Calendario

Calendario

Presentación del calendario en Mozilla.

El calendario (del latín calenda) es una cuenta sistematizada del tiempo para la organización de las actividades humanas. Antiguamente estaba basado en los ciclos lunares. En la actualidad, los diversos calendarios tienen base en el ciclo que describe la Tierra alrededor del Sol y se denominan calendarios solares. El calendario sideral se basa en el movimiento de otros astros diferentes al Sol.

Contenido

Etimología

El comienzo del año en la era romana era marzo, y se llamó de esa manera en honor a Marte, dios de la guerra; abril, fue llamado por Aperire, en latín "abrir", que significaba el renacimiento de la primavera; mayo, en honor a Maia, la diosa de la primavera; junio, en honor a Juno, esposa de Júpiter y diosa del matrimonio.

Luego, en los años de Julio César, Quinctilis se cambió por julio en su honor y un poco más tarde en los años del emperador Augusto se cambió Sextilis por agosto. Los meses de enero y febrero, como se explica más adelante, se añadieron después. Febrero fue llamado así en honor a Februa, el festival de la purificación, y enero por el dios Jano, dios de las puertas.

Historia

El primer año de la era romana, denominado el Año de Rómulo, consistía en diez o doce meses, según la bibliografía que se cite. Censorino, Plutarco y otros manifestaban que al principio el año tenía doce meses, pero debe darse más crédito a Gracano, Fulvio (Nobilior), Varro, Ovidio en varios pasajes de sus Fasti (i.27, 43, iii.99, 119, 151), Gelio (Noct. Att. iii.16), Macrobio (Saturn. i.12), Solino (Polyh. i), Servio (ad Georg. i.43), y otros, que mantenían que el primer año romano tenía solo diez meses.

El principio del año romano no era enero, como es en la actualidad; era en marzo, y llegaba hasta diciembre. Esto es confirmado por el hecho del encendido del fuego sagrado en el templo de Vesta, en el primer día del año, el primero de marzo. Los diez meses del calendario eran llamados Martius, Aprilis, Maius, Iunius, Quinctilis, Sextilis, September, October, Nouember, December. La duración de los meses era de treinta y un días para cuatro de ellos (Martius, Maius, Quinctilis y October) y treinta días para los demás, de tal manera que la duración de los meses quedaba en orden sucesivo: 31, 30; 31, 30; 31, 30, 30; 31, 30, 30; con la duración total del año de 304 días.

Más tarde, se instauró el año de Numa, con doce meses y 355 días. Este año fue creado alrededor del 700 a. C. por el segundo rey de Roma, Numa Pompilio. Censorino (c20) cuenta que al año de Rómulo se le adhirieron cincuenta y un días: “se les quitó un día a cada uno de los meses huecos antes nombrados, que entonces sumados hacían 57 días, de los cuales se formaron dos meses, Ianuarius con 29, y Februarius con 28 días. Así todos los meses eran de este modo plenos, y contenían un número impar de días, salvo Februarius, que era el único hueco, y por eso considerado más desafortunado que el resto.", quedando el año de la siguiente manera: Martius, 31 días; Aprilis, 29 días; Maius, 31 días; Iunius, 29 días; Quinctilis, 31 días; Sextilis, 29 días; September, 29 días; October, 31 días; Nouember, 29 días; December, 29 días; Ianuarius, 29 días; y Februarius, 28 días.

Aún de esta manera el año quedaba corto once días respecto al año solar, por lo que Numa Pompilio ordenó que se le añadiera un mes cada dos años de 22 días en el segundo y sexto años, y de 23 días en el cuatro y octavo, haciendo un ciclo de ocho años. El mes intercalar era llamado Mercedonius (Plutarco, Numa, 19; Caes. 59). El año romano estaba basado en los ciclos lunares y, según Livio, la relación con los años solares se daba cada 19 años. Este ciclo fue introducido en el 432 a. C. y, aunque este conocimiento carecía de uso popular, era utilizado por los pontífices para los cultos de los dioses.

En 45 a. C. Julio César encargó al astrónomo alejandrino Sosígenes la elaboración de su calendario. Este fijó la duración del año en 365 días y seis horas, cálculo asombrosamente exacto dados los rudimentarios instrumentos de la época, ya que su margen de error fue sólo de 11 minutos y 9 segundos al año, es decir, menos de un segundo por día, pero con el fin de evitar complicaciones, se tomó de 365 días de duración, añadiendo diez días al año de 355 días. Censorino escribió el siguiente texto al respecto: “La confusión fue al final llevada tan lejos que C. César, el Pontifex Maximus, en su tercer consulado, con Lépido como colega, insertó entre noviembre y diciembre dos meses intercalares de 67 días, habiendo ya recibido el mes de febrero una intercalación de 23 días, e hizo así que el año completo consistiera en 445 días. Al mismo tiempo proveyó contra una repetición de errores similares al renunciar al mes intercalar, y al adaptar el año al curso solar. Para ello, a los 355 días del año previamente existente, añadió diez días, que distribuyó entre los siete meses que tenían 29 días, de tal forma que Enero, Sextilis y Diciembre recibieron dos cada uno, y los otros sólo uno; y estos días adicionales los colocó al final de cada mes, sin duda con el deseo de no mover los diversos festivales de aquellas posiciones en cada uno de los meses que durante tanto tiempo habían ocupado. Así, en el presente calendario, aunque hay siete meses de 31 días, los cuatro meses que originalmente poseían ese número aún son distinguibles al tener sus nonas en el quinto día del mes. Por último, en consideración por el cuarto de día que él consideraba que completaba el año, estableció la regla de que, al final de cada cuatro años, un único día debía ser intercalado donde el mes había sido anteriormente insertado, esto es, inmediatamente después de los Terminalia; ese día es ahora llamado el Bisextum.". Bissextum viene de bis-sexto. El 24 de febrero era llamado por los romanos "ante diem sextum Kalendas Martias"; en los años bisiestos, el día 25 era llamado "ante diem bis sextum Kalendas Martias" y no "ante diem quintum Kalendas Martias" como en los años normales. De ahí viene el nombre de Bisiesto ("bis sextum", esto es, dos veces sexto).

Julio César añadió un día a julio, mes de su nacimiento, para engrandecerse. Augusto hizo lo mismo con agosto, pues él no iba a ser menos que su antecesor. Ambos días fueron retirados de febrero, que pasó a tener 28. Ante la disminución de este mes con respecto a los otros, el día añadido de los años bisiestos se le concedió a él.

La imperfección del Calendario Juliano dio pie para que en el año 1582 el Papa Gregorio XIII encargara a Luis Lilio y al jesuita alemán Christopher Clavius la reforma que dará vida al conocido como Calendario Gregoriano

Esta reforma tuvo dos aspectos principales. Por una parte, dado que el equinoccio de primavera se había adelantado 10 días, se suprimieron estos para ajustar el ciclo de las estaciones. Este ajuste se llevó a cabo el jueves 4 de octubre de 1582, por lo que el día siguiente se consideró viernes 15 de octubre. Además para conseguir que este resultado pudiera mantenerse en el futuro, se acordó que los años bisiestos cuyas dos últimas cifras fueran ceros no fueran bisiestos, excepto si sus dos primeras son divisibles por cuatro. Así pues de los años 1600, 1700, 1800, 1900 y 2000, que en el calendario juliano son bisiestos, en el gregoriano lo son sólo el 1600 y el 2000, de modo que cada cuatro siglos quedan suprimidos tres días.

Este calendario fue poco a poco asumido por todos los países y es el mayoritariamente utilizado hoy en todo el mundo.

Actualmente el desfase que se produce es de aproximadamente 3 días cada 10.000 años, ya que el año gregoriano resulta más largo que el trópico de cáncer.

En la actualidad coexisten unos cuarenta calendarios, que no tienen nada que ver unos con otros. Medir el tiempo ha sido siempre una de nuestras pasiones y nuestros errores nos han hecho festejar la llegada de la primavera en pleno invierno.

Tipos de calendario

Calendarios de uso generalizado en el mundo

Calendarios festivos o recordatorios

  • Calendario Dominicano

Calendarios de antiguas culturas

Calendarios experimentales

Propuestas a reforma de calendario

Desde tiempos antiguos, la vida de las sociedades se ha organizado básicamente en torno a dos ciclos temporales. Uno es el año, cuya duración de aproximadamente 365 días, viene dada por la astronomía y el otro, más breve, es el ciclo de siete días o semana, en cuya duración, pese a ser algo bastante más arbitrario están de acuerdo las culturas más relevantes del mundo contemporáneo. Otros dos ciclos también utilizados en las culturas presentes hoy en día, aunque de menor importancia son el mes o lunación y la estación o trimestre.

Debido a que el número días del año varía entre 365 y 366, y a que ninguna de estas dos cantidades es múltiplo de siete, la disposición de los días en el calendario varía año tras año. Técnicamente, nuestro calendario gregoriano es un ciclo, ordenado de una manera particular, de 14 calendarios diferentes.

Este hecho, junto con la arbitraria duración de los meses (de 28 a 31 días) ha hecho que desde el siglo XIX se alzaran diversas voces proponiendo su reforma. Dejando de lado aquellas que pretendían variar la duración de las semanas, estas reformas pueden clasificarse atendiendo a su respuesta a tres cuestiones:

A. Qué hacer con el día sobrante (o dos días, en caso de año bisiesto):

1) La solución más natural, y la que consideraban las dos grandes propuestas de reforma del siglo XX, (el calendario mundial y el calendario fijo internacional), es añadir el día o días sobrantes como un día aparte de la semana, esto es, sin ser un lunes ni un martes ni un domingo. Esto generalmente se hace tras finalizar el último mes y el día bisiesto se añade en ocasiones a mitad de año.

Esta solución, topó con la oposición de las distintas religiones que verían interrumpido de esta manera el milenario ciclo de las semanas, haciendo fracasar las propuestas de reforma de mediados del siglo XX.

2) De igual manera que las casi seis horas sobrantes de cada año se van guardando para añadir un día más cada cuatro años, se pueden guardar treinta horas, es decir, un día y cuarto, y añadir una semana extra cada cinco o seis años. Esta opción tiene como desventaja que las fechas en las que ocurren los equinoccios y solsticios sufren una variación mayor de año en año. No obstante es la solución adoptada por algunos calendarios que combinan año y semana, como el calendario litúrgico cristiano o el calendario de la ISO8061.

B. Cómo agrupar las 52 semanas de que consta el "cuerpo" del año

Sería conveniente que la subdivisión del año en meses y trimestres cumpliera tres características: Que cada mes contuviera un número entero de semanas, que cada estación o cuarto de año contuviera un número entero de meses y que cada mes tenga el mismo número de días o casi el mismo. Sin embargo, no es posible construir un calendario con estas tres características simultáneamente, y hay que renunciar a alguna de ellas:

1) Si renunciamos a que el mes tenga un número entero de semanas, podemos dividir el año en cuatro trimestres de 91 días, es decir trece semanas, y cada uno de estos trimestres en tres meses de 31, 30 y 30 días. Esta es la idea principal del calendario mundial y es la que supone un cambio menor respecto de nuestro calendario actual.
2) Si renunciamos a que cada estación tenga un número entero de meses, es decir a que el número de meses sea múltiplo de cuatro, podemos construir un calendario con 13 meses de 4 semanas cada uno, es decir, 28 días. Esta solución es la base del calendario fijo internacional y fue propuesta ya a mediados del siglo XIX por Auguste Comte. Es la única en la que todos los meses tienen idéntica estructura. Sobre el nombre que recibiría el nuevo mes y el lugar del año donde se intercalaría hay una amplio abanico de propuestas: "Luna" o "Sol" intercalado entre Junio y Julio, "Colón" intercalado entre Noviembre y Diciembre, o recuperar el Mercedonio romano entre Febrero y Marzo.
3) Si renunciamos a que todos los meses tengan una duración igual o al menos aproximada, podemos dividir el año en cuatro trimestres de trece semanas, y cada uno de estos trimestres en tres meses de 4 o 5 semanas cada uno, es decir 28 o 35 días.

C. La semana (y por tanto el año) comienza por domingo o por lunes

Aunque ésta cuestión es de mucha menor relevancia que las anteriores, no está exenta de controversia. En la mayoría de países europeos y en la ISO8061 se considera como primer día el lunes. Para Estados Unidos y para las religiones cristiana y judía, el primer día es el domingo.

En esta tabla se resumen muchas de las propuestas de reforma del calendario:

Calendario Creador A: Días sobrantes B: Estructura C: Primer día de la semana
Calendario mundial Marco Mastrofini Se añaden cada año 12 meses de 30 o 31 días Domingo
Calendario fijo internacional Auguste Compte Se añaden cada año 13 meses Lunes
Calendario "Pax" Colligan Se agrupan en una semana 13 meses Domingo
Common-Civil-Calendar-and-Time Calendar Dick Henry Se agrupan en una semana 12 meses de 30 o 31 días Lunes
Calendario Bonavian Chris Carrier, Joseph Shteinberg Se agrupan en una semana 12 meses de 4 o 5 semanas Lunes
Calendario Nueva Tierra Se agrupan en una semana 13 meses Lunes

Otras propuestas de reforma no afectan a la estructura del año sino al cómputo de los mismos, como por ejemplo el Calendario Holoceno


Resumen de principales calendarios

Calendario Creador Vigencia Ciclo del calendario Procedimiento de año bisiesto
Calendario egipcio Desconocido Desde el IV milenio adC Año solar de 365 días; con 12 meses de 30 días, más 5 días epagómenos Debían transcurrir 1461 años egipcios para volver a coincidir el inicio del ciclo solar real
Calendario egipcio Sosígenes 238 a. C. La reforma no prosperó por desavenencias religiosas. Año solar de 365 días y seis horas Reforma de Cánope, con un día más cada cuatro años.
Calendario babilónico Siglo VI a. C. tres años gregorianos
Calendario griego Solón Siglo VII a. C. Año solar Ciclo 8 años solares de 2922 días, con un día bisiesto
Calendario helénico Metón 432 a. C. Año lunar-solar Ciclo 19 años con 235 meses lunares. Son bisiestos los años 3, 5, 8, 11, 13, 16 y 19 de cada ciclo
Calendario helénico Calipos 330 a. C. Año lunar-solar Ciclo de Metón perfeccionado. Ciclo de 76 años, en cuatro de ellos se disminuía un día.
Calendario romano Numa Pompilio Desde el siglo VIII a. C. Año lunar, primero de 10 meses y después de 12 Cambios irregulares
Calendario juliano Julio César Desde 46 a. C. Año solar de 365 días y seis horas Cada cuatro años un día bisiesto
Calendario musulmán Mahoma Desde el 16 de julio de 622 (hégira) Año lunar de 354 y 355 días Ciclo de 30 años, en los que hay 11 años con un día más. El día comienza cuando se pone el sol
Calendario gregoriano Papa Gregorio XIII En países católicos desde el 15 de octubre de 1582; en Alemania protestante desde 1 de marzo de 1700; en Inglaterra desde 1752, en Suecia desde 1753. Japón, 1873. Bulgaria y Turquía, 1916. Antigua URSS, 1918. Rumanía, 1919. Grecia, 1923. China, 1949 Año solar de 365 días Cada cuatro años, un día bisiesto el 29 de febrero; excepto los años terminados en 00, que sólo son bisiestos si son múltiplos de 400.
Calendario turco Anterior al calendario musulmán Año lunar de 354 días Ciclo de 8 años, los años 2, 5 y 7 tienen 355 días
Calendario turco A partir de 1677 Año solar
Calendario hebreo Hilel II 359 Año lunar-solar Ciclo de 19 años, en 7 de los cuales se añade un mes.
Calendario maya Desconocido ---- Año Civil - Haab Ciclo de 13 meses de 20 días más 5 días de mala suerte.
Calendario inca Mayta Cápac Antigüedad desconocida, registrado por los cronistas a partir del siglo XVI. Año lunar-solar Ciclo de 12 meses de 30 días
Calendario azteca Olmecas Siglo XII AC Año Civil - Xihuitl Ciclo de 365 días con 4 horas.

Véase también

Enlaces externos

  • HoraYFecha.eu : Hora y fecha : Grandes ciudades del mundo y differentes husos horarios

Commons

Wikcionario

Obtenido de "Calendario"

Wikimedia foundation. 2010.

Sinónimos:

Mira otros diccionarios:

  • calendario — (Del lat. calendarĭum). 1. m. Sistema de representación del paso de los días, agrupados en unidades superiores, como semanas, meses, años, etc. 2. Lámina o conjunto de láminas en que se representa gráficamente el calendario. 3. almanaque. 4.… …   Diccionario de la lengua española

  • calendario — sustantivo masculino 1. Catálogo en el que se registran los días del año, semanas, meses y otras informaciones: Mira en el calendario en qué día cae mi cumpleaños. No arranques las hojas del calendario, que quiero guardarlo. calendario de mesa.… …   Diccionario Salamanca de la Lengua Española

  • Calendário — Wappen Karte …   Deutsch Wikipedia

  • calendário — s. m. 1. Folha, impresso ou gráfico com os dias do ano, normalmente divididos em meses e semanas. = ALMANAQUE, FOLHINHA 2. Sistema de divisão do tempo (ex.: calendário gregoriano, juliano, muçulmano). 3. Conjunto de datas fixadas para realização… …   Dicionário da Língua Portuguesa

  • Calendarĭo — Calendarĭo, Filippo, venetianischer Bildhauer u. Baumeister, gilt für den Erbauer des Dogenpalastes in Venedig u. Verfertiger der Blättercapitäle an den Säulen des Palastes; er wurde als Theilnehmer an der Verschwörung des Dogen Falieri, dessen… …   Pierer's Universal-Lexikon

  • calendario — /kalen darjo/ s.m. [dal lat. calendarium, der. di calendae primo giorno del mese ] (pl. calendari ). 1. [tabella o albo in cui sono notati i giorni dell anno con l indicazione delle festività o altre informazioni] ▶◀ ‖ almanacco, lunario, (ant.)… …   Enciclopedia Italiana

  • Calendario — (Del lat. calendarium.) ► sustantivo masculino 1 Sistema de cómputo del tiempo. 2 Registro o catálogo que comprende todos los días del año, distribuidos por meses, y en el que se incluyen, a veces, datos astronómicos, festividades y otras… …   Enciclopedia Universal

  • calendario — ca·len·dà·rio s.m. AD 1. sistema convenzionale di divisione del tempo, stabilito in base alla durata di determinati cicli astronomici 2. tabella, blocco di fogli, strumento di varie forme e materiali in cui sono segnati ordinatamente i giorni… …   Dizionario italiano

  • calendario — s m 1 Sistema de medición del tiempo que lo divide en periodos regulares: años, meses, semanas, días, a partir de criterios fundamentalmente astronómicos: calendario solar, calendario azteca, calendario gregoriano, o de acuerdo con el desarrollo… …   Español en México

  • calendario — {{#}}{{LM C06646}}{{〓}} {{SynC06798}} {{[}}calendario{{]}} ‹ca·len·da·rio› {{《}}▍ s.m.{{》}} {{<}}1{{>}} Sistema de división del tiempo en períodos regulares de años, meses y días: • El calendario solar se basa en la rotación de la Tierra… …   Diccionario de uso del español actual con sinónimos y antónimos

Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”