Badalona


Badalona

Badalona

Badalona
Bandera de Badalona
Bandera
Escudo de Badalona
Escudo
Badalona en España
Badalona
Badalona
Badalona en Cataluña
Badalona
Badalona

Término municipal de Badalona en el Barcelonès
Localització de Badalona respecte del Barcelonès.svg

País Flag of Spain.svg España
• Com. Autónoma Flag of Catalonia.svg Cataluña
• Provincia Flag of Barcelona province(official).svg Barcelona
• Comarca Barcelonés
Ubicación 41°26′N 2°14′E / 41.433, 2.23341°26′N 2°14′E / 41.433, 2.233
• Altitud 12 msnm
• Distancia 10 km a Barcelona
Superficie 20,95 km²
Fundación Romana; siglo III a. C.
Población 215.329 hab. (INE 2008)
• Densidad 10.278,23 hab./km²
Gentilicio Badalonés /esa
Código postal 0891x
Alcalde (2008) Jordi Serra (PSC)
Presupuesto 157.296.940,36 € (año 2008)
Hermanada con Bandera de España Alcanar
Bandera de España Sfdo-cadiz-bandera.jpg San Fernando
Bandera de Chile Valparaíso
Bandera de Suecia Göteborg
Patrón San Anastasio
(11 de mayo)
Sitio web www.badalona.cat

Badalona es un municipio y una población de la comarca del Barcelonés, en la provincia de Barcelona de la comunidad autónoma de Cataluña, España. Alcanzó la condición de pueblo en 1897. Está a 10 km de distancia del centro de Barcelona. Situada en la costa del mar Mediterráneo, ocupa parcialmente el delta del Besós y los contrafuertes de la Sierra de la Marina.

La ciudad está rodeada por los municipios de San Adrián de Besós al sudoeste, cuya parte limítrofe y hasta el eje del río Besós le fue agregada entre 1929 y 1955; Santa Coloma de Gramanet al oeste; Tiana y Montgat de la comarca del Maresme al nordeste, y de San Fausto de Campcentellas (Vallés Oriental) y Moncada y Reixach (Vallés Occidental) al norte. El término municipal está situado en el extremo norte de la comarca del Barcelonés y junto con otras poblaciones forma parte del Área metropolitana de Barcelona. Es además la capital de la región conocida como Barcelonés Norte.

Los restos arqueológicos encontrados en los barrios de Llefià y de Sistrells remontan su historia al Neolítico, pero la fundación de la población se produjo alrededor del año 100 a. C.

Badalona es la tercera ciudad más poblada de Cataluña, tras las ciudades de Barcelona y Hospitalet de Llobregat, y por delante de Tarrasa y Sabadell, así como la vigésimotercera de España.

Plaza de la Vila, en las Fiestas de Mayo

Contenido

Historia

Badalona tiene sus orígenes en el siglo III a. C., y fue fundada por los romanos. Los restos humanos más antiguos encontrados en este pueblo se remontan a los años 3500-2500 a. C.

Prehistoria

Poblado ibérico

Aunque se cree que por Badalona pasaron comunidades prehistóricas que se podrían haber establecido en cuevas naturales, no se han podido encontrar restos arqueológicos, porque estos fueron reutilizados posteriormente en otras construcciones. De este modo los restos han ido desapareciendo. Aunque se han hallado trozos de sílex trabajado, datado en la época de caza nómada. De lo que sí que hay constancia contrastada es de la presencia humana a partir del 3500 a. C. al 2500 a. C., es decir, la época de sedentarización del Neolítico medio reciente. Hay restos en cuevas del barrio del Manresà y de la colina de Seriol, como también en Sistrells y Llefià (Bóbila de Seret).

Historia antigua

Desde sus orígenes, Badalona comenzó a datar cada vez más restos hasta la llegada de su fundación oficial con los romanos. Aunque, anteriormente, la ciudad tuvo un poblado de la primera cultura histórica peninsular, los íberos; que ocuparon la colina de las Malesas y la de Boscà a partir del siglo VII a. C.

El asentamiento ibérico, en la cima de la colina de Boscà (200 m de altitud), en el barrio de Canyet, estaba amurallado y fortificado en forma de terraza. Los poblados vecinos eran el de la colina de Montgat, el de Castell Ruf y el de Puig Castellar (Santa Coloma de Gramanet). En la colina de las Maleses, una cima de la sierra de la Conrería (461 m de altitud), cerca de la antigua fuente de «Els Castanyers», hay otro poblado ibérico, el origen del cual se sitúa probablemente alrededor de los años 800-600 a. C.

Badalona también fue zona de los layetanos y hoy en día en la misma colina de Boscà hay un yacimiento con restos de este pueblo ibérico. La rama layetana de los íberos parece que habría caído en declive alrededor del siglo I a. C., abandonando el poblado de la colina de Boscá.

La causa directa de esto es la llegada de los romanos, que tenían la necesidad de frenar a los cartagineses (quienes habían llegado a Cataluña en el 218 a. C., concretamente a Ampurias), y una vez éstos fueron derrotados, los romanos se quedaron en las tierras que habían ido ocupando hasta acabar conquistando toda la Península Ibérica. Así, con el asentamiento de los romanos y la introducción de una nueva cultura agrícola en las tierras de los layetanos, entre los siglos II y I a. C., tuvieron éstos que abandonar sus poblados.

La fundación de la villa romana: Baetulo

Los orígenes de la ciudad se remontan a la época romana, alrededor del año 100 a. C. Los romanos habían desembarcado en Ampurias en el año 218 a. C. y hacia el siglo I a. C. crearon una serie de fundaciones de tipo urbano entre las que se encuentra Baetulo (Badalona), que con el paso del tiempo se convirtió en la más pujante de la Layetana.

Termas romanas

Badalona fue una ciudad fundada de nueva planta y con una previa planificación del territorio, con la intención de vertebrar los territorios layetanos que se iban ocupando. Los romanos aplicaron el modelo de ciudad cuadrícula en una planicie ligeramente elevada, como es la colina de Rosés, cerca del mar y con posibilidades agrícolas y bien comunicadas con los pueblos cercanos.

Era una ciudad amurallada y que tuvo su entrada por la Vía Augusta (antes vía Litoral). Badalona, entonces, con 11 hectáreas de superficie, se completó con un trazado amurallado de 413 por 261 m, con grandes torres de defensa. Los romanos instalaron un centro militar que denominaron Bétulo (en latín Baetulo) en el siglo III a. C. Su configuración interna tenía unas características muy similares a las demás ciudades romanas de la época.

La ciudad creció extramuros, por lo que el límite arqueológico es más extenso (de 7,5 a 10 ha). El punto culminante de la ciudad, que llegaría a los 15.000 habitantes, hay que situarlo a finales del siglo I a. C., gracias a la prosperidad derivada del cultivo de la vid (típica de los pueblos mediterráneos) y la exportación del vino a gran parte del occidente romano.

Desde su fundación, Badalona, Baetulo, llegó a ser una ciudad muy emprendedora que se consolidó rápidamente. Su principal fuente de prosperidad fue el comercio de vino. Aunque, debido a los sucesos acaecidos a finales del siglo II a. C. en Roma, con continuas crisis. Ésta fue la época antigua con mayor esplendor de la ciudad, destacando restos arqueológicos de suma importancia como los baños públicos, la Venus de Badalona o el mundo urbano doméstico. El último hecho importante a destacar fue la concesión del Ius Latii para las tierras layetanas gracias al emperador del momento, Vespasiano (siglo II a. C.). Badalona pasó a ser municipio y sus habitantes, ciudadanos romanos de pleno derecho.

En 1954 se descubrieron los restos de los antiguos baños romanos, también conocidos como termas. En el mismo emplazamiento se inauguró en 1966 el Museu de Badalona.

El declive romano

Roma arrastrará las culturas con las que se había expandido en el siglo III, con la grave caída del Imperio Romano y la efervescencia del cristianismo. Se produjo un proceso de ruralización que afectó la configuración de los núcleos urbanos, despoblándose. Es un periodo que Badalona recoge con poca documentación; se sabe que en el siglo VI la ciudad vivió el final de un intenso proceso de reformas urbanísticas en la zona cercana al foro romano. Entre los siglos IV y VI data la necrópolis romana de inhumación de Can Preixau. Desde el siglo IV, Badalona importaba cerámica africana; cosa que se siguió haciendo en el siglo VII. Esta época de oscuridad documental fue progresiva, hasta el “nuevo renacer” (en referencia con los restos) de la ciudad, Badalona, como otras ciudades afectadas por el éxodo, pasó desapercibida.

La Edad Media

A partir del siglo X se vuelve a configurar en Badalona un núcleo urbano en la antigua ciudad romana. Durante los siglos IX y X se desarrolla la Badalona medieval, que pasará a conocerse posteriormente como el área de "Dalt de la Vila". La masía fortificada de Can Canyadó, del siglo XV, constituye una muestra de la arquitectura típica de la costa catalana en esa época.

Iglesia de Santa María

Nos encontramos, pues, al borde de un nuevo milenio con una villa que tuvo diversos núcleos dispersos, con sus torres de defensa, además de un núcleo bien distinguido alrededor del antiguo foro romano que ha pasado a ser un cementerio. La Badalona medieval define así su delimitación: del río Besós al mar, la colina de Montgat y la sierra Litoral. El núcleo urbano que se fue desarticulando, finalmente se recompuso en el siglo XII en las inmediaciones de la Sagrera con el acta de consagración de la iglesia de Santa María en el (1112), éste ya era el antiguo núcleo fundacional de la “Baetulo” romana, en Dalt de la Vila. Éste será pues el eje de formación de la Badalona actual. El año 1382, conseguiría el régimen municipal y también se implantó entonces la insaculación para escoger a partes iguales el gobierno.

La villa fue azotada por plagas y pestes, además de los ataques de los piratas tunecinos llegados desde el mar. La baja Edad Media fue un periodo de recesión, pero de consolidación como núcleo urbano que en ese momento sólo producía para su propia subsistencia.

Es en el siglo XVII cuando este núcleo edificado alrededor de la iglesia de Santa María recibirá popularmente el nombre de «Dalt la Vila», que contaba con aproximadamente 200 casas, en las que vivían unos 700 habitantes.

Edad Moderna

Interior del monasterio de San Jerónimo de la Murtra

Las antiguas villas romanas se transformaron, con el paso del tiempo, en masías y se creó una doble situación: la urbana y la rural, que mantuvo un equilibrio estable hasta mediados del siglo XVIII. Es entonces cuando algunas construcciones siguieron un estilo señorial y, en cambio, otras conservaron su carácter defensivo, fruto de una época en la cual la costa catalana sufrió muchas incursiones piratas.

El monasterio de San Jerónimo de la Murtra (fundado en 1416), fue muy relevante en esa época; a punto estuvieron de celebrarse en él las cortes en 1472, en el marco de la Guerra Civil Catalana con Juan el Grande (Juan II), y donde el rey fue a refugiarse porque Badalona era la ciudad partidaria. El monasterio de San Jerónimo de Murtra, que se remonta al siglo XVI, fue donde Cristóbal Colón recibió el apoyo de los Reyes Católicos para iniciar su viaje a las "Indias". En el mismo lugar Colón fue recibido al regreso de su primer viaje.

Badalona volvió a alcanzar un impulso económico y demográfico progresivo nuevamente a través de la vid (potenciada por la rabasa muerta), y con la agricultura extensiva e intensiva (trigo, granos y cáñamo por ejemplo). Sin olvidar la actividad pesquera, que también inició un importante crecimiento en el siglo XVII. El punto de inflexión curiosamente fue el propio 1492, donde el progreso comenzó a notarse de nuevo.

El Siglo XIX

Dalt de la Vila

Según el Barón de Maldá en su Cajón de Sastre, donde explica la vida badalonesa de principios del siglo XIX, Badalona había pasado a comerciar sus excedentes en el gran mercado emergente barcelonés, que empezaba a mirar hacia la industrialización. Administrativamente, Badalona continuó funcionando con la insaculación hasta que se vio afectada por el Decreto de Nueva Planta, que impuso la estructura provinciana borbónica del victorioso rey, Felipe V. Badalona no recibió bien los cambios gubernamentales que primaron los destacados en la Guerra de Sucesión. El nivel de vida del municipio, poco a poco, fue dirigiéndose hacia el inexorable proceso de industrialización que catapultó el éxodo rural y la economía catalana del siglo XIX.

Badalona, comenzó a crecer cerca del mar apareciendo los populares “badius” o naciendo uno de los ejes comerciales actuales, la calle del Mar. La pesca y la agricultura fueron los puntales económicos de la Badalona de inicios del XIX; la marina mercante y la de cabotaje tuvieron suficiente relevancia. Hasta mediados del siglo XIX, Badalona vive un proceso de inmigración desde la Cataluña interior, debido al éxodo rural, que hizo aumentar la población del municipio a 12.600 habitantes en 1860. Éstos fueron los que protagonizaron el crecimiento demográfico, pero también urbanístico badalonés, inaugurando un conjunto de nuevas calles hasta que llegaron a establecerse las primeras fábricas de tejidos. La llegada del tren a la ciudad en la mítica línea Barcelona-Mataró fue el arranque definitivo. La industria llegaba de la mano de Barcelona, a la vez que se trasladó a la ciudad condal la industria alimentaria de la zona.

En 1897, la reina regente María Cristina otorgaba el título de ciudad a Badalona. Una ciudad que ya a inicios del siglo XX dispuso de una inmensa variedad industrial que poco a poco comenzó a desplazar a los núcleos tradicionales vinculados con la pesca. Fue a finales del siglo XIX nace del movimiento obrero en Badalona con distinguidas figuras del movimiento como Joan Peiró o Simó Piera.

Culturalmente, Badalona también se unió a la nueva corriente renacentista, desde el teatro con Enric Borrás y el Teatro Zorrila. La prensa de la época con publicaciones como el Eco de Badalona (1868) o Acció (1910-1919). En 1921 se fundó el “Orfeón Badalonés”, mientras empezó a tomar forma las iniciativas deportivas surgidas desde el mundo del fútbol, baloncesto y la natación, principalmente.

La industria ocupó las zonas situadas alrededor de «la Plana». Siguiendo la trayectoria del eje formado por la «riera de Canyet» y «la plana del Corb», la nueva clase burguesa edificó en estos lugares sus fábricas y viviendas, lo que dio vida a una de las áreas más peculiares de la ciudad, parecida al Ensanche de Barcelona. Parte de las edificaciones, consideradas actualmente patrimonio artístico, son construcciones que pertenecen a esta época y que eran casas de particulares, la mayoría industriales o gerentes de empresas de Badalona.

El Siglo XX

Badalona, como es lógico, no estuvo exenta de sufrir tanto la dictadura de Primo de Rivera como la Guerra Civil Española y la posterior dictadura de Francisco Franco. Fue la dictadura la que marcó el freno de la efervescencia cultural de Badalona, como la del resto de Cataluña, con la posterior represalia y la época de clandestinidad de la cultura.

Badalona recibió con entusiasmo la proclamación del nuevo régimen, el de la II República. La ciudad vivió intensamente todos los acontecimientos políticos y sociales de esos años. Las secuelas de la Depresión económica mundial afectaron también a Badalona y provocaron una tasa de paro elevada y una crisis muy fuerte.

La Guerra Civil Española

La guerra alteró totalmente la vida de los badaloneses. Las fuerzas obreras y de izquierdas, después de la desorganización inicial, intentaron controlar la situación y, superando tensiones y diferencias, estructurar el poder político-social en la ciudad. La producción local fue transformada para permitir la participación de los obreros en la gestión de las empresas, al mismo tiempo que varias fábricas se convirtieron en industria de guerra.

La ciudad sufrió violentos bombardeos (la ciudad fue continuamente bombardeada por la aviación italiana, por ejemplo) y los habitantes padecieron toda clase de privaciones causadas por la falta de subsistencias. El año 1939 es el inicio de una etapa dura y difícil para la población. La penuria económica es patente, con la falta de muchos productos alimentarios y el racionamiento.

Posguerra y franquismo

Casa de Bufalà, engalanada para las fiestas del corpus, 1952.

El inicio de la posguerra es significativo en ésta ciudad, con el asesinato del alcalde de Izquierda Republicana de Cataluña, Frederic Xifré en 1940, el mismo año que la muerte del propio Presidente de la Generalidad de Cataluña, Lluís Companys. La dictadura fue el gran momento de expansión de la ciudad, que recibió un flujo de inmigración de diversos lugares de España y que no pudo absorber debido a la propia estructura del poder, dando lugar a barracas y la aparición de barrios con unas condiciones de vida insalubres.

El período comprendido entre los años 1960 y 1975 se caracteriza por el volumen de inmigración y la transformación de la ciudad. Este crecimiento, sin embargo, se dejó en manos privadas y de los especuladores. El resultado fue un urbanismo caótico, sin equipamientos ni servicios.

Transición y restauración democrática

Este período es también la época de la recuperación política, de la actuación clandestina de los partidos, de la reorganización obrera, de la creación de las asociaciones de vecinos y de la creación de grupos y entidades que inician una nueva actividad cultural.

El final de la dictadura, con la Transición, marcó el intento de restablecer el espíritu democrático que se había visto por última vez durante la Segunda República. Los impulsores fueron los centros como el “Orfeón Badalonés” y el “Círculo Católico”, o el “Centro Excursionista de Badalona”. Las huelgas y la lucha política más intensa también llegaron al seno de la Asamblea de Cataluña en 1976. Estos hechos se extendieron hasta finales de los años ochenta.

En 1978, el cantautor Joan Manuel Serrat le dedica a la ciudad el pasodoble Qué bonito es Badalona, incluido en su disco de título 1978. También cantaron esta canción los artistas Manolo Escobar, quien residió en Badalona, y Julio Madrid.

Badalona desde el Mediterráneo.

Las primeras elecciones municipales democráticas, después de la Constitución de 1978, tuvieron lugar el 3 de abril de 1979. Dieron en Badalona una clara victoria de los partidos de la izquierda. En el primer gobierno de la ciudad participaron todos los grupos políticos surgidos de las elecciones. En este primer cuatrienio (1979-1983), el grupo mayoritario, y el del alcalde, fue el de los comunistas del PSUC y en los cuatro siguientes (1983-1987, 1987-1991, 1991-1995 y 1995-1999) el de los socialistas del PSC-PSOE, con el relevo consiguiente al frente de la alcaldía.

La Rambla de Badalona se caracteriza por ser la única que es paralela al litoral, ya que estos paseos son siempre perpendiculares a la línea de la costa.

A finales de los años 1980 se inauguró el Paseo Marítimo, con el que Badalona se abría hacia el mar. Badalona está inmersa hoy, después de ser subsede de los Juegos Olímpicos de 1992, en un proceso convulso de transformaciones urbanísticas y la llegada de los nuevos inmigrantes que hacen de esto, uno de los nuevos retos del siglo XXI.

Política

Lista de alcaldes desde las elecciones democráticas de 1979
Mandato Nombre del alcalde Partido político
1979–1983 Màrius Díaz Bielsa PSUC-PCE
1983–1987 Joan Blanch Rodríguez PSC-PSOE
1987–1991 Joan Blanch Rodríguez PSC-PSOE
1991–1995 Joan Blanch Rodríguez PSC-PSOE
1995–1999 Joan Blanch Rodríguez PSC-PSOE
1999–2003 Maite Arqué Ferrer PSC-PSOE
2003–2007 Maite Arqué Ferrer PSC-PSOE
2007– Jordi Serra Isern (abril 2008) PSC-PSOE

El 8 de abril de 2008 Maite Arqué abandonó la Alcaldía para ocupar su escaño en el Senado. Jordi Serra Isern fue nombrado nuevo Alcalde de Badalona. Hasta entonces era segundo teniente de alcalde y regidor del Área de Urbanismo y Territorio, cargo del que sigue siendo responsable actualmente. Está gobernando en coalición con ERC y CIU.

Morfología urbana

Badalona, es hoy en la actualidad la tercera ciudad de Cataluña en población. La expansión brutal del último siglo en el marco de una dictadura poco interesada en el diseño de modelos urbanístico sostenibles, han hecho del crecimiento de la ciudad, una subdivisión de áreas, las diferentes badalonas, que a parte de diferenciar realidades sociales y provocar desigualdades, ha perdido en interconexión (se debe bajar al centro para acceder a los barrios periféricos) y ha llegado a provocar con la irrupción de la autopista C-31 la expresión de los badaloneses bajamos a Badalona. Así la ciudad afronta hoy en día los retos del siglo XXI.

Orografía del interior badalonés

Vista aérea de la Sierra de Marina.

Badalona es una ciudad tanto de mar como de montaña. La sierra de Marina, pasa por la parte norte y oeste del término municipal. Podemos destacar las montañas del Amigó, con la colina de la Coscollada, de 466 metros de altitud; la colina de las Maleses, con 462 metros, la colina del Fraile Rafael, con 414 metros entre otros. También la sierra de “Mosques d’Ase”, con una altitud de hasta 131 metros; la sierra de Montigalá, cercana a los 150 metros; la sierra del Mediterráneo con un máximo de 171 metros; la sierra de Boscá, con 206 metros y la sierra de Caritg, con colinas que rondan los 80 metros de altitud. También cabe destacar las rieras, abundantes en la ciudad. La Riera de Canyet, la Riera Matamoros y la Riera de Canyadó son algunas de las más importantes. A parte, desde la vertiente hidrográfica, existen fuentes en la parte montañosa que riegan las rieras.

La Badalona histórica y marítima

Iglesia Santa Maria, Dalt de la Vila.

Extendida por la zona costera del mismo municipio, ocupa una parte de los contrafuertes de la Sierra Litoral Catalana. En los inicios de su fundación romana, la famosa Baetulo, se refleja hoy en el barrio de “Dalt de la Vila”, que se emplaza a los pies de una pequeña colina, motivo por el que encontramos caminos estrechos y de un nivel considerable. En éste barrio, olvidado hoy en día, da cobijo a los restos de la ciudad romana y es allí donde se emplaza el Museo de Badalona. En éste sector de la ciudad de plazas medievales, conecta con el sector de “Baix a Mar” donde encontramos el eje comercial y administrativo de la ciudad: La casa de la ciudad de 1877, sede del Ayuntamiento de Badalona, en la Plaza de la Vila. Desde allí parte a la Calle del Mar, eje comercial badalonés que termina en la Rambla de la ciudad, un paseo repleto de bares y restaurantes con una presencia de palmeras a lo largo de la vía y, al muro que significa el paso de la histórica línea del tren de cercanías que data de 1848. Además, cabe recordar que la zona que hoy en día es la actual Martí Pujol, tiempo atrás era conocida como "El sorral", debido, tal y como indica su nombre, a la incapacidad de cultivar cualquier especie debido a la presencia de arena en dicha ubicación.

Un Paseo Marítimo cortado por el paso de la línea de ferrocarril da lugar a una de las playas más emblemáticas del litoral (ver litoral de la ciudad). La ciudad se caracteriza por ser una villa marinera (hoy en extinción) y como villa industrial, donde durante años se vertieron las aguas residuales que contaminaron la zona y afectaron al propio Rio Besós. Con la construcción del Paseo Marítimo en la penúltima década del siglo XX y la intención de conectarlo con el Puerto de Badalona, inaugurado en 2005, la zona se ha revitalizado y poco a poco ha ido desplazando los restos de la antigua Badalona industrial, sustituida por una residencial. Ejes del centro de Badalona, además de la Calle del Mar o la propia plaza de la Vila, son la calle Francesc Layret, la Vía Augusta que, efectivamente, sigue el trazado de la antigua vía romana.

Calle del mar.

Badalona, ensancha un poco más el centro al paso de la antigua riera de Canyet o de Folc: la calle de Martí i Pujol, la avenida de President Companys, que cierran la Vía Augusta de lado a lado, y después la calle Prim; la riera Matamoros, que había estado el perímetro del primer ensanche badalonés o la zona ya de los barrios de Casagemes, Canyadó, Santo Cristo, con el Cementerio Viejo de Santo Cristo, tocando con Can Solei, y el Manresá, zonas más industriales que delimitan la ciudad con Montgat y Tiana con el Polígono Industrial de Les Guixeres, también repletas de zonas de ocio nocturno. El barrio de Cañadó, comprende un de los pulmones más importantes de la ciudad: el Parque de Can Solei, que próximamente se unirá al Parque de Ca l’Arnús, una vez se abra al público. Cerca del centro de la ciudad cabe destacar la zona de la Plana y la futura Isla Central o de Can Fradera, donde está previsto alargar la línea 2 del metro de Barcelona y en un futuro hacer una estación intermodal donde pueda llegar un hipotético traslado ferroviario que daría uso a más ciudadanos, y enlaces con diversas líneas de autobuses. Es un enlace perfecto con el único barrio industrial del Progreso. De éste sector cabe destacar la zona del histórico Mercado Maignon.

La Badalona postindustrial

Paseo Marítimo.

Esta zona ya entra de lleno en barrios como el de Progreso, conectado precisamente con una de las vías más largas de la ciudad en paralelo a la vía ferroviaria: la calle Industria. Llega hasta el barrio de Gorg y toca con el Puerto de Badalona. Una de las plazas más céntricas de ésta zona es la Plaza de Pep Ventura, hasta ahora es donde acaba la línea 2 del metro limitando con el barrio del Raval. La calle Guifré, Eduard Maristany, la calle de Progreso o la Avenida del Marqués de Mont-Roig, que desemboca en Pep Ventura y ésta a su vez en Francesc Maciá, son una serie de ejes paralelos al mar, que conecta el centro de la ciudad con los barrios más periféricos como Gorg, San Roque, Llefiá y Artigas. El más importante de estos es la calle Alfonso XIII que viene desde San Adrián del Besos y traza una diagonal hasta que encuentra una conexión a Pep Ventura con Marqués de Mont-Roig llegando ambos a ser una, la calle Francesc Maciá.

