Puede marcar fragmentos interesantes de texto que estarán disponibles a través de un enlace único en su navegador.

Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Traducción
Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH) es un órganismo especializado dentro del sistema de Naciones Unidas que tiene como objetivo promover y proteger los derechos humanos en el mundo.

El alto comisionado es el máximo funcionario de Naciones Unidas responsable de los derechos humanos y responde directamente ante el Secretario General. El cargo se creó en 1993.

La sede de la OACDH está en el Palacio Wilson de Ginebra, Suiza (aunque también cuenta con una oficina en la sede de Naciones Unidas en Nueva York).

Lista de Altos Comisionados para los Derechos Humanos

Navanethem Pillay.


El Alto Comisionado para los Derechos Humanos El Alto Comisionado para los Derechos Humanos es el principal funcionario de derechos humanos de las Naciones Unidas. El Alto Comisionado encabeza la OACDH y dirige los esfuerzos de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos. Ofrecemos liderazgo, trabajamos con objetividad, brindamos enseñanza y tomamos medidas para habilitar a las personas y prestar apoyo a los Estados en la defensa de los derechos humanos. Formamos parte de la Secretaría de las Naciones Unidas y nuestra sede principal está establecida en Ginebra.

"Las prioridades de la Oficina quedan establecidas en dos documentos estratégicos fundamentales: el Plan de Acción de la OACDH y su Plan Estratégico de Gestión para 2010-2011. Estas prioridades incluyen una mayor participación en los países, en estrecha colaboración con nuestros socios en el plano nacional y local, a fin de garantizar que las normas internacionales de derechos humanos se apliquen sobre el terreno; un mayor papel de liderazgo para el Alto Comisionado; y asociaciones más estrechas con la sociedad civil y los organismos de las Naciones Unidas."


La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en el Mundo

A través de los años, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH) ha aumentado su presencia en el terreno, ampliando el alcance de su labor y dándoles una voz a quienes más lo necesitan. Las presencias de la OACDH más allá de su sede principal son un punto de entrada estratégico para la promoción y protección de los derechos humanos en los países; para la incorporación de los derechos humanos, es decir, la integración de una perspectiva de derechos humanos en la labor de los Equipos de las Naciones Unidas en los países; y para la colaboración con el fortalecimiento de las instituciones nacionales y la sociedad civil.

Existen varias maneras en que las presencias de la OACDH sobre el terreno contribuyen a los esfuerzos por convertir los derechos humanos en realidad; no sólo supervisan la situación de derechos humanos en los países, sino que además contribuyen a crear capacidad en los Estados miembros y otros responsables de manera que puedan hacer frente a las cuestiones de derechos humanos.

Las actividades de las oficinas de país incluyen la vigilancia, la información pública, la asistencia técnica, y la supervisión y el desarrollo de capacidades nacionales de largo plazo para abordar las cuestiones de derechos humanos.

La Oficina de OACNUD para América Central

Los ejes temáticos prioritarios de esta Oficina Regional para América Central son:

  • el estado de derecho y la lucha contra la impunidad
  • la pobreza y la inequidad;
  • la discriminación contra los afrodescendientes y los pueblos indígenas;
  • inseguridad y violencia, incluso violencia contra las mujeres.


La Oficina Regional promueve el conocimiento y la difusión de las normas internacionales de derechos humanos y de las recomendaciones formuladas por los mecanismos de protección de derechos humanos de las Naciones Unidas. La Oficina apoya los esfuerzos de las organizaciones de la sociedad civil para cooperar con dichos mecanismos. La Oficina también promueve el diálogo y la cooperación entre el sistema interamericano de protección de los derechos humanos y los mecanismos del sistema universal de Naciones Unidas con el objetivo primordial de fortalecer el compromiso de los gobiernos en materia de derecho humanos.

La Oficina promueve la ratificación de los recientemente adoptados instrumentos internacionales de derechos humanos, tal como la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y su Protocolo Facultativo, la Convención Internacional para la Protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas; y el Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Con el fin de tener un impacto concreto en todos los países que cubre, la Oficina Regional establece relaciones de estrecha cooperación y de diálogo permanente con los gobiernos, la instituciones nacionales de derechos humanos, las organizaciones de la sociedad civil, los equipos de país y agencias regionales de Naciones Unidas; y otras organizaciones regionales.

Con el objetivo de promover la participación de los grupos discriminados en la vida política y la toma de decisiones, la Oficina Regional organiza seminarios, foros y otras actividades públicas para fortalecer el conocimiento y la capacidad de las organizaciones regionales de derechos humanos en cuestiones relacionadas con la administración de la justicia, los derechos de los/las niños/as, los derechos de los pueblos indígenas, y los derechos de la mujer.

Para los equipos de país en la región, la OACNUDH-América Central juega un papel de liderazgo en materia de derechos humanos. La Oficina Regional desarrolla herramientas y directrices y lleva a cabo capacitaciones para la integración de un enfoque de derechos humanos en los programas y actividades comunes del sistema de Naciones Unidas.

Las comunidades afrodescendientes en América Central enfrentan varios desafíos para el ejercicio de sus derechos individuales y como pueblos. Se encuentran entre las comunidades más vulneradas y excluidas y han sufrido el racismo y la discriminación racial de tipo estructural presente en las sociedades latinoamericanas. Las comunidades afrodescendientes están prácticamente invisibilizadas en muchos países, lo que impide el ejercicio efectivo de sus derechos humanos.

La Oficina Regional de América Central, en el marco de su mandato, y en particular seguimiento a las recomendaciones de la Conferencia Mundial contra el Racismo, y la Conferencia celebrada en Durban en 2001 está implementando un proyecto de dos años para promover la realización de los derechos de los pueblos afrodescendientes a nivel nacional e internacional.

El objetivo general del proyecto es aumentar el cumplimiento de los derechos de los pueblos afrodescendientes a nivel nacional e internacional. Con este fin, el proyecto plantea los siguientes cuatro objetivos específicos: incrementar el nivel de interacción de las organizaciones afrodescendientes a nivel nacional y regional con los mecanismos de prevención y protección de los derechos humanos de Naciones Unidas; aumentar el nivel de participación y de incidencia de las organizaciones afrodescendientes en los procesos de programación de Naciones Unidas a nivel de país; fortalecer las unidades encargadas de los temas de poblaciones afro descendientes de las Defensorías del Pueblo en la región; y fortalecer a los organismos de equidad racial en el seguimiento a las recomendaciones de la Conferencia de Durban y la Conferencia de Examen de Durban.

Además de los objetivos específicos descritos anteriormente, el proyecto plantea la transversalización del enfoque de género, a través de la incorporación activa de mujeres afrodescendientes en el programa.

Estos cuatro objetivos del proyecto buscan empoderar a cuatro actores nacionales claves para la promoción y protección de los derechos de las poblaciones afrodescendientes, -organizaciones afrodescendientes, instituciones nacionales de derechos humanos, organismos de equidad racial y del sistema de Naciones Unidas. Esto de modo que la agenda de los derechos humanos de las poblaciones afrodescendientes se incorpore y/o refuerce tanto en la programación gubernamental como en el sistema de Naciones Unidas. Asimismo, se busca reforzar la capacidad de incidencia y el monitoreo de la implementación de dichos programas, desde una perspectiva de derechos, por las poblaciones afrodescendientes e instituciones nacionales de derechos humanos.

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios: