Bancal


Bancal
Vista cenital de campos de arroz abancalados en China.
Bancales de escalonamiento en Santa Marina (Cantabria, España).

Un bancal, también llamado andén en los Andes es aquella superficie horizontal en terrenos con declives, producto de la obra humana que se sostiene por pared o talud y que se utiliza para labores agrícolas. Se producen en terrenos de fuertes pendientes, de más del 30%, donde no es factible la excavación horizontal.

El desarrollo de este tipo de construcciones aterrazadas escalonadas tiene relación directa con la falta de terrenos de cultivos llanos, estando íntimamente ligado a periodos con una alta densidad demográfica que obliga a poner en producción nuevos terrazgos en otros tiempos desechados. La creación y el uso de bancales requiere movilizar una gran cantidad de mano de obra para su construcción y mantenimiento, los cuales terminan por abandonarse una vez se reduce el crecimiento demográfico y ya no se requiere ponerlos en producción.
Asimismo hay que tener en cuenta que el abancalado tiene unos límites económicos. La pendiente no ha de superar el 45% dado que la anchura de los bancales se reduce mucho y la superficie de los muros que soportan el terreno incrementa el gasto de construcción.

Tipología de bancales

Los bancales pueden ser de tres tipos:

  • El abancalado de escalonamiento, que moviliza la piedra disponible y está formado por rellanos irregulares sostenidos por muretes discontinuos, de altura variable, cuyo lienzo se adapta al relieve y a simple vista se asemeja a una escalera de peldaños irregulares en altura. Es típico de la agricultura de montaña.
  • El abancalado circular, que consiste en muros semicirculares de mampostería los cuales retiene el suelo sobre el que crecen los árboles hacia abajo (olivos, almendros, cerezos, etc.), dispuestos en agujeros y en orden generalmente irregular. Es propio de relieves poco enérgicos como colinas.
  • El abancalado por talud, en el que el sostenimiento de los rellanos cultivados se realiza mediante taludes herbáceos.Por eso se las llama así.

El uso de campos abancalados en el mundo

La construcción de bancales está muy difundida en los países mediterráneos y del Oriente asiático. Así, en la Península Ibérica el origen de estos aterrazamientos lo encontramos en las bordas íberas de los puestos de control de paso de ganado, en los collados y puertos de la Contestanía ibérica y según las cartografías actuales de detalle, en las estribaciones de las cordilleras béticas en el sureste español; desde mitad de Sierra Nevada hasta las planas de Valencia, La Safor, la Huerta, aunque quedan resquicios de estas aptitudes culturales desde la costa del Mediterráneo hasta las cumbres medias del Pirineo Central aragonés.
La falta de tierras de cultivo fomentó la construcción de bancales en épocas de aumento demográfico, teniendo su mayor auge en los siglos XVII y XVIII, lo que propició que se pudiesen en cultivo la mayor parte de las tierras del Levante español, donde la fracción horizontal que resulta de escalonar el terreno se utiliza para el cultivo de arbóreas o herbáceas (en pocos casos) y la fracción vertical se sujeta por sillería de piedra seca en mejor o peor modo, constituyendo una de las mejores defensas contra el arrastre de tierras en las grandes avenidas otoñales y el mejor modo de dosificar las aguas pluviales.

En la actualidad, una gran superficie de esta gran obra se encuentra en fase de abandono por la sustitución de la economía primaria agraria por el sector servicios turístico.

En Mallorca, España, casi toda la Sierra de Tramuntana está llena, a causa de sus desniveles. La mayoría, ya se construyeron en la época de la dominación musulmana de la isla. En la actualidad, y debido al abandono de los cultivos tradicionales, muchos de ellos se han derrumbado.

Debido al vigoroso relieve de las Islas Canarias, los agricultores de estas islas han construido un amplio y sofisticado sistema de bancales para poner en cultivo territorios que de otro modo no hubiera sido posible trabajar. Las paredes de rocas que delimitan estas construcciones están compuestas ordinariamente por piedras volcánicas del entorno habilidosamente situadas sin el uso de argamasa, empleando usualmente las piedras de mayor peso en la base y las más ligeras en lo alto; dependiendo del espesor requerido por la pared la distribución de las piedras puede variar, combinando distintos tipos de roca en capas sucesivas. Además construcciones secundarias pueden adosarse a la pared del bancal, como son escalinatas y acequias. En Canarias los bancales reciben el nombre de "cadenas" y se extienden desde las más altas cotas de las islas, en donde se emplean para al cultivo cerealístico en secano, hasta las zonas costeras en donde se utilizan para el cultivo en regadío de productos tropicales. Cuando el bancal está en mal estado tiende a formar una barriga antes de colapsar, hecho para el que los isleños utilizan el término "parir".

Los bancales, en el Perú y el norte de Bolivia son conocidos como andenes siendo utilizados desde la época anterior al imperio de los incas, hasta nuestros días, donde estos también desarrollaron ingeniosos sistemas de irrigación muy tecnificada para la época a fin de surtir de agua los terrenos de cultivo.

Véase también


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • bancal — bancal, ale [ bɑ̃kal ] adj. • 1747; de banc, les pieds d un banc étant souvent divergents 1 ♦ (Personnes) Qui a une jambe ou les jambes torses, et dont la marche est inégale. ⇒ bancroche, boiteux, claudicant. Des enfants bancals. 2 ♦ Se dit d un… …   Encyclopédie Universelle

  • bancal — bancal, ale (ban kal, ka l ) adj. 1°   Qui a une jambe ou les jambes tortues.    Substantivement. Un bancal ; des bancals. 2°   Populairement. Un bancal, un sabre de forme recourbée. REMARQUE    Ce mot n est ni dans les anciennes éditions de l… …   Dictionnaire de la Langue Française d'Émile Littré

  • Bancal — Ban*cal , n.; pl. { cales}. [Sp., fr. banca, banco, bench. Cf. {Bench}.] An ornamental covering, as of carpet or leather, for a bench or form. [Webster 1913 Suppl.] || …   The Collaborative International Dictionary of English

  • Bancal — Bancal, was zu einer Bank gehört; daher Bancalassessor, Beisitzer bei einer Wechselbank; Bancalgefälle, Einnahmen der Bank; Bancalität, was zur Errichtung einer Bank nöthig ist …   Pierer's Universal-Lexikon

  • Bancāl — (Gewicht), so v.w. Buncal …   Pierer's Universal-Lexikon

  • bancal — BANCAL, ALE. adj. Il se dit populairement dans le même sens qu on dit Bancroche. Il est aussi substantif …   Dictionnaire de l'Académie Française 1798

  • Bancal — Porté dans le Tarn et l Aveyron, le nom se rencontre aussi dans l Hérault, le Gard et en Provence. C est un toponyme évoquant un gradin ou une terrasse sur un terrain en pente. A noter l existence du lieu dit Bancals, métairie à Viviers lès… …   Noms de famille

  • bancal — s. m. 1. Pano de cobrir bancos. 2. Pano que se põe na mesa por baixo da toalha. 3. Peça de ferro chumbada na parte superior do peso dos lagares …   Dicionário da Língua Portuguesa

  • bancal — sustantivo masculino 1. Terreno llano dispuesto en una pendiente en forma de escalera, aprovechable para el cultivo: Ante nuestros ojos se extendían los hermosos cultivos de los bancales de la sierra. 2. Terreno rectangular destinado para el… …   Diccionario Salamanca de la Lengua Española

  • bancal — (Quizá del ár. hisp. manqála). 1. m. En las sierras y terrenos pendientes, rellano de tierra que natural o artificialmente se forma, y que se aprovecha para algún cultivo. 2. Pedazo de tierra cuadrilongo, dispuesto para plantar legumbres, vides,… …   Diccionario de la lengua española


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.