La extensión de la calle Industria, fue ocupada por todo un conjunto de casas bajas bien características donde los obreros, que trabajaban en fábricas desaparecidas como Can Cros, vivieron. La zona, bombardeada durante la Guerra Civil Española, comprende también otras fábricas históricas como la Cristalería, desaparecida como la anterior o bien la todavía activa fábrica de Anís del Mono.

La Badalona norte

Si bien la vía del tren actualmente supone una barrera para acceder a la playa, más problemática es aún el anillo geográficamente más exterior de la villa, que queda separada de las dos zonas antes tratadas por el paso de la autopista C-31 y viene de Barcelona en dirección a Mataró. El problema principal, además de partir en dos la ciudad justamente por el medio, es la escasez de pasos subterráneos que dificulta aún más la conexión entre los barrios más separados del centro administrativo de la ciudad, que a su vez, son los más poblados.

La Salut, Llefià y Artigas, los barrios limítrofes con Santa Coloma y San Adrián son los primeros que encontramos en el oeste. Ésta es la zona más habitada de la ciudad, aún sus dimensiones y su expansión se atribuyen a dos olas de inmigración: la de diferentes zonas de España durante el franquismo. Y hoy en día, la inmigración que viene del exterior, principalmente del Magreb, Europa del Este, Pakistán y América Latina. El eje comercial de ésta zona se sitúa en el Paseo de La Salut, la calle Pérez Galdós y los mercados de Llefiá y el de La Salut.

Desplazándonos en dirección hacia Mataró, encontramos un segundo punto de barrios populosos, que comprende principalmente los barrios de Sistrell, Lloreda y Nueva Lloreda, zonas de las que destaca la Colina de Caritg de unos 80 metros de altura, donde se pretende llegar un canal tierra adentro desde el Puerto de Badalona. También es importante el Parque de Lloreda, que rápidamente conecta con Santo Cristo y el siguiente núcleo comercial de la ciudad, el que se llama el otro centro, por el volumen de consumo que mueven los grandes almacenes de la zona: Montigalá y Puigfred. Son estas zonas en expansión que dan paso a la Morera y Bufalá, donde parten las antiguas rieras que bajan a Martí i Pujol o a President Companys. Aquí está la zona más boscosa y de más valor ecológico de Badalona, residencial y con poca densidad, donde la principal atracción es el monasterio de Sant Jeroni de la Murtra, es la sierra litoral, donde también encontramos caminos que parten de la Cruz de Montigalá o la Cantera de la Vallensana. El particular barrio de Pomar y la urbanización de Mas-Ram, son los últimos barrios, en éste caso antes de circular por la carretera de la Conreria, que lleva a Sant Fost de Campsentelles.

Distritos y barrios de Badalona

El término municipal de Badalona tiene una superficie de 21.17 km² y el núcleo urbano ocupa 8.70 km².

Badalona está formada por 35 barrios agrupados en 8 distritos, que son los siguientes:

  • Distrito 1: Canyadó, Casagemes, Centre, Coll i Pujol, Dalt la Vila, Manresà
  • Distrito 2: Nova Lloreda, Sant Crist, Sistrells
  • Distrito 3: Bonavista, Bufalà, Canyet, Les Guixeres, Mas Ram, Montigalà oriental, Morera, Pomar, Pomar de Dalt
  • Distrito 4: La Salut
  • Distrito 5: Sant Antoni de Llefià, Sant Joan de Llefià, Sant Mori de Llefià
  • Distrito 6: El Remei, La Mora, Sant Roc, Artigas
  • Distrito 7: Can Claris, Congrés, Gorg, Progrés, Raval
  • Distrito 8: La Pau, Lloreda, Montigalà occidental, Puigfred
División administrativa de Badalona

Geografía

Masía de Can Butiña.

Badalona es una ciudad de mar y de montaña. La Sierra de la Marina pasa por la parte norte y oeste del término municipal. Podemos destacar las montañas de la Amigó, con el cerro de la Coscollada, de 466 metros de altitud, el cerro de les Maleses, con 462 metros, y el de Fra Rafael, con 414 metros entre otros. También la sierra de Mosques d'Ase, con una altitud de hasta 131 metros, la Sierra de Montigalà, cerca de los 150 metros, la Sierra Mediterrània con un máximo de 171 metros, la Sierra d'en Boscà, hasta los 206 metros y la sierra d'en Caritg, con cerros de cerca de 80 metros de altitud. También cabe destacar las rieras, abundantes en la ciudad. La riera de Canyet, la riera de Sant Joan (o de Sant Jeroni), la riera de Canyadó y la riera Matamoros son algunas de las más importantes. Las cuatro líneas azules onduladas sobre fondo blanco que aparecen en la bandera y en el escudo de Badalona representan esas cuatro rieras. Además hay fuentes en la parte de montaña que riegan las rieras.

Clima y vegetación

La Rambla de Badalona.

Badalona disfruta de un clima mediterráneo subhúmedo, es decir, suave, con veranos secos y cálidos, además de un periodo más fresco, en el cual puede haber algunas heladas en invierno. Las lluvias tienen una máxima al iniciarse el otoño y más raramente durante la primavera. Los meses más húmedos del año son agosto, septiembre y octubre. Los meses secos son febrero y julio. La media de horas de sol al año es de 2.847.

La Sierra de Marina rodea toda la ciudad por la parte noroeste y es el auténtico pulmón de la ciudad. Desde ella hay unas vistas variadas y magníficas. La vegetación es variada; en las zonas de poca humedad encontramos encinares, pinares, maquias, brozas y henares. En las áreas más húmedas se establecen otras más exigentes, en cuanto al agua, como son robledales y bosques de ribera, especialmente. En la riera de Canyet, la existencia de plátanos atestigua el carácter de camino de entrada hacia la montaña, una función que también desempeñan otras rieras como la de los Frares, la de San Juan, la de Matamoros y la de Canyadó.

Badalona tiene un patrimonio forestal formado por las colinas Turó de l'Home, Turó de Fra Rafel y Turó del Pi Candeler y por la Sierra de la Malesa. Todos forman el eje básico de la Sierra de Matas. Las colinas Turó de Montgat y Turó de les Bateries limitan Badalona por el noroeste, mientras que la Sierra de Collserola representa la unión por la zona del río Besós.

Zonas verdes

Badalona cuenta con 96 ha de verde urbano repartidas en jardines pequeños y grandes parques. Hay que destacar el de Can Solei / Ca l'Arnús -jardín histórico- con 110.000 m² y el de Montigalà, con 102.600 m².

Los jardines históricos de Can Solei y Ca l’Arnús situados ambos en el barrio de Casagemes, hoy en día no se pueden entender como dos unidades separadas.

Can Solei

Parque de Can Solei

El origen de las fincas se remonta a 1565, cuando Dalmau Ros compró el más Solei, una antigua finca agrícola. No fue hasta la segunda mitad del siglo XIX, en 1851, cuando Evarist Arnús y de Ferrer, hombre rico en influyente de Barcelona, siguiendo la tradición de las familias bien estantes del siglo XIX, adquirió una parte del antiguo mas Solei. Desde aquel momento y hasta 1936 las fincas quedaron separadas. Hasta que un día de aquel año la familia Arnús abrió la finca para organizar un concierto con la finalidad de recaudar dinero para las milicias que combatían en la Guerra Civil Española en el bando de la República.

Durante la guerra civil (1936-1939), Can Solei fue confiscada y abierta a la ciudadanía. Una vez finalizada la guerra, la finca se devolvió a sus antiguos propietarios. En 1977 Can Solei pasó definitivamente a ser patrimonio de la ciudad. El parque de Can Solei tiene una superficie de 3,5 ha.

Puente de Ca l'Arnús.

Parque de Ca l'Arnús

El parque tiene una superficie de 8ha y se puede dividir en dos zonas. Una de estilo neoclásico con más de 50 años de antigüedad y otra con unos 130 años de historia. | El conjunto historicopaisajístico de Ca l’Arnús es único en la ciudad de Badalona, tanto por sus edificaciones singulares, como por la extraordinaria riqueza vegetal y faunística.

Torre de Ca l'Arnús.

El parque contiene una piscina, zonas de césped, árboles ornamentales, en la zona de estilo neoclásico. En cambio, el resto del parque está formado por elementos clásicos del jardín romántico: grutas, islas, puentes y lagos. También abundan palmeras, pinos, arbustos, eucaliptos, plataneros, cipreses y bambúes. Al lado de la casa de invitados Evarist Arnús hizo construir una central meteorológica. Su hijo, Emilio Arnús, añadió al parque un castillo de torre cuadrada.

