78 RPM

78 RPM
Disco 78 RPM con álbum de discos, ca. 1910
Los primeros discos musicales (1889). De cinco pulgadas de diámetro y prensados sobre goma laca, tenían una velocidad imprecisa entre 60 y 90 RPM.

78 RPM (o 78 revoluciones por minuto) es un acrónimo de los primeros discos. Se utiliza como denominación para el primer formato de grabación musical en discos, posterior al cilindro de fonógrafo y anterior al disco de vinilo. Los discos de 78 RPM datan usualmente entre 1890 y 1959, aunque el grueso de ellos fue fabricado entre las décadas de 1910 y 1950.

Contenido

Historia

Durante la década de 1890, los primeros discos usualmente eran grabados por un solo lado. Los discos con dos caras grabadas se introdujeron por primera vez por el sello Columbia en Europa. Para 1923 el grabar en ambas caras se estableció como norma en ambos lados del Atlántico.[1] En 1925 se incorporo la grabación eléctrica para los discos, sustituyendo al sistema mecánico vigente.[2]

En un principio los discos no mantenían una velocidad estándar, ya que esta variaba entre 60 y 90 revoluciones por minuto, y medían aproximadamente 5 a 7 pulgadas de diámetro. Estos discos eran producidos por la Compañía Berliner, que en 1901 adoptó el nombre de Victor Talking Machine. La Compañía Victor fue la principal impulsora del gramófono y del disco plano, mejorando su durabilidad, reproducción y calidad acústica. En 1925, con la llegada de la grabación eléctrica, se estableció definitivamente la velocidad de los discos a 78 RPM, si bien ésta velocidad ya era un estándar desde 1905 más o menos. Hacia 1910, se había establecido como un estándar para los discos de 78 RPM los diámetros de 10 pulgadas (para los discos de música popular) y de 12 pulgadas (para los discos de opera y música docta). En todo caso, la mayoría de los discos de ópera se grabó, hasta la década de 1920 en discos de 12 pulgadas, como los que impresionó el afamado tenor Enrico Caruso para la Compañía Victor.

Si bien en sus primeros años los discos solían ser reproducidos mediante un gramófono acústico a cuerda, hacia 1930 se introdujo el uso de "radiofonógrafos" eléctricos, que empleando el amplificador de un receptor de radio, reproducían las grabaciones con la mejor calidad acústica disponible en ese momento. El formato 78 RPM permaneció así hasta 1949, año en que Victor y Columbia introdujeron, respectivamente, el disco 45 RPM y 33 RPM, remachando la liquidación final del antiguo formato.

En Estados Unidos, el formato 78 RPM quedó obsoleto oficialmente en 1959. Este formato tardo treinta años en ser vencido por el de 33 RPM,[1] el problema fue que el nuevo formato apareció en un momento muy inoportuno, justo en la crisis de 1929, este nuevo formato requería de la compra de nuevos equipos para la reproducción de estos discos y con esa situación economía, era difícil la manufactura de estos aparatos y la compra de los artefactos sería muy costosa.[3]

Sin embargo, luego de que el formato se dejara de fabricar masivamente, en algunos países el resto del mundo (especialmente en países menos desarrollados) siguió empleándose hasta bien entrada la década de 1970. África, que fue uno de los continentes que más tarde abandonó la producción de discos 78 RPM, alcanzó a editar algunos discos de The Beatles en ese formato y sonido monoaural. Demás está decir que los ejemplares que han sobrevivido son un verdadero tesoro para los coleccionistas tanto los impresos en Sudáfrica como los editados también en la India con el mismo formato.

Artistas famosos como Bill Haley, Buddy Holly y Chuck Berry llegaron a publicar sencillos en discos de 10" con esta velocidad, este último es el único artista que hay en la actualidad que llegó a publicar sencillos en este antiguo formato.[4]

Véase también

Referencias

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”