró una campaña en Caledonia, en la moderna Escocia.

En 82, el comandante romano alcanzó territorios y combatió a tribus hasta entonces desconocidos para su nación.[94] Tácito escribe que su administración fortificó la costa orientada hacia Irlanda y que su suegro afirmaba a menudo que se podía tomar la isla con una sola legión reforzada por un destacamento de auxiliares.[95] Agrícola refugió a un monarca irlandés exiliado por su pueblo a fin de usarle como excusa para tomar la isla. Aunque dicha conquista nunca tuvo lugar, ciertos historiadores - como Vittorio Di Martino - defienden que las tropas romanas penetraron en ese territorio durante una misión de exploración a pequeña escala o, en su defecto, una expedición de castigo.[96] Al año siguiente Agrícola formó una flota y avanzó allende Forth, río ubicado en Caledonia. A fin de ofrecer una firme cobertura defensiva al avance se construyó la enorme fortaleza de Inchtuthil.[95] En el verano de 84 el comandante romano se enfrentó a las fuerzas caledonias lideradas por Calgaco en la Batalla del Monte Graupio.[97] Aunque los romanos infligieron una aplastante derrota a las fuerzas indígenas, dos terceras partes de las huestes caledonias lograron escapar y esconderse en los pantanos escoceses y en las highlands. Este ejército sería el que a la postre impidió que Agrícola tomara toda la isla bajo su control.[95]

En 85 Domiciano decidió llamar a Roma a Agrícola, quien había servido más de seis años como gobernador de la isla, más que cualquier legatus consularis ordinario de la Época Flavia.[95] Tácito afirma en la obra que dedicó a su suegro que el motivo por el cual este había vuelto a ser llamado a la capital imperial era que sus victorias hacían sombra a los modestos triunfos que había obtenido el emperador en Germania.[87] La relación entre Agrícola y Domiciano no está clara: por un lado el primero fue recompensado con honores triunfales y en su honor se erigió una estatua; por otro nunca pudo volver a ejercer cargo público alguno, a pesar de su experiencia y su fama. Aunque se le ofreció el gobierno de la provincia de África, Agrícola se negó; quizá a consecuencia de su mala salud o, tal como escribe Tácito, por temor a las maquinaciones del emperador.[98] Poco después de que Agrícola regresara a Roma el Imperio romano entró en guerra en Oriente con el Reino de Dacia. A medida que se fueron requiriendo refuerzos en el este, Domiciano comenzó a retirar a las legiones que estaban desplegadas en suelo britano. Se desmanteló la fortaleza de Inchtuthil y se abandonaron los fuertes y demás fortificaciones de Caledonia; además, se desplazó la frontera romana 120 kilómetros al sur.[99] Es posible que los mansos militares echasen en cara a Domiciano su decisión de retirarse, pero para él los territorios caledonios no suponían más que una pérdida de dinero para el Erario.[84]

Guerras Dacias
Artículo principal: Guerras Dacias
La provincia romana de Dacia (el área señalada en rojo), tras la conquista de Trajano de 106. A la derecha de la imagen se encuentra el Mar Negro.

La amenaza más peligrosa a la que el Imperio tuvo que hacer frente durante el reinado de Domiciano tenía su origen en el norte de Iliria, donde suevos, sármatas y dacios realizaban continuas incursiones sobre los asentamientos romanos ubicados a orillas del Danubio. De estos pueblos, los más poderosos eran los sármatas y los dacios. Liderados por su rey, estos últimos cruzaron el Danubio y se internaron en la provincia de Mesia, sembrando el caos a su paso (84/5) y asesinando brutalmente al gobernador, Sabino.[100] El emperador se trasladó de inmediato a la provincia a la cabeza de un ejército; aunque en la práctica delegó el mando en su praefectus Fusco, quien, a mediados del año 85, logró hacer retroceder a los dacios hasta su territorio. El emperador regresó a la capital imperial a fin de celebrar su segundo triunfo.[101] Sin embargo, la victoria no sería definitiva ya que, a principios del año 86, Fusco se embarcó en una fatídica expedición en territorio dacio, de la que derivó la completa destrucción de la Legio V Alaudae en Tapae. El praefectus fue asesinado y el aquila de la Guardia Pretoriana, robada.[102]

El emperador regresó a Mesia en agosto del año 86. Una vez ahí dividió la provincia en Baja y Alta Mesia y trasladó tres nuevas legiones a la frontera del Danubio. Liderados por Tetio Juliano, los romanos volvieron a invadir Dacia en 87, y consiguieron derrotar a Decébalo en el mismo lugar donde Fusco había sido derrotado (88).[103] Sin embargo, la situación se complicó cuando los dacios consiguieron derrotar a los romanos en Sarmizegetusa, y los germanos devastaron la frontera alemana. A fin de evitar un conflicto en dos frentes, el emperador llegó a un acuerdo con el monarca dacio para la firma de un tratado de paz por el cual se permitiría el libre acceso de efectivos romanos a través de territorio dacio a cambio de una retribución anual de ocho millones de sestertii para Decébalo.[73] Los escritores contemporáneos se mostraron inflexiblemente críticos con el documento, que consideraban vergonzoso para los romanos y al que criticaban que no contemplase cláusula alguna que sancionara a los asesinos de Fusco y Sabino.[104] Durante el resto del reinado de Domiciano, el territorio dacio se mantuvo relativamente pacífico como reino cliente del Imperio; sin embargo, Decébalo invirtió el dinero romano en la construcción de defensas y volvió a desafiar a Roma en ulteriores ocasiones. La victoria decisiva sobre el rebelde monarca dacio no se produciría hasta 106, durante el reinado de Trajano. Aunque el ejército romano sufrió graves pérdidas, el Imperio capturó Sarmizegetusa, y lo más importante, las minas de oro y plata localizadas allí.[105]

Política religiosa

Aureus romano expedido durante el reinado de Domiciano. El reverso contiene el grabado de la diosa Minerva, deidad favorita del emperador que apareció en numerosas clases de monedas emitidas por su administración. Esta moneda representa a la diosa avanzando con jabalina y escudo en mano.

Domiciano creía firmemente en la religión romana tradicional; dirigió una intensa política con el objeto de resucitar las antiguas costumbres y restablecer la moral romana. A fin de justificar la divina posición de la Dinastía Flavia, enfatizó las ficticias conexiones con la deidad romana más importante, Júpiter.[67] Se restauró el Templo de Júpiter de la Colina Capitolina y se construyó una pequeña capilla dedicada a Jupiter Conservator en las inmediaciones del edificio donde se escondió el emperador el 20 de diciembre de 69. A finales de su reinado el edificio sería ampliado y consagrado a Jupiter Custos.[106] Sin embargo, la deidad favorita del emperador era Minerva.[107] No sólo mantuvo un santuario dedicado a ella en su dormitorio, sino que ordenó a su administración que la diosa apareciera de manera regular en sus monedas. Además, en su honor se fundó la Legio I Minervia.[108] Domiciano también resucitó la práctica del culto imperial, caída en desuso durante el reinado de Vespasiano; además, se confirieron honores a su hermano y se completó el Templo de Vespasiano y Tito, dedicado a su padre y hermano.[79] A fin de estimular la memoria de los triunfos de los flavios, se construyeron el Templum Divorum y el Templum Fortuna Redux y se finalizó el Arco de Tito.

Los proyectos de construcción constituyen la parte más ostensible de la política religiosa efectiva durante su reinado, aunque el emperador también se preocupó en hacer que se cumpliera la ley religiosa y la moral pública. En 85 se designó a si mismo censor perpetuo, magistratura responsable de supervisar la moral y conducta romana.[109] De nuevo, el emperador desempeñó las responsabilidades derivadas de su cargo con gran diligencia. Se restauró la cuestor por actuar y bailar.[110] Se persiguió despiadadamente la corrupción existente entre los funcionarios públicos a través de la eliminación de jurados que habían aceptado sobornos y la derogación de leyes cuando se sospechaba la existencia de un conflicto de intereses.[70] Castigó con el exilio o el asesinato a los autores de escritos difamatorios, especialmente cuando dichos escritos iban dirigidos contra él.[69] Se controlaba opresivamente a los actores a consecuencia de que sus actuaciones podían ser objeto de sátiras dirigidas a desprestigiar al emperador. En consecuencia, se prohibieron las apariciones públicas de los mimos. En 87 se descubrió que las vírgenes vestales habían roto su voto de castidad durante su época al servicio del Imperio; debido a que estas eran consideradas hijas de la comunidad, esta ofensa constituía en esencia un incesto. Jones afirma que se condenó a muerte a los implicados en el delito y se quemó vivas a las vestales.[111] [112]

Las religiones extranjeras se toleraban en la medida que no interfirieran en el orden público y que pudieran ser asimiladas a la tradicional religión romana. Durante el reinado de la Dinastía Flavia creció el culto a las distintas deidades egipcias de un modo que no volvería a verse hasta el inicio del reinado de Cómodo. Entre las deidades veneradas destacan Serapis e Isis, identificadas con Júpiter y Minerva respectivamente.[108] Una tradición basada en los escritos de Eusebio de Cesárea defiende que cristianos y judíos fueron implacablemente perseguidos a finales de su reinado.[113] [114] Algunos historiadores actuales señalan que no existen pruebas suficientes de una verdadera opresión religiosa ejercida durante su reinado.[115] [116] Aunque los judíos fueron fuertemente gravados con impuestos, ninguna fuente contemporánea pone de manifiesto la existencia de juicios o ejecuciones basados en ofensas religiosas de esta naturaleza. Sin embargo, muchos eruditos defienden la teoría de que el Apocalipsis fue escrito durante el reinado de Domiciano como reacción a la intolerancia religiosa del emperador.[117] Mientras que el emperador se hacía llamar "señor y dios Domiciano", el Apocalipsis responde "ego sum Alpha et Omega principium et finis dicit Dominus Deus" ("Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor Dios -Ap. 1, 8-), es decir, que hay un solo Señor. La tensión también se manifiesta en grafitos de la época, como el conocido Grafito de Alexámenos descubierto en el Palatino, que sugiere la representación en sorna de un cristiano adorando a un asno crucificado.

El destierro de Juan el Apóstol desde Éfeso a la isla de Patmos (donde según la tradición de Ireneo de Lyon (Adv. haer. 5.30.3) fue escrito el Libro del Apocalipsis), y la ejecución de T. Flavio Clemente no pueden considerarse precisamente ejemplos de libertad religiosa. Según el historiador Dión Casio,[118] Flavio Clemente y su esposa Domitila fueron acusados de ateísmo y condenados: Clemente fue ejecutado y Domitila desterrada a Pandateria. Es bien conocido que, en la historia del Imperio Romano, la acusación de "ateísmo" refería con frecuencia la negación a adorar a los dioses romanos en general y a reconocer el origen divino del emperador en particular. Según el Acta de los santos Nereo y Aquileo, Domitila y estos dos servidores suyos fueron exiliados, siendo los servidores decapitados y ella quemada. Un historiador contemporáneo señala: "quizá unos pocos cristianos se encontraban entre aquellos ejecutados o desterrados durante la década de 90: esto difícilmente constituye una persecución".[119] Sin duda, la documentación histórica puede parecer suficiente para unos e insuficiente para otros. También es claro que, tanto bajo Nerón como bajo Domiciano, no hubo necesidad de legislación especial para perseguir.[120] Sin embargo, cabe en primer término cuestionar cuántas muertes -cualquiera sea la religión que se profese- se requieren para configurar una persecución; y, en segundo término, qué razones podrían mover a los cristianos de fines del siglo I y principios del siglo II a faltar a la verdad en su testimonio de haber sido duramente perseguidos por Domiciano y, por otra parte, declarar que no lo fueron por otros emperadores romanos (v.gr. Galba, Vespasiano, Nerva, etc.).[121]

Oposición

Revuelta de Saturnino
Estatua de Domiciano como emperador. Museos Vaticanos (Roma).

El 1 de enero de 89, Lucio Antonio Saturnino, gobernador de Germania Superior, y las dos legiones estacionadas en Mogontiacum (Maguncia), la XIV Gemina y la XXI Rapax, se rebelaron contra el Imperio con la ayuda de los chatii.[90] Se desconocen las causas de la revuelta, aunque al parecer fue organizada con gran antelación. Los oficiales senatoriales despreciaban las estrategias militares de su emperador: su decisión de fortificar la frontera germana en lugar de atacar a las belicosas tribus que la habitaban, su reciente retirada de Britania, y su acuerdo de paz con Decébalo.[122] En cualquier caso, la revuelta se limitaba de estrictamente a la provincia de Saturnino; aunque la noticia del levantamiento rebelde pronto se conoció en los territorios vecinos. Asistido por el procurator de Recia, Norbano, se trasladó a la provincia el gobernador de Germania Inferior, Lapio Máximo. Trajano acudió desde Hispania y el propio Domiciano inició su marcha a la cabeza de los pretorianos. La suerte hizo que un deshielo evitara que los chatii cruzaran el Rin a fin de acudir en ayuda de Saturnino.[93] En 24 días los rebeldes fueron aplastados y sus líderes cruelmente castigados. Se enviaron a Iliria las legiones de Saturnino, mientras que las que las habían derrotado fueron generosamente recompensadas

Lapio Máximo recibió el gobierno de la provincia de Siria, un consulado en mayo de 95, y un sacerdocio todavía ejercido en 102. Quizá Norbano fuera nombrado praefectus de Egipto, pero lo más probable es que alcanzara la prefectura pretoriana en 94, con Tito Petronio Segundo como colega.[123] El emperador inició el año siguiente con un consulado compartido con Nerva, lo que sugiere que este último desempeñó un papel importante en el descubrimiento de la conspiración; quizá de manera similar a lo que hizo con la Conspiración de Pisón durante el reinado de Nerón. Aunque poco se conoce acerca de su carrera antes de su adhesión al trono, Nerva se muestra como un político diplomático y maleable, capaz de sobrevivir a numerosos cambios de gobierno; el sucesor de Domiciano fue uno de los asesores de mayor confianza de los Flavios.[124] Su consulado parece estar encauzado a mostrar la estabilidad de su régimen.[125] Tras la supresión de la revuelta, el Imperio volvió a estar en orden.

Relaciones con el Senado

Desde la caída del orden republicano, la autoridad del Senado se había visto muy mermada bajo el régimen gubernamental establecido por Augusto, conocido comúnmente con el nombre de Principado. Esta forma de gobernar permitía la existencia de un régimen autocrático de facto al tiempo que mantenía los aspectos formales del sistema republicano. La mayor parte de los emperadores estimularon esta falsa fachada democrática al tiempo que se aseguraron su reconocimiento como monarcas («princeps») entre los senadores. Sin embargo, Domiciano y otros emperadores no se valieron de la diplomacia a fin de alcanzar este reconocimiento, sino que emplearon la fuerza. El propio Domiciano había dado muestras de su autocracia nada más ascender al trono; no gustaba de los aristócratas y no tenía miedo en mostrarlo. Su gobierno supone la total anulación del poder del Senado, pues sus decisiones se basan en los consejos de un pequeño grupo de asesores y caballeros a los que se otorgó el control de importantes magistraturas estatales.[126] Por otro lado, tras el asesinato de Domiciano los senadores de Roma se apresuraron a reunirse para aprobar una moción de condena de la memoria.[127]

No obstante, trató de realizar alguna concesión al Senado. Considerando que durante los reinados de su padre y su hermano se concentró el poder consular en manos de la Familia Flavia, el emperador admitió un número sorprendentemente considerable de opositores provincianos al consulado; siempre y cuando él abriera cada año como cónsul ordinario.[128] A pesar de ello, no se ha determinado si esto constituye un verdadero intento de reconciliarse con las facciones hostiles del Senado. Es probable que, al ofrecer el consulado a opositores potenciales pretendiera ponerles en peligro a ojos de sus partidarios. Cuando la gestión de sus enemigos no era impecable, eran exiliados o ejecutados y sus bienes confiscados.[126]

Y con frecuencia exclamaba: ¡Qué miserable condición la de los príncipes! No se les cree acerca de las conspiraciones de sus enemigos hasta que son asesinados.[20]

Tanto Tácito como Suetonio mencionan en sus obras una escalada de persecuciones hacia el final de su reinado. Ambos historiadores identifican el momento crítico de estas persecuciones en algún punto entre el 89, año de la supresión de la revuelta de Saturnino, y el 93.[129] [130] Se condenó a muerte al menos a veinte opositores políticos e ideológicos,[131] entre los que se encuentran el marido de Domicia Longina, Lucio Elio Lamia, y tres miembros de la familia imperial, Tito Flavio Sabino, Tito Flavio Clemente y Marco Arrecino Clemente.[132] El hecho de que algunos de estos hombres fueran asesinados en 83/5 desacreditan la parte de la obra de Tácito en la que el historiador da testimonio de la existencia de un «reino del terror» a finales de su reinado. Según Suetonio, aquellos de los que sospechaba el emperador eran declarados culpables de corrupción o de traición.

Jones compara las ejecuciones que ordenó Domiciano con las que se llevaron a cabo durante el reinado del emperador Claudio (4155), haciendo hincapié en el hecho de que, aunque Claudio asesinara a 35 senadores y a 300 miembros del ordo equester, fue deificado por el Senado y aún se le recuerda como uno de los mejores emperadores de la historia del Imperio romano.[133] Domiciano, aunque incapaz de obtener el apoyo de la aristocracia, trató de neutralizar la oposición procedente de las facciones senatoriales hostiles a través de diversos nombramientos consulares. Su autocrático estilo de gobierno acentuó la pérdida de poder senatorial. Por otra parte, su ecuánime trato tanto al patriciado como a la realeza le valió el desprecio del pueblo.[133]

Muerte

Asesinato

Según Suetonio, el emperador adoraba a Minerva como su protectora con supersticiosa veneración. Se dice que en un sueño le abandonó poco antes de su asesinato.

El emperador fue asesinado el 18 de septiembre de 96 a consecuencia de una conspiración palaciega urdida por una serie de oficiales de la corte.[134] Suetonio ofrece una detallada descripción del homicidio, afirmando que el líder de los conspiradores era el chambelán imperial Partenio. Este oficial se había enemistado con el emperador a consecuencia de la ejecución de su secretario Epafrodito.[135] Los autores materiales del crimen fueron un liberto de Partenio, llamado Máximo, y Esteban, mayordomo de la sobrina del emperador, Flavia Domitila. No se ha determinado con total certeza la participación de la Guardia Pretoriana, liderada por Norbano y Petronio Segundo; de entre ellos, se sabe que este último tenía conocimiento del complot.[136] La Historia romana de Dión Casio, escrita casi cien años después del delito, cita a Domicia Longina entre los conspiradores. No obstante, la fe y devoción que esta mujer sintió por su marido incluso después de su muerte hace que su participación en la conjura sea muy poco probable.[137]

Dión sugiere que el asesinato fue un acto improvisado.[138] Sin embargo, los escritos de Suetonio implican la existencia de una conspiración bien organizada. La víspera del ataque, Esteban fingió una lesión a fin de poder llevar una daga debajo de las vendas con las que se cubría la ficticia herida.[139] El día del asesinato se cerraron las puertas de los cuartos de los sirvientes imperiales. El personal del emperador se llevó la espada que éste ocultaba debajo de su almohada.[139] A consecuencia de una predicción astrológica, el emperador creía que moriría a mediodía. El día señalado por el astrólogo, preguntó a un mancebo la hora; el muchacho, incluido en el complot, le respondió que era más de mediodía.[140] Aliviado, el emperador se dirigió a su escritorio donde tenía planeado firmar algunos decretos; de repente, Esteban se le aproximó:

He aquí lo que se supo acerca de esta conjuración y de la manera cómo pereció Domiciano. No sabiendo los conjurados dónde ni cómo lo atacarían, si en la mesa o en el baño, Esteban, intendente de Domitila, acusado entonces de malversación, les ofreció sus consejos y su brazo. Para evitar sospechas, fingió tener una herida en el brazo izquierdo, y lo llevó durante muchos días rodeado de lana y vendajes. Llegado el momento, ocultó en él un puñal, e hizo pedir una audiencia al emperador para denunciarle una conspiración. Introducido en su cámara, mientras Domiciano leía con espanto el escrito que acababa de entregarle, lo hirió en el bajo vientre. Herido el emperador, trató de defenderse, cuando Clodiano, legionario distinguido, Máximo, liberto de Partenio, Saturio, decurión de los cubicularios, y algunos gladiadores, cayeron sobre él y le dieron siete puñaladas.[139]

Esteban y el emperador continuarían combatiendo en el suelo hasta que el resto de conspiradores consiguieron dominarle y asestarle varias puñaladas. Sólo un mes antes de que se produjera su 45º cumpleaños, Domiciano murió; sin ceremonia alguna se arrastró su cuerpo y se cremó el cadáver. Consumido el fuego se mezclaron sus cenizas con las de su sobrina Julia, depositadas en el Templo Flavio.[139] Suetonio atestigua la existencia de una serie de presagios que habían predicho su muerte.[107] Varios días antes Minerva se le había aparecido en sueño anunciándole que Júpiter le había desarmado y que ya no sería capaz de protegerle.[107]

Sabedores los complotados de la afición de Domiciano por los oráculos y predicciones, utilizaron ese carácter del emperador para el triunfo del complot que terminó con su vida. Puede considerarse éste un caso de "profecía autocumplidora", en el cual una creencia negativa sobre el futuro conduce a que suceda lo que tanto se teme.

Busto del emperador Nerva. Según ciertos historiadores tomó parte o tuvo conocimiento de la conspiración contra Domiciano. Inmediatamente después del asesinato fue proclamado emperador del Senado.

Sucesión y consecuencias

Según el Fasti Ostienses,[141] el Senado proclamó emperador a Nerva el mismo día del asesinato de Domiciano.[142] El hecho de que en ese momento fuera considerado un sucesor inapropiado al trono ha dado pie a diversos autores a especular acerca de su participación en el homicidio.[143] [144] Dión Casio afirma que antes de cometer el crimen, los conspiradores debatieron cual sería el sustituto del último Flavio; Nerva fue uno de ellos, no sólo a causa de sus dotes administrativas, sino también porque el emperador sospechaba de él, haciendo que no tuviera nada que perder si tomaba parte en el complot.[145] Si bien nunca se ha confirmado su participación en el homicidio,[146] Murison —entre otros— sostiene que fue proclamado emperador unas horas después de conocer la noticia y exclusivamente por iniciativa de los senadores.[142] Aunque es factible, no parece que participara en la conjura.[147]

Tras el nombramiento de Nerva como emperador, el Senado emitió un damnatio memoriae (literalmente, «daño a la memoria póstuma») sobre Domiciano:[127] sus monedas y estatuas fueron fundidas, sus arcos derribados y su nombre eliminado de todos los registros públicos.[148] [149] Domiciano es el único emperador sobre el que se emitió de manera oficial un damnatio memoriae, aunque se pudo imponer de facto sobre otros. La mayoría de sus retratos fueron restaurados a fin de que representaran al nuevo emperador; de este modo se impulsaba la producción de nuevos cuadros al tiempo que se eliminaba el material sobre el que pesaba la condena senatorial.[150] Casi todas las estatuas que han llegado hasta nuestros días se hallaron en las provincias imperiales. El Palacio Flavio pasó a llamarse la «Casa del Pueblo»; Nerva se trasladó a vivir a la antigua residencia de Domiciano, ubicada en los Jardines de Salustio'.[151]

Aunque la sucesión se efectuó de manera muy rápida, se mantuvo latente el apoyo de las fuerzas armadas al recién fallecido emperador. A su muerte los militares solicitaron su deificación,[148] y a modo de medida compensatoria se demandó la ejecución de los asesinos de Domiciano, a lo que Nerva se negó.[152] Receloso, el emperador sustituyó a Tito Petronio Segundo por Casperio Eliano como praefectus praetorio.[153] El inicio del reinado de Nerva estuvo marcado por la total insatisfacción por el estado de las cosas; en octubre de 97 estallaría una nueva crisis cuando los pretorianos, liderados por Casperio Eliano, asediaron el Palacio Imperial y tomaron al emperador como rehén.[154] Éste se vio obligado a ceder a sus peticiones, a entregar a los responsables por la muerte de Domiciano e incluso a emitir un discurso en el que elogiaba su actitud.[155] Tito Petronio Segundo y Partenio fueron capturados y asesinados. Aunque el emperador salió ileso de su secuestro, éste supuso un durísimo revés a su autoridad.[154] Poco después se anunció la adopción de Trajano y su nombramiento como sucesor al trono.[154] Esta decisión supone para muchos historiadores —como Plinio o Syme— su abdicación.[156] [157]

Legado

Fuentes antiguas

La mala relación que mantenía el emperador con las clases senatorial y aristocrática —con la que la mayor parte de historiadores clásicos mantenían una estrecha relación— determinó a los mismos a ofrecer en sus obras una visión muy desfavorable del último de los Flavios.[127] Por otra parte, historiadores contemporáneos como Plinio, Tácito y Suetonio completaron las obras sobre su reinado después de que este terminara, y tras la emisión del damnatio memoriae. Las obras de algunos poetas cortesanos como Marcial y Estacio constituyen los únicos testimonios escritos durante a su reinado. A pesar de ello, no es sorprendente que, a consecuencia de la posición de los autores de los poemas, dichos escritos sean una mera colección de halagos; de hecho llegan a comparar al emperador con un dios.[158]

La obra que trata de forma más extensa la vida y reinado de Domiciano fue escrita por el historiador Suetonio, que nació durante el reinado del emperador Vespasiano, y publicó sus obras durante el reinado de Adriano (117138). Su De Vita Caesarum constituye la fuente principal de lo que se conoce acerca de su vida; este escrito, aunque predominantemente negativo, no le alaba ni le condena de forma expresa, y de hecho asegura que el aterrador final de su reinado venía precedido por un próspero inicio del mismo.[159] A pesar de todo, la veracidad de esta obra se ve afectada en el momento en que se contradice al presentar al emperador como un hombre moderado al tiempo que como un decadente libertino.[18] Según Suetonio, el interés del emperador por el arte y la literatura era fingido; el historiador afirma que nunca se molestó en conocer a los autores clásicos. Paralelamente, ciertos extractos de la obra describen el interés que sentía el emperador por la expresión epigramática, lo cual sugiere que estaba familiarizado con los clásicos, por lo que existe otra contradicción evidente. Durante su reinado apadrinó a diversos poetas y arquitectos, se fundaron unas «Olimpiadas del Arte» y se restauró la Biblioteca de Roma, gravemente dañada tras un incendio.[18] [160]

A su vez, Suetonio es la fuente de varias de las historias escandalosas surgidas en torno al matrimonio de Domiciano. Según él, Domicia Longina fue exiliada en 83 a consecuencia de la relación extramatrimonial que mantuvo con el famoso actor Paris. Esta obra afirma que cuando el emperador la descubrió, asesinó a Paris en la calle y se divorció de su esposa; se afirma además que tras el exilio de Longina, Domiciano tomó como amante a Julia, quien posteriormente fallecería a causa de un aborto.[45] [161] Levick considera este relato muy poco plausible, y hace hincapié en la existencia de rumores maliciosos en torno a la infidelidad de Domicia en las obras de los escritores post-flavios; de hecho se busca poner de relieve la hipocresía de un monarca que, al tiempo que defendía con ahínco la moral romana, cometía excesos en privado y estaba al frente de una administración corrupta.[162] A pesar de todo, los escritos de Suetonio dominaron la historiografía imperial romana durante siglos.

Aunque considerado el más fiable de los historiadores de la época, la veracidad de los escritos de Tácito que tratan del emperador puede verse distorsionada en la medida que su suegro, Cneo Julio Agrícola, era considerado como un enemigo personal de Domiciano.[163] En la obra que dedica a su suegro, Agricola, Tácito afirma que el emperador le hizo volver de Britania a consecuencia de que sus victorias sobre los caledonios habían puesto de manifiesto su propia incompetencia militar. Por otra parte, diversos autores modernos, como Dorey, sostienen que Agrícola fue un íntimo amigo del emperador y que, con su obra, Tácito trataba únicamente de distanciar a su familia de la fallecida dinastía en el momento en que Nerva accedió al poder.[164] [163] Las Historias de Tácito, así como la obra dedicada a Agrícola fueron escritas y publicadas bajo los reinados de Domiciano, Nerva (9698) y Trajano (98117). Lamentablemente, la parte de las Historias en que se habla acerca de la Dinastía Flavia se ha perdido casi en su totalidad. La opinión del historiador acerca de Domiciano nos ha llegado a través de los breves comentarios presentes en sus cinco primeros libros y en Agricola, libro en el que critica duramente las capacidades militares del emperador. A pesar de todo, Tácito admite abiertamente la deuda que tiene con los los Flavios, quienes le ayudaron a progresar en su carrera pública.[165]

Otros importantes autores del S. IIJuvenal y Plinio— dedican parte de sus escritos a la vida de este emperador. Juvenal, compañero de Tácito, pronunció ante el Senado y Trajano su famoso Panygericus Traiani (100), en el cual exalta la nueva era de libertad que comenzaba, definiendo de ese modo al último de los Flavios como un tirano. Juvenal satiriza cruelmente a su administración en sus Sátiras, en las que describe el entorno del emperador como corrupto, injusto y violento. A consecuencia de ello, los historiadores de finales de siglo heredarían de estos escritores la negativa visión que está presente en sus obras. En el S. III dicha perspectiva fue estimulada a través de los escritos de Eusebio de Cesárea y de otros historiadores eclesiásticos, quienes lo consideran uno de los primeros perseguidores de los cristianos.

Revisionismo moderno

Domiciano vestido de militar. (Vaison-la-Romaine)

Esta visión del reinado de Domiciano se mantuvo hasta los inicios del S. XX, cuando los avances arqueológicos y numismáticos dieron pie a que los expertos volvieran a interesarse por su reinado. Fue en esta época cuando se advirtió la necesidad de revisar los escritos de Tácito y de Plinio. En 1930, Ronald Syme ofreció una nueva perspectiva acerca de la política financiera de este emperador, considerada un desastre durante siglos. Su escrito contiene la siguiente introducción:

La labor de la pala y el uso del sentido común han hecho mucho por mitigar la influencia de Tácito y Plinio, así como por rescatar la memoria de Domiciano de la infamia o el olvido. Sin embargo, aún queda mucho por hacer.[166]

Durante el transcurso del s. XX se volvieron a evaluar las políticas militares, administrativas y económicas de Domiciano. Sin embargo, no se publicaron los escritos que exponían el resultado de estos estudios hasta la década de 1990, casi cien años después de la publicación del Essai sur le règne de l'empereur Domitien (1894), de Stéphane Gsell. La más importante de estas obras es The Emperor Domitian, escrita por el historiador Brian W. Jones, que llega la conclusión en su monografía sobre el emperador que este era un despiadado aunque eficiente autócrata.[167] Este historiador afirma que durante la mayor parte de su reinado no existió un sentimiento hostil generalizado hacia el emperador o hacia su administración. Sólo unos pocos fueron los que denunciaron su dureza; los mismos que a su muerte serían los que se atreverían a exagerar su despotismo a fin de obtener el favor de la Dinastía Antonina.[167] Esto puede ser cierto en algunos casos, aunque también resulta previsible que no se explicitara en demasía la animaversión al emperador, siendo que este eliminaba a sus oponentes manifiestos.

Tras sus estudios, Jones (op.cit.) concluye que la política exterior del emperador era realista: rechazaba la guerra expansionista y se inclinaba por negociar tratados con sus enemigos; de ese modo se rompía con la tradición militar romana, que llamaba a la conquista de nuevos territorios mediante ataques violentos. Pero cabe cuestionarse si esta política era fruto del convencimiento de las ventajas que otorga la paz sobre la guerra, de una "natural bonhomía" (inexistente en Domiciano) o más bien de su incapacidad para triunfar en la arena de la guerra.

No caben dudas que su eficiente programa económico elevó a la moneda romana a valores que no volvería a alcanzar.

Por otra parte, los estudios de Jones (op.cit.) sostienen que cesaron las persecuciones desarrolladas sobre las minorías religiosas, incluso sobre judíos y cristianos.[167] Para llegar a esa conclusión, Jones se limita a descalificar todas las fuentes anteriores, sin aportar ninguna que implique una acción positiva de parte de Domiciano a favor de una tolerancia religiosa. Una de las razones que habilita sospechas razonables sobre el alcance de la tolerancia de Domiciano era su propio carácter, descripto por el mismo Jones. La personalidad de Domiciano, los elementos totalitarios que exhibía su administración en general, su propia visión como emperador, considerándose a sí mismo el nuevo Augusto, o más aún, haciéndose llamar "señor y dios Domiciano" y deificando a tres miembros de su familia, la importancia que daba al culto imperial y a los oráculos, facilitaban su comportamiento despótico, al creer en su propia iluminación e ilustración, y en su destino de guiar al Imperio romano hacia una nueva era de prosperidad. En ese marco, cualquier oponente suyo en las ideas o creencias, fuese senador, cortesano o líder religioso se convertía en un riesgo potencial. De allí a la búsqueda de la eliminación del oponente sólo mediaba un paso.

Ciertos historiadores llaman a esta hipotética era el «Renacimiento Flavio».[68] La propaganda religiosa, militar y cultural iba encaminada a fomentar el culto a su personalidad; levantó poderosas estructuras a fin de que el pueblo recordara los logros de su dinastía, celebró elaborados triunfos para crearse una imagen de emperador-guerrero,[83] se autonombró censor perpetuo y controló eficazmente la moral pública y privada.[109] También se implicó personalmente en todas las ramas de su administración, haciendo que cesara la corrupción existente entre los funcionarios públicos. Lo malo de su censura es que implicaba una total anulación de la libertad de expresión; además, durante su reinado mantuvo una opresiva actitud hacia los senadores. Se penaba la difamación con el exilio o la muerte, aunque a consecuencia de su naturaleza sospechosa aceptaba información de delatores a fin de formular falsas acusaciones de traición sobre sus enemigos.[168]

Aunque sus contemporáneos le vilipendiaran tras su muerte, su administración sentó las bases para el pacífico s. II. Las políticas de sus sucesores, aunque menos restrictivas, diferían bien poco de las suyas. De hecho, el «triste colofón del s. I» de Tácito, Plinio y sus sucesores no es más que una de las más prósperas épocas del Imperio. Theodor Mommsen considera que su reinado está marcado por un despotismo sombrío e inteligente.[169]

Historiografía

  • Tácito. Este historiador escribió sus Historias durante el reinado de la Dinastía Flavia. Sin embargo parte de su obra se ha perdido.
  • Décimo Junio Juvenal. Este autor de sátiras representa a Domiciano y su reinado como corrupto, injusto y violento.
  • Suetonio. Este historiador, en su trabajo Las vidas de los doce césares, muestra la visión más completa de todas las fuentes antiguas que escriben acerca de Domiciano.[170]
  • Estacio. Escribió cuatro poemas que contienen detalles de la vida de Domiciano.
  • Marco Valerio Marcial. Su trabajo contiene referencias y epigramas sobre Domiciano.

Representaciones en el arte

Literatura

  • Domitia and Domitian (2000) es una novela histórica escrita por David Corson. Está basada en los trabajos de Brian Jones y Pat Southern, y se desarrolla en torno a los personajes del título (Domicia Longina y Domiciano).
  • Las novelas de Marco Didio Falco (1989–?) son una serie de novelas históricas-policíacas escritas por Lindsey Davis. La trama se desarrolla durante el reinado de Vespasiano, pero Domiciano aparece como personaje en alguna de ellas.
  • The Light Bearer (1994) es una novela histórica escrita por Donna Gillespie.
  • The Roman Actor (1626) es una pieza de teatro escrita por Philip Massinger en la que Domiciano se destaca como personaje principal.
  • "Los asesinos del emperador" (2011) es una novela histórica escrita de Santiago Posteguillo.

Pintura

  • El triunfo de Tito, Lawrence Alma-Tadema (1885). Óleo sobre lienzo. Colección privada. Dicha pintura refleja la triunfal procesión de Tito y su familia tras la victoria en Judea. Alma-Tadema era conocido por sus meticulosas investigaciones históricas.[171] Vespasiano, ataviado con la túnica de pontifex maximus, camina a la cabeza de su familia seguido por Domiciano y su primera esposa, Domicia Longina, con la que se había casado recientemente. Tras Domiciano se encuentra Tito, vestido con una sacra regalía. La mirada que se dedican Tito y Domicia ha dado pie a muchos historiadores —tales como Jones— a especular sobre una posible relación entre ambos.[46]

Cine y televisión

  • La rivolta dei pretoriani (1964) es una película italiana dirigida por Alfonso Brescia. En ella se narra un complot ficticio de la Guardia Pretoriana que tenía como fin derrocar a Domiciano. Pierro Lulli encarna al emperador.
  • Dacii (1967) es una película rumana dirigida por Sergiu Nicolaescu. Narra cómo se desarrollaron las Guerras Dacias. György Kovács encarna a Domiciano.
  • Age of Treason (1993) es un telefilm británico basado en las novelas de Marco Didio Falco, escritas por Lindsey Davis. La trama tiene lugar durante el reinado de Vespasiano. Aquí Domiciano, interpretado por Jamie Glover, aparece como un personaje secundario.
  • San Giovanni - L'apocalisse (2002), dirigida por Raffaele Mertes, es un telefilm ambientado en las persecuciones a las que fueron sometidos los cristianos durante el reinado de Domiciano. El actor Richard Harris, en una de sus últimas interpretaciones, caracteriza a Juan el Apóstol, en tanto que el papel de Domiciano es interpretado por Bruce Payne[172]

Referencias

  1. Jones (1992), p. 196–198
  2. a b Jones (1992), p. 1
  3. Jones (1992), p. 3
  4. a b Jones (1992), p. 2
  5. Jones (1992), p. 8
  6. Suetonio, Las vidas de los doce césares 1 (de el sitio LacusCurtius)
  7. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vesp. 4
  8. Jones (1992), p. 7
  9. Jones (1992), p. 9–11
  10. a b c Jones (1992), p. 13
  11. Flavio Josefo, La guerra de los judíos III.4.2
  12. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Dom. 9
  13. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Dom. 12.3
  14. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Dom. 20
  15. Jones (1992), p. 16
  16. a b Suetonio, Las vidas de los doce césares Dom. 18
  17. Morgan (1997), p. 214
  18. a b c d Jones (1992), p. 198
  19. Morgan (1997), p. 209
  20. a b Suetonio, Las vidas de los doce césares, Dom. 21
  21. Tácito, Historias II.1
  22. Tácito, Historias II.2
  23. Tácito, Historias III.64
  24. Tácito, Historias II.41–49
  25. Flavio Josefo, La guerra de los judíos IV.10.4
  26. Tácito, Histories II.5
  27. Flavio Josefo, La guerra de los judíos IV.11.1
  28. Tácito, Historias II.82
  29. Tácito, Historias III.59
  30. Tácito, Historias III.34
  31. Tácito, Historias III.66
  32. Hermano de Vespasiano.
  33. Tácito, Historias III.69.
  34. Tácito, Historias III.74
  35. a b Jones (1992), p. 14.
  36. Tácito, Historias III.86
  37. Tácito, Historias IV.3
  38. a b c Jones (1992), p. 15
  39. Tácito, Historias IV.40.
  40. Tácito, Historias IV.68
  41. Tácito, Historias IV.85.
  42. a b Tácito, Historias IV.86
  43. a b Jones (1992), p. 33.
  44. Jones (1992), p. 34.
  45. a b c Jones (1992), p. 35.
  46. a b Jones (1993), p. 36.
  47. Jones (1992), p. 36.
  48. Jones (1992), p. 39.
  49. Jones (1992), pp. 161–162.
  50. a b Flavio Josefo, La guerra de los judíos VI.9.3.
  51. a b Flavio Josefo, La guerra de los judíos VII.5.5.
  52. a b Suetonio, Las vidas de los doce césares, Dom. 2.
  53. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Titus 6.
  54. Jones (1992), p. 18.
  55. a b Jones (1992), p. 19.
  56. Jones (1992), p. 19
  57. Crook, John A. (1951). «Titus and Berenice». The American Journal of Philology 72 (2). p166. http://links.jstor.org/sici?sici=0002-9475%281951%2972%3A2%3C162%3ATAB%3E2.0.CO%3B2-A. 
  58. Jones (1992), p. 163
  59. Dion Casio, Historia romana LXVI.17.
  60. a b Jones (1992), p. 20.
  61. Dion Casio, Historia romana LXVI.22
  62. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Titus 8
  63. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Titus 10.
  64. Filóstrato, Vida de Apolonio de Tiana 6.32
  65. a b Dion Casio, Historia romana LXVI.26.
  66. a b c Jones (1992), p. 22
  67. a b Jones (1992), p. 99
  68. a b Jones (1992), p. 72
  69. a b Jones (1992), p. 107
  70. a b Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Domiciano 8
  71. Jones (1992), p. 164
  72. Jones (1992), p. 178–179
  73. a b Jones (1992), p. 150
  74. Jones (1992), p. 26–28
  75. a b Jones (1992), p. 73
  76. a b Jones (1992), p. 75
  77. a b Jones (1992), p. 79
  78. Jones (1992), p. 84–88
  79. a b Jones (1992), p. 93
  80. Jones (1992), p. 74
  81. Jones (1992), p. 103
  82. Jones (1992), p. 105
  83. a b c Jones (1992), p. 127
  84. a b c d e Jones (1992), p. 131
  85. A pesar de ello el dominio romano sobre la zona no sería duradero. Los próximos gobernadores de la isla irían perdiendo territorios de forma gradual hasta la retirada romana.
  86. a b Jones (1992), p. 130
  87. a b c Tácito, Agricola 39
  88. Tácito, Historias I.2
  89. Syme (1930), p. 64
  90. a b Jones (1992), p. 144
  91. Jones (1992), p. 128
  92. Jones (1992), p. 129
  93. a b Suetonio, Las vidas de los doce césares, Dom. 6
  94. Tácito, Agricola 24
  95. a b c d Jones (1992), p. 132
  96. Di Martino, Vittorio (2004). Roman Ireland. London: Collins Press. ISBN 1905172192. 
  97. Tácito, Agricola 29
  98. Tácito, Agricola 42
  99. Jones (1992), p. 133
  100. Jones (1992), p. 138
  101. Jones (1992), p. 139
  102. Jones (1992), p. 141
  103. Jones (1992), p. 142
  104. Dión Casio, Historia romana LXVII.7
  105. Dión Casio, Historia romana LXVIII.14
  106. Jones (1992), p. 88
  107. a b c Suetonio, 'Las vidas de los doce césares, Dom. 15
  108. a b Jones (1992), p. 100
  109. a b Jones (1992), p. 106
  110. Suetonio, 'Las vidas de los doce césares, Dom. 8
  111. Jones (1992), p. 101
  112. Esta afirmación del historiador es extraña, ya que en la Antigua Roma el castigo que se infligía a una vestal que había incumplido el voto de castidad (pudiendo traer la mala suerte para todo el pueblo) era el de enterrarlas vivas.
  113. de Cesárea, Eusebio (425). Historia Ecclesiae. 
  114. Smallwood, E.M. (1956). «'Domitian's attitude towards the Jews and Judaism». Classical Philology 51:  pp. 1–13. 
  115. Jones (1992), p. 114–119
  116. Thompson, Leonard L. (1990). The Book of Revelation: Apocalypse and Empire. New York: Oxford University Press. ISBN 0195115805. 
  117. Brown, Raymond E. (1997). An Introduction to the New Testament. New York: Doubleday. pp. 805–809. ISBN 0385247672. 
  118. Dión casio, (67.14.1-2)
  119. Jones (1992), p. 117
  120. Hughes, Philip (1978). Síntesis de la Historia de la Iglesia. Barcelona: Herder. pp. 32-36. ISBN 8425402018. 
  121. Sáenz, Alfredo (2002). La Nave y las Tempestades. La sinagoga y la iglesia primitiva - Las persecuciones del Imperio Romano - El arrianismo. Buenos Aires, Argentina: Gladius. pp. 64-75. ISBN 9509674613. 
  122. Jones (1992), p. 145
  123. Jones (1992), p. 148–149
  124. Grainger (2003), p. 30
  125. Murison (2003), p. 150
  126. a b Jones (1992), p. 169
  127. a b c Jones (1992), p. 160
  128. Jones (1992), pp. 163–168
  129. Tácito, Agricola 45
  130. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Domiciano 10
  131. Para la lista completa de los senadores asesinados, véase Jones (1992), pp. 182–188
  132. Aunque es probable que M. Arrecino Clemente fuera exiliado en lugar de ser ejecutado.
  133. a b Jones (1992), p. 192
  134. Jones (1992), p. 193
  135. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Dom. 14, 16
  136. Grainger (2003), p. 19
  137. Jones (1992), p. 37
  138. Dión Casio, Historia romana LXVI.15
  139. a b c d Suetonio, Las vidas de los doce césares, Dom. 17
  140. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Dom. 16
  141. Calendario de Ostia.
  142. a b Murison (2003), p. 153
  143. Murison (2003), p. 151
  144. Grainger (2003), pp. 4–27
  145. Dión Casio, Historia romana LXVII.15
  146. Syme, Ronald (1983). «Domitian: The Last Years». Chiron 13:  pp. 121–146. 
  147. Jones (1992), p. 196
  148. a b Suetonio, Las vidas de los doce césares, Dom. 23
  149. Dión Casio, Historia romana LXVIII.1
  150. Last, Hugh (1948). «On the Flavian Reliefs from the Palazzo della Cancelleria» (subscription required). The Journal of Roman Studies (Society for the Promotion of Roman Studies) 38 (1–2):  pp. pp. 9–14. doi:10.2307/298163. http://www.jstor.org/stable/298163. 
  151. Plinio el Joven, Panegírico 47.4
  152. Aurelio Víctor (attrb.), Epitome de Caesaribus 12.7
  153. Lendering, Jona (2005). «Casperius Aelianus». livius.org. Consultado el 22-09-2007.
  154. a b c Dión Casio, Historia romana LXVIII.3
  155. Aurelio Víctor (attrb.), Epitome de Caesaribus 12.8
  156. Plinio el Joven, Panegírico 7.4
  157. Syme, Ronald (1980). «Guard Prefects of Trajan and Hadrian» (subscription required). The Journal of Roman Studies 70:  pp. p. 64. doi:10.2307/299556. http://links.jstor.org/sici?sici=0075-4358%281980%2970%3C64%3AGPOTAH%3E2.0.CO%3B2-0. 
  158. Jones (1992), p. 32
  159. Waters (1964), p. 51
  160. Con esta «biblioteca» se pueden referir diversos edificios. No obstante, lo más probable es que sea la que construyó Cayo Asinio Polión, primera biblioteca pública de Roma.
  161. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Domiciano 22
  162. Levick (2002), p. 211
  163. a b Jones (1992), p. 58
  164. Dorey, T. A. (1960). «Agricola and Domitian». Greece & Rome 7 (1):  pp. 66–71. doi:10.2307/297385. http://www.jstor.org/stable/640729. 
  165. Tácito, Historias I.1
  166. Ronald Syme. Imperial finances under Domitian, Nerva and Trajan.
  167. a b c Gowing, Alain M. (1992). «Review: The Emperor Domitian». Bryn Mawr Classical Review (University of Washington). http://ccat.sas.upenn.edu/bmcr/1992/03.06.10.html. 
  168. Jones (1992), p. 180
  169. Syme (1930), p. 67
  170. Suetonio, Las vidas de los doce césares, [1].
  171. Prettejohn, Elizabeth (Marzo de 2002). «Lawrence Alma-Tadema and the Modern City of Ancient Rome». The Art Bulletin 84 (1):  pp. 115–129. doi:10.2307/3177255. http://links.jstor.org/sici?sici=0004-3079%28200203%2984%3A1%3C115%3ALAATMC%3E2.0.CO%3B2-D. 
  172. http://video.google.com/videoplay?docid=6539154425732176583#

Bibliografía

Fuentes primarias

Autores clásicos

Autores modernos

Bibliografía complementaria

  • Santos Yanguas, Narciso Vicente, El emperador Domiciano y los cristianos, en Studium Ovetense: Revista del Instituto Superior de Estudios Teológicos del Seminario Metropolitano de Oviedo, Nº. 6-7, 1978‑1979, ISSN 02110741, p. 165-185.
  • Pérez Vilatela, Luciano, Alusiones a la guerra dácica de Domiciano en Silio Itálico, Actas del VIII Congreso Español de Estudios Clásicos, Vol. 3, 1994, ISBN 84-7882-129-5, p. 263-266.
  • Mommsen, Theodor, El mundo de los Césares, Fondo de Cultura Económica, 2006, ISBN 968-16-7724-2.

Enlaces externos


Predecesor:
Tito
Emperadores romanos
Sucesor:
Marco Coceyo Nerva
Predecesor:
Tito
79 d. C.81 d. C.
Dinastía Flavia
81 d. C.96 d. C.
Sucesor:
Predecesor:
Tito Flavio Vespasiano y Tito
Cónsul del Imperio romano junto con

Lucio Valerio Catulo Mesalino
73 d. C.

Sucesor:
Tito Flavio Vespasiano y Tito
Predecesor:
Tito Flavio Vespasiano y Tito
Cónsul del Imperio romano junto con Tito
80 d. C.
Sucesor:
Lucio Flavio Silva Nonio Baso y Lucio Asinio Polión Verrucoso
Predecesor:
Lucio Flavio Silva Nonio Baso y Lucio Asinio Polión Verrucoso
Cónsul del Imperio romano
82 d. C.88 d. C.
Sucesor:
Tito Aurelio Fulvo y Marco Asinio Atratino
Predecesor:
Tito Aurelio Fulvo y Marco Asinio Atratino
Cónsul del Imperio romano junto con

Marco Coceyo Nerva
90 d. C.

Sucesor:
Manio Acilio Glabrión y Marco Ulpio Trajano
Predecesor:
Manio Acilio Glabrión y Marco Ulpio Trajano
Cónsul del Imperio romano junto con

Quinto Volusio Saturnino
92 d. C.

Sucesor:
Sexto Pompeyano Colega y Quinto Peduceo Priscino
Predecesor:
Lucio Nonio Asprenate y Tito Sextio Magius Laterano
Cónsul del Imperio romano junto con

Tito Flavio Clemente
95 d. C.

Sucesor:
Cayo Manlio Valente y Cayo Antistio Vétere



Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Domiciano — Domiciano, Tito Flavio * * * latín Caesar Domitianus Augustus orig. Titus Flavius Domitianus (24 oct. 51 AD–18 sep. 96, Roma). Emperador romano (81–96). Hijo de Vespasiano, sucedió a su hermano Tito, en cuya muerte probablemente participó. Su… …   Enciclopedia Universal

  • Domiciano — The term Domiciano may refer to: The Hispanic name of Domitian (51 – 96 AD), a Roman Emperor of the Flavian dynasty Domiciano Cavém (1932 – 2005), a Portuguese footballer Liriel Domiciano (b. 1981), a Brazilian singer Domiciano Santana, one of… …   Wikipedia

  • Domiciano (usurpador) — Saltar a navegación, búsqueda Este artículo versa sobre el usurpador del siglo tercero. Para al Emperador romano del siglo I, véase Domiciano. Para otro usurpador (296 297) acantonado en Egipto, véase Domicio Domiciano. Domiciano (en latín:… …   Wikipedia Español

  • Domiciano Cavém — Personal information Full name Domiciano Barrocal Gomes Cavém Date of birth November 21, 1932 …   Wikipedia

  • Domiciano, Tito Flavio — (Titus Flavius Domitianus) ► (51 96) Emperador romano en 81 96, hijo de Vespasiano y sucesor de su hermano Tito. Gobernó de manera autoritaria …   Enciclopedia Universal

  • Tito Flavio Domiciano — Domiciano (Tito Flavio Domiciano) (Roma, 24 de octubre de 51 18 de septiembre de 96) Emperador romano (81 97). Hijo pequeño de Vespasiano y de Domitila, hermano y sucesor de Tito. Había recibido el título de César, heredero del imperio, en… …   Enciclopedia Universal

  • Estadio de Domiciano — Saltar a navegación, búsqueda Arcada del Estadio de Domiciano. Construido en el Campo de Marte por el emperador del mismo nombre, el Estadio de Domiciano no poseía spina ni lugares para la salida de caballos en las carreras de carros …   Wikipedia Español

  • Domicio Domiciano — Moneda con retrato de Domicio Domiciano. Lucio Domicio Domiciano, en latín Lucius Domitius Domitianus, († en diciembre de 297) fue un usurpador del Imperio romano contra Diocleciano, que se hizo con el poder durante un corto período en Egipto… …   Wikipedia Español

  • Estatua Ecuestre de Domiciano — Saltar a navegación, búsqueda 41°53′32.30″N 12°29′7.12″E / 41.8923056, 12.4853111 …   Wikipedia Español

  • Liriel Domiciano — (1981 ) is a Brazilian pop star and classical singer. She was born in São Paulo. Along with Rinaldo Viana, she won the Raul Gil Amateur Show , the equivalent of the United States American Idol. Their first CD, Romance, became the second highest… …   Wikipedia