Evarist Arnús hospedó a la familia real durante dos días con motivo de la Exposición Universal de Barcelona de 1888. Se alojaron tanto la reina regente como su hijo el Rey Alfonso XIII (de dos años y medio de edad). De esta visita queda como testimonio la cadena que bordea la casa, signo externo que allí pernoctó un miembro de la familia real.

En la primera década del siglo XXI se rehabilitó el castillo y los jardines históricos, lo que ha provocado recuperar la belleza y el esplendor de antaño. La unión definitiva de ambdos espacios no se ha hecho realidad hasta 2003, cuando el Ayuntamiento de Badalona hizo efectiva la conexión simbólica a través de una puerta que une los dos espacios, aunque está pendiente un proyecto que permeabilice el paso definitivamente por los dos espacios.

Parque del Turó d'en Caritg

Este parque cuenta con 6,1 ha de superficie, la primera fase se inauguró en 1990 y la tercera y última en 1999. Está dentro de los límites del barrio de Sistrells muy cercano al Grupo Virgen de la Salud. Es un parque de estilo forestal, aglutinando un gran número de especies mediterráneas. Tiene la particularidad de estar en una colina que está totalmente dentro del núcleo urbano. En éste parque encontramos pinos, encinas, olmos, fresnos, palos rosas, branquiquitonos, palmeras y arbustos como romeros, durillos (Viburnum tinus), lentiscos, retamas, cotoneaster, hiedras y las estepas. En la última fase se implantó el mismo tipo de plantas y se ha construido un anfiteatro, con taludes de césped, un paseo pavimentado y una fuente tipo geiser. Todo ello a los pies de la colina de Caritg, en lo que se llama “la Plaça del Centenari”. Éste parque es conocido popularmente desde hace muchos años como "Los Cañones" pues antiguamente alojaba en su parte de mayor altitud piezas de artillería para repeler los asedios que recibía la ciudad desde el mar.

Turó de Caritg, Pza. del Centenario
  • Geología

La montaña pertenece a la era terciaria, periodo mioceno. El monte que se conoce hoy en día se formó fruto de una fuerte erosión sobre la sierra litoral que a través de torrentes y riadas depositó a los pies de la colina un material que se fue compactando e inclinado. El suelo de éste lugar lo forman arcillas rojas, en las que se insertan restos minerales como cuarzos y pizarras, algunos que pueden llegar a hacer más de un metro de diámetro.

  • Historia de la montaña

Diversas excavaciones efectuadas durante la primera mitad del siglo XX pusieron al descubierto diversas sepulturas paleocristianas. Estos entierros se hacían en cementerios romanos ubicados cerca de la vía Augusta, que pasaba muy cerca de la montaña. Actualmente los restos han desaparecido, porque durante muchos años hubo una intensa extracción de arcillas para las bóvedas desde hace más de dos siglos. Gracias a su situación privilegiada, durante el siglo pasado se utilizó como posición defensiva, razón por la que el ejército español la ocupó hasta los años 80.

Parque Montigalà.jpg

Parque de Montigalá

Con una superficie de 8,1 ha e inaugurado en 1991, pertenece al barrio de Montigalá. El tronco central del parque está diseñado como parque semiforestal, con pendientes suaves de césped segado y acompañado por una vegetación mediterránea de encinas y pinos y rematado por caminos pavimentados. Si se entra por la avenida Puigfred encontramos un amplio camino flanqueado por árboles y césped. Es más conocido como El parque de los perros.

Parque G-4.jpg

Parque G 4

Proyectado como parque forestal con pinos, encinas corcheras y arbustos mediterráneos. El parque está tapizado con hierba y cuenta con caminos pavimentados. Se inauguró en 1994 y tiene una superficie de 6 ha. Aunque pertenece al barrio de Montigalà, está a medio camino del barrio de Bufalà. Es el que menos presencia de personas tiene, al estar en una zona de paso. Sin estar lejos de las viviendas, no da la sensación de proximidad como sí lo hacen tanto el parque G-5 como el de Montigalà. Aunque hoy en día está bien cuidado, antaño estuvo un poco olvidado por el consistorio. Tiene pocos bancos para poder descansar. Puede ser considerado como el menos vistoso de los tres, pero es recomendable visitarlo.

Parque G-5.jpg

Parque G 5

Parque de estilo paisajístico de cariz autóctono, repleto con planta, arbórea y arbustiva, caduca y perenne, a su vez se incorpora la vegetación espontánea del lugar. Pertenece al barrio de Montigalà, se inauguró en 2003 y tiene 4,20 ha de superficie. El suelo es de sauló, adoquines de junta abierta, se entapiza de césped y pradería. Los muros son de tierra armada y las pequeñas colinas están reforzadas con escollera.

Parque Gran Sol.jpg

Parque del Gran Sol

Parque del populoso barrio de Llefià, fue diseñado con finalidades multidisciplinares. De vegetación sencilla, es un parque de superficie dura, con vegetación básicamente arborea y arbustiva. Se encuentran pinos, chopos, acacias de Japón, encinas y cipreses. Se une a un paseo pavimentado de plataneros y palmeras. Dispone de un anfiteatro que permite acoger fiestas populares, mítines y celebraciones lúdicas. Se inauguró en 1985 y ocupa 1,8 ha.

Parque Nueva Lloreda.jpg

Parque de Nueva Lloreda

Parque en el que abundan los árboles frondosos y las plantas arbustivas con la finalidad de dar al viandante un espacio de ocio, en el que disfrutar de espacios de sombra, paseo o lectura, además de deporte. El suelo es de tierra con arena. El parque se divide en tres niveles, ya que está ligeramente inclinado, todo ello con un paseo en su perímetro. Se inauguró en 1982, tras años de protestas vecinales que reclamaban una adecuación de un terreno abandonado que había sido utilizado incívicamente como vertedero. Cuenta con 1,5 ha de superficie.

Plaza de Joaquim Torrents i Lladó.jpg

Plaza de Joaquim Torrents i Lladó

Jardín en el que predominan de árboles mediterráneos, pinos olmos, encinas, robles, palmeras y cipreses. Diversas piezas de césped harmonizan con la zona pavimentada junto con diversas cercas arbustivas. Al fondo del jardín se encuentra una pequeña colina de césped. Está en el barrio de Bufalà, se inauguró en 1999 y con una superficie de 0,81 ha.

Parque de Can Barriga.jpg

Parque de Casa Barriga

Pequeño parque enjardinado a dos niveles, con árboles, arbustos y césped. Los árboles de origen mediterráneo, pinos y encinas, comparten el espacio con árboles exóticos como “xicandres” y pimentoneros. También encontramos árboles de la antigua finca de can Barriga. Cabe destacar que el riego de éste parque se realiza con aguas subterráneas. Pertenece al barrio de Bufalà limitando con el histórico barrio de “Dalt de la Vila”.Con una superficie de 0,52 ha e inaugurado en 1993.

Plaza de la Segunda República

Aunque de nombre a una plaza, es realmente un parque que fue inaugurado en 2003, pertenece al barrio de Lloreda y tiene una superficie de 1,57 ha. Durante años no fue más que un descampado, pero tras la urbanización de la zona próxima, los vecinos estuvieron varios años reclamando un parque al ayuntamiento que al final acabó por construir. Un tercio del parque está formado por suelo de hormigón, siendo los dos tercios restantes formados por tierra y arena, con zonas de césped. Éste parque está dotado de juegos infantiles, tenis de mesa y petanca. Vulgarmente es conocido por el nombre de El parque del Condis , ya que en el parque esta el supermercado Condis.

El litoral

Playa de los Pescadores

Las playas

El litoral de Badalona, bañado por el Mar Mediterráneo, es de 5 km de los que se perdieron 500 m de playa con la construcción del nuevo puerto deportivo. Actualmente Badalona cuenta con 9 playas diferentes que suman un total de 4'5 km de arena fina y dorada, incluyendo la playa nudista de la Mora y de la Barca Maria, siendo así una de las más largas de toda Cataluña. El paseo marítimo de la ciudad se prolonga casi a lo largo de un kilómetro. Estas playas constituyen la base turística de la población.

Las playas de Badalona han mejorado mucho, ya que en la década de los ochenta era una auténtica temeridad bañarse en sus aguas. Entonces no existían políticas medioambientales tan restrictivas como hay en la actualidad. Ahora existe un trato más eficaz de las aguas residuales y las embarcaciones navales no lavan sus bodegas en alta mar con tanta facilidad. Por si esto fuera poco, muchas industrias contaminantes como químicas o de hidrocarburos que se asentaban en el litoral trasladaron su actividad a otras regiones. Ahora ése mismo terreno es zona residencial. Hoy en día las playas de Badalona gozan de una categoría de cuatro estrellas (sobre un total de cinco) asignadas por la el Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat a través de la Agencia Catalana del Agua.

La construcción del nuevo Puerto Deportivo ha provocado que ocho de las nueve playas badalonesas se vean beneficiadas de una mayor acumulación de arena que las hace crecer de manera continúa, porque las corrientes marinas erosionan el litoral quitando a su vez esa misma arena a las playas del sur del puerto.

Mapa de las playas de Badalona

Las playas de Badalona[1] , de norte a sur:

  • Playa de la Barca María, con una longitud de 915m. está ubicada entre el Torrent Vallmajor y el límite con Montgat.
  • Playa del Cristal, con una longitud de 300m. está ubicada en el barrio de Canyadó y recibe el nombre de una antigua fábrica de cristal que estaba instalada en la zona.
  • Playa del Puente de Botifarreta, con 620m. de longitud se ubica entre el barrio de Canyadó y la Riera Matamoros, en este tramo de playa encontramos lugares tan emblemáticos de Badalona como el Club Nàutic Bétulo y donde anteriormente se situaba la discoteca "Titus"[2] .
  • Playa de los Pescadores, con una longitud de 420m. está ubicada entre la Riera Matamoros y la Calle del Mar, es el litoral de playa más céntrico de la Rambla y recibe su nombre de las barcas de pesca que hay junto a la lonja de la ciudad.
  • Playa de los Patines de Vela, con una longitud de 150m. está ubicada entre la Calle del Mar y la Avenida Martí Pujol, es la playa más conocida de Badalona ya que es donde se situa el Club Nàutic Badalona, donde se concentran los amantes de la vela.
  • Playa de la Estación, con una longitud de 390m. esta ubicada entre la Avenida Martí Pujol i la Avenida Sant Ignasi de Loiola, en este tramo del litoral podemos encontrar: La Piscina Municipal Cobierta / Los baños y el restaurante El Pescador / Los Baños la Pista y la Pista Polideportiva la Platja. Recibe este nombre porque está situada justo delante de la estación de tren de Badalona.
  • Playa del Pont del Petroli, con una longitud de 370m. está ubicada entre la Avenida Sant Ignasi de Loiola y la Plaza de los Patines de Vela, recibe este nombre porque se emplaza el emblemático puente que recibe el mismo nombre y donde está situada la importante fábrica "Anís del Mono"[3] .
  • Playa del Coco, con una longitud de 250m. está ubicada entre la Plaza de los patines de Vela y la calle Cervantes.
  • Playa de la Mora, con una longitud de 585m. está ubicada entre el Puerto de Badalona y el límite de Sant Adrià de Besòs, es la playa situada más al sur de Badalona y es conocida por excelencia por la práctica del nudismo.

El Pont del Petroli

Vista aérea del "Pont del Petroli"

Antigua instalación para la descarga de hidrocarburos en la playa de Badalona, es un símbolo de la ciudad y que ya está abierto al público, hace apenas meses, pues abrió sus puertas en el 2009. Éste antiguo muelle petrolífero ha posibilitado una vez acabado su uso, la creación de un ecosistema submarino único en la costa catalana. Una vez remodelado, Badalona podrá disfrutar de una estructura de pilones con una longitud total de 250 metros y de los que unos 210 metros es la parte que se adentra en el mar, ofreciendo una panorámica privilegiada de la ciudad vista desde el Mediterráneo.

Cuando fue abandonado y dejó de servir como punto de descarga, el "Pont del petroli" se convirtió en la principal controversia de la zona, ya que al dejar de pasar buques con sus correspondientes pérdidas de carburantes, lavados ilegales, etc, todo un hermoso y diverso ecosistema se asentó bajo sus pilares. Rápidamente la vida colonizó las maderas, muertos de cemento y cabos desprendidos, constituyéndose como la principal zona de buceo en Badalona. Sin necesidad de embarcaciones ni instalaciones, los bajos de ese viejo pantalán hacían las delicias de los centenares de buceadores que se acercaban a disfrutar de las maravillas submarinas que allí se congregaban. Esto dio lugar a que fuese un acontecimiento único en la costa catalana.

Fue entonces cuando saltó la polémica, en 2001, justo tras la noticia de que el puente iba a ser desmontado, cuando una plataforma de buceadores, fotógrafos y demás amigos del "Pont del petroli", se lanzaron a la calle y se manifestaron para intentar salvar la estructura férrea tan representativa de la zona. Y fue así como se consiguió proteger no sólo el pantalán de madera y hierro, sino también toda la vida que bajo sus pilares, se ha ido estableciendo. Además de eso, las autoridades locales se comprometieron a habilitarlo como paseo que ahora conduce mar adentro, y permite observar, fotografiar e incluso soñar, a los muchos visitantes atraídos por esta playa conocida como playa del "Pont del petroli". Se abrió al público el 13 de junio de 2009 tras una profunda remodelación.[4]

Demografía

Evolución demográfica de Badalona

Evolución de la población en los últimos cinco siglos

  • 1497 105
  • 1515 104
  • 1553 88
  • 1717 739
  • 1787 3.474
  • 1857 10.485
  • 1877 13.758
  • 1887 15.974
  • 1900 19.240
  • 1910 20.957
  • 1920 29.361
  • 1930 44.291
  • 1940 48.284
  • 1950 61.654
  • 1960 92.257
  • 1970 162.888
  • 1981 227.744
  • 1990 225.207
  • 1996 210.987
  • 1998 209.606
  • 2000 208.944
  • 2004 214.874
  • 2006 218.520
  • 2008 221.329

1497-1553: estimaciones; 1717-1981: población de hecho; 1990: población en censo municipal.

En 1553 se incorpora Llefià, y en 1717, Canyet y Pomar (antes Quadre de Blanes).

Economía

La economía tradicional

Hasta la llegada de la primera línea ferroviaria de España en 1848, Badalona ha sido una villa de actividad tanto agrícola y ganadera como marinera. Resulta evidente en lo respectivo a la actividad marinera porque aún perteneciendo al Mediterráneo catalán, pero la agricultura nunca ha quedado en un segundo plano. De hecho, desde la época de la “Baetulo” romana, el municipio destacó por el comercio y la producción de vino en un momento de prosperidad en los inicios de la era cristiana. La ciudad sigue una especie de pauta común a la de muchos otros pueblos del Mediterráneo de la época. El comercio con la exportación de la viña a lugares como la Laietania ya desde la época de los tiempos prerromanos, fue la principal fuente de beneficio derivada del cultivo vinícola. Aún estando presentes, han quedado en un segundo plano las actividades ganaderas y de cultivo de otros productos como el trigo, el maíz, habas, cáñamo, hortalizas, la patata, etc.

La revolución industrial a su paso por la ciudad, y el crecimiento demográfico y urbanístico, fueron desplazando estas actividades hoy en día residuales debido a la falta de territorio físico para llevarlo a cabo. Respecto al sector ganadero, sobre todo destacó la cría ovina y de caballos, la primera para la lana y la segunda de cara a llegar a ser una fuerza motriz para trabajar las tierras de los grandes terratenientes tanto de Badalona, Sant Adrià como Santa Coloma, siempre aprovechando las aguas del río Besós.

Residual es en la actualidad la actividad pesquera en Badalona, aún y su vinculación tradicional con el mar. La falta de hasta hoy en día de un proyecto de puerto sostenible, ha provocado un éxodo desde mediados del siglo XX, de los pescadores autóctonos, que han pasado a engordar las filas de otros puertos como el de Barcelona, Vilanova, y Blanes. En el año 2002 se otorgó a Marina Badalona la concesión para la gestión y administración de un puerto deportivo y pesquero, dentro del proyecto de la construcción de un canal deportivo en el futuro muy cercano a otro gran proyecto urbanístico local como es el de la Capital Europea del Baloncesto. Quedó inaugurado en 2005, en condiciones aún precarias, las que, junto al fenómeno constructor de las inmediaciones de las instalaciones, han estado denunciadas diversamente por la Cofradía de Pescadores de Badalona y los propios pescadores que quedan.

En Badalona, la Cofradía funciona desde el siglo XVIII y tuvo un periodo de máxima expansión en la segunda mitad del siglo XIX, cuando en 1870 se registraron 150 barcas y cerca de 96 a principios del siguiente siglo. Actualmente, es difícil saber cual es la actividad pesquera restante, ya que los últimos pescadores de la era anterior al puerto, fueron a vender el pescado a los puertos de Barcelona y El Masnou. Aunque la cifra no llega a la decena de personas que viven del oficio aún hoy en día disponiendo de unas mínimas instalaciones en el puerto del municipio.

La economía desde la era industrial

Fàbrica Gottardo de Andreis (La Llauna) (1919)

Badalona contempla como fecha y hecho clave, la llegada del ferrocarril a la ciudad en 1848 para explicar el origen del modus vivendi que desplazaría las actividades tradicionales: la industria. Con la construcción y el crecimiento demográfico consecuente, sólo la pesca pudo alargar su etapa de mayor rendimiento.

De igual manera, desde los primeros inmigrantes que se establecieron, llamados “canareus”, Badalona ya practicaba antes del tren y desde principios de siglo, la manufactura textil, del ramo de la cuerda (de la que podemos destacar Can Ribó, por ejemplo, en 1826), como la actividad química, hasta 1840 aproximadamente. A partir de aquí, la irrupción de la máquina de vapor (Carbó y Viñas por ejemplo de 1840) dio una predominancia mayor al sector textil (hiladora, tejidos de algodón, fábrica de tintes…) por encima de, por ejemplo, el alimentario. Así culminó la segunda mitad de la década de 1860, con la aparición de las grandes industrias, no sólo textiles (Textil Funoses, 1866), si no que del refinado de azúcar o el gran negocio del anís, que hizo a Bosch y Grau en 1868 a fundar la empresa Anís del Mono que está vigente hoy en día.

Las fábricas, ruinas de las cuales han perdurado hasta finales del siglo XX, tan emblemáticas para la ciudad como la de abonos químicos (Can Cros). Ésta, tuvo que ser evacuada a causa de la fuerte contaminación. Pese a ello, tuvo una gran importancia en dicho sector gracias, gran parte, a las inversiones que hizo el empresario Reche para su proyecto de expansión. Can Canyelles, can Mercader o Canals y Cia se inauguraron ya a finales de siglo. Aún con esto llevaría a Badalona a situarse en éste periodo, entre las ciudades puntales de la industria catalana. De todas, las industrias que más destacaron hasta finales casi de mediados del siglo XX, fue la actividad textil, la química y metalúrgica.

En la foto se muestra la antigua fábrica Gottardo de Andreis, que actualmente es un instituto llamado La Llauna. En él, hay ESO y bachillerato.

La economía de Badalona en el siglo XXI

BCIN

Pasada, pues, la era industrial, Badalona ha seguido la línea de los municipios que han optado por potenciar el sector terciario y el turismo como principal fuente económica de la ciudad, sin dejar de lado la reconversión del sector industrial de la que hoy destaca el sector del Polígono de Montigalà-Batlloria o “Les Guixeres”. En éste último, Badalona ha edificado el Badalona Centro Internacional de Negocios (BCIN), que desde 1995, está destinado a mejorar la comunicación de las empresas de Badalona, sobre todo con el mercado americano y con el europeo. La microelectrónica, la industria del envasado, la textil y el sector de los moldes industriales, aparecen como los principales sectores industriales que exportan a los mercados citados anteriormente. Aunque Badalona no olvida el comercio interior, la economía tradicional de toda la vida que hoy se traduce en seis mercados municipales y diversas calles comerciales repletas de comercio de proximidad. A destacar: calle del Mar y el paseo de la Salud, pero también cuenta con Canonge Baranera y la calle Chile.

Centro Comercial Montigalà

Badalona tiene una situación geoestratégica privilegiada, cerca de Barcelona e inmersa en su área metropolitana. El Área Metropolitana de Barcelona aporta un 63% al PIB de la economía de Cataluña y un 13% al PIB de la economía de España. En el marco europeo, la región metropolitana de Barcelona forma parte de un importante eje de desarrollo conocido como Arco Mediterráneo, junto con Zaragoza, Valencia, Perpiñán, Montpellier y Toulouse. La localización de Badalona, junto con las inversiones públicas en infraestructuras de comunicaciones hechas en los últimos años, han estado los polígonos industriales de la ciudad y todo el área metropolitana en una situación óptima por lo que respecta a las comunicaciones con Europa y con el resto de España.

La prueba de esta potencialidad está en el gran desarrollo que ha experimentado el polígono badalonés de Montigalá y que lo ha convertido en una de las principales áreas comerciales de Europa. En 1992 se creó Pronto Moda como resultado de la asociación de un grupo de pequeñas empresas ubicadas en Santa Coloma de Gramenet y Badalona. Se ubica en el Parque Comercial de Montigalà con una superficie de 100.000 m² y siendo el segundo mayor centro industrial de confección de Europa, solamente superado por Milán.


Los Mercados Municipales

Badalona cuenta con seis mercados municipales:

  • Mercado Municipal de La Salut
  • Mercado Municipal de Llefià
  • Mercado Municipal Maignon
  • Mercado Municipal Morera-Pomar
  • Mercado Municipal San Roque
  • Mercado Municipal Torner

Aunque aquí no aparezca, todavía existe el Mercado Municipal de Lloreda, que se ubica en el barrio de Nueva Lloreda. Pero hoy en día apenas media decena de paradas permanecen abiertas, debido a la gran competencia existente por los supermercados del barrio y de las inmediaciones. Esto era bien distinto a inicios de los años 80, porque éste mercado tenía un peso específico muy importante en el comercio del barrio, entre otras cosas porque era el único del que disponían los vecinos de un barrio que entonces tenía pocos años de vida.

Infraestructuras y transporte

Trambesòs en Av Marqués de Mont-Roig

Badalona está bien comunicada con las poblaciones vecinas y especialmente con Barcelona, y también con el Aeropuerto del Prat, que está a veinte minutos en coche por la Ronda Litoral. Por carretera, tiene acceso directo con la autopista C-31 (Barcelona-Palafolls); con la ronda B20 (Barcelona-Conrería); con la carretera general N II (Madrid-Barcelona-Francia); y con las carreteras locales de Badalona a Mollet y de Badalona a Montcada i Reixac.

Existe una red de autobuses urbanos gestionada, por la empresa Tusgsal, que cuenta con una flota de más de 120 autobuses con una antigüedad media de 7 años aunque si tenemos en cuenta las líneas regulares su media de vida es de menos de 5 años.

Desde 1988 Tusgsal junto con TMB y otras tres empresas municipales (Valladolid, Palma de Mallorca, Barcelona) un proyecto pionero en España para estudiar la viabilidad del Gas licuado del petróleo (GLP) como carburante para transporte público con el objetivo de reducir las emisiones contaminantes y sonoras.

La localidad está también conectada con Barcelona mediante cuatro paradas de metro de la Linia 2, Artigues/Sant Adria, Sant Roc, Gorg y Pep Ventura. Actualmente (2007) se están realizando obras de ampliación de esta Línea 2 que acaba en Pep Ventura. La próxima estación estará en Illa Fradera, acercando el Metro al centro de la ciudad. Existen planes para que se extienda la Línea 2 a otros barrios como Casagemes y la Morera.

En septiembre de 2007 se finalizó la construcción de la línea de Tranvía que conecta Badalona con Barcelona (final de línea en la estación de GORG)

La red de cercanías de Renfe conecta a Badalona hacia el sur con Barcelona y con la línea de la costa del Maresme y Blanes hacia el norte. La integración de la red de cercanías en los títulos ATM de metro y autobuses ha posibilitado un aumento considerable de su uso.

Posee 30 líneas ordinarias, 18 líneas de servicios Nitbus. El precio único del viaje es de 1,30 €. La ATM (Autoritat del Transport Metropolità) impuso un sistema de abono llamado T: T10(10 viajes), T50/30(50 viajes/30 días), T Dia... además de una T Jove para menores de 23 años que vale para 90 días consecutivos.

Puerto de Badalona

Proyectos en construcción

  • Ampliación de la línea 2 de metro de TMB, entre el actual final de línea Pep Ventura hasta el centro de la ciudad.
  • Construcción de la nueva línea 9 de metro de TMB, inicio de línea en la estación de GORG.
  • Construcción del canal de la (segunda fase del nuevo puerto deportivo y pesquero) y remodelación integral del barrio del GORG. El puerto de la ciudad se inauguró el año 2005, y está situado al sur de Badalona, muy cerca de San Adrián del Besós.
  • Construcción de la Ciutat Europea del Bàsquet (Centro comercial Magic BDN) tras la autopista C-32 y el Pavelló Olímpic del Club Joventut de Badalona. Finalizado el 15 de octubre de 2008.

Festividades de Badalona

"Cremada del Dimoni"

La Fiesta Mayor de Badalona se celebra el 15 de agosto (Mare de Déu d'Agost). Aun así la festividad más celebrada en Badalona son "Las festes de Maig" celebradas en mayo, el 11 de mayo día del patrón de la ciudad y festivo, San Anastasio (quien fue martirizado en la Torre Mena (edificio emblemático de la ciudad) en el siglo XVII). La noche anterior, el 10 de mayo, se celebra la fiesta de la “Cremada del Dimoni” en la playa, donde se quema un demonio de madera en la arena, mientras se lanzan fuegos artificiales.

Esta jornada está llena de actividades: correfuegos, el baile del Áliga, habaneras, “cremats”, la sardinada, bailes de calle y desde su fundación en 1998 las actuaciones de los Castellers de Badalona y “els Gegants de Badalona”. Esta festividad de mayo fue declarada Bien Cultural de Interés Turístico en 1990. Además parece ser que se encuentran datadas en 1635; Rafael d'Amat y de Cortada (Barón de Maldá) las describió en su “Calaix de Sastre”.

Badalona da cobijo a diversas fiestas que rinden homenaje a santos com San Sebastián (patrón escogido por el pueblo), San Pedro (patrón de los pescadores), o la “Passada“ de San Antonio (patrón de los animales de cuadra de pie redondo, es decir, con pezuña). Badalona también celebra la procesión del Corpus, la del Carmen, la Procesión de los Misterios, documentada en el siglo XVII y caracterizada por el silencio, además de la Noche de Reyes en que estos llegan a la ciudad desde la playa. A estas se les añaden las festividades típicas de Cataluña como el Carnaval, la Diada Nacional de Catalunya, Sant Jordi o la Noche de Sant Joan.

Centros y acontecimientos culturales

Torre del antiguo Matadero

Badalona promueve la actividad cultural de la ciudad en todos los ámbitos, con espacios destinados a bibliotecas de las que existen 5 en la ciudad: Centro, Llefià, Lloreda, Pomar y Sant Roc. También existen escuelas especializadas en investigación y estudio de materias concretas, etc., para que sus habitantes puedan disfrutar de una amplia oferta para todos los gustos.

Badalona también dispondrá pronto de un gran centro de formación y difusión musical, que recibirá el nombre de Ciudad de la Música y que se ubicará en el edificio del antiguo Matadero, en el barrio de La Salut. Este centro acogerá el Conservatorio Profesional de Música y tendrá un auditorio de 1.000 plazas, un servicio de documentación musical y un espacio llamado Factoría, que fomentará la creación y acogerá actuaciones de estilos diversos.

Otro de los aspectos culturales de la ciudad es la promoción de manifestaciones culturales artísticas con el remodelado Teatro Zorrilla como núcleo central, un teatro que se ha convertido en el centro de las artes escénicas de Badalona y ha dejado en segundo plano al Teatro Principal.

Teatro Zorrilla

El primer fin de semana del mes de junio tienen lugar en la Rambla la Feria del Viaje, el Ocio y la Aventura, con una amplia oferta lúdica y de viajes, y las Jornadas Gastronómicas. En junio también se celebran las fiestas de San Juan y de San Antonio de Llefià, los barrios más poblados de la ciudad.

Durante los meses de verano, Badalona ofrece toda una serie de actividades como las noches de verano en los centros cívicos, cine, centros de recreo infantiles, cursillos de deportes acuáticos, actuaciones musicales,... Todo esto significa que la ciudad dispone de una oferta variada y para todos los gustos.

Desde 1971 se celebra el Festival Internacional FILMETS de Badalona, basado en cortometrajes independientes del panorama internacional, el festival tiene una duración de ocho días en el mes de noviembre.

Medios de comunicación locales

  • Televisió Badalona
  • Radio Ciutat de Badalona 94.4 FM
  • Setmanari d'informació El Tot Badalona
  • Diari El Punt
  • Radio Pomar
  • Revista Badalona 2000
  • Revista Bétulo

Equipamientos sanitarios

Los centros sanitarios a destacar de mayor relevancia son nueve centros de atención primaria y dos hospitales: el Hospital Municipal de Badalona y el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol (popularmente conocido como Hospital de Can Ruti). Y el Institut Guttmann centro terapéutico para pacientes de lesiones medulares y del resto del Sistema Nervioso.

El Hospital Germans Trias i Pujol se caracteriza por ser uno de los más importantes de España en el tratamiento del cáncer y del VIH. Su inauguración tuvo lugar el 14 de abril de 1983 cuando el presidente de la Generalitat de Catalunya, Jordi Pujol, y el conseller de Sanitat, Josep Laporte, inauguraron el centro, que el año 1982 había recibido el nombre de Hospital Germans Trias i Pujol, en honor de Joaquim y Antoni Trias i Pujol, dos catedráticos de cirugía de origen badalonés represaliados por el franquismo.

Hospital Universitari Germans Trias i Pujol - Can Ruti

El hospital abrió con 166 camas y poco a poco se pusieron en marcha nuevos servicios. En 1984 empezó a funcionar la unidad de Urgencias. En 1985 el hospital fue acreditado como centro docente, tanto para la formación de pregrado como de postgrado, aunque hasta 1986 no fue acreditado definitivamente para el programa MIR. En 1990 se consolidó como hospital universitario de la Universidad Autónoma de Barcelona. El centro también colabora con diversas escuelas de enfermería.

El hospital crece: en 1988 se creó la Unidad de Investigación y el 1995 se constituyó la Fundació per a la Recerca Biomèdica Germans Trias i Pujol para aprovechar y canalizar todos los esfuerzos de investigación en el centro. Ahora esta fundación recibe el nombre de Institut d’Investigació en Ciències de la Salut Germans Trias i Pujol.

De todo ello hace veinte años, durante los cuales, a pesar de las dificultades iniciales, el Hospital Universitari Germans Trias i Pujol ha evolucionado hasta convertirse en el centro de referencia de la región sanitaria del Barcelonés Norte y el Maresme, poblada por casi 800.000 personas. El hospital tiene 638 camas y dispone de servicios de alta tecnología, entre los cuales destaca un programa integral oncológico (oncología médica, hematología clínica y oncología radioterápica) y la cardiología terciaria (hemodinámica y cirugía cardiaca).

El deporte en la ciudad

Patín de vela ante la playa de Badalona.

Pendientes de las últimas excavaciones en el histórico barrio de “Dalt de la Vila”, parece ser que el deporte en Badalona se basa en los juegos antiguos, que como en muchos otros lugares fueron evolucionando, creándose nuevos y quedando otros en desuso. Naturalmente la implantación de los deportes de masas actuales no llegó hasta la época contemporánea y lo hizo con fuerza.

En Badalona están documentados cuatro juegos bien enraizados desde el siglo XVIII y se practicaban también en otros lugares con sus pertinentes variantes. Popularmente son considerados como “juegos”, pero en algunos parece ser que la violencia es el factor común. Dichos juegos son: la vara, la alpargata, el juego de la pelota y la ascensión de la cuerda.

Ya con la llegada de los deportes de masas en el siglo XX, Badalona se caracterizó por reunir diversas actividades deportivas históricas en la ciudad. Las pistas de atletismo de Can Ferrater, la escuela de vela hoy en día ubicada dentro del puerto deportivo; Badalona también practica la natación con el histórico Club Natació Badalona, el corfbol que ha alcanzado cierto arraigo en la ciudad, el fútbol con el Club de Fútbol Badalona con más de cien años de tradición (actualmente en el Grupo III de Segunda B) y el más internacional, que es el baloncesto cuyo máximo exponente es el Club Joventut de Badalona con 75 años de antigüedad.

El baloncesto es precisamente el deporte más popular del municipio badalonés y el Club Joventut de Badalona, que fue campeón de Europa en 1994, popularmente denominado "La Penya", el equipo más prestigioso. Badalona diseñó el Pavelló Olímpic Municipal d’Esports aprovechando la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona para crear un nuevo pabellón con mayor capacidad y adecuado a las necesidades de la alta competición. Además la integración de este deporte en la ciudad es muy elevada en lo que respecta al básquet de base. Existen gran cantidad de equipos de barrio, de asociaciones y sobre todo de institutos que lo practican. Otros club ilustres de la ciudad con un gran básquet base són el Círcol Catòlic de Badalona (antiguo Cotonificio), Sant Josep de Badalona (Sampep), UE Llefia, Maristes Ademar, Sant Andreu Natzaret y la AE Minguella.

En 1992 Badalona fue subsede olímpica de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 en la modalidad de baloncesto, en la que el "Dream Team" de EE.UU. liderado por Michael Jordan, considerado por muchos el mejor equipo de baloncesto de todos los tiempos consiguió la medalla de oro realizando un juego espectacular. Barcelona proyectó la final del torneo en el Palau Sant Jordi de Barcelona, pero la argumentación badalonesa prevaleció y se consiguió disputar la totalidad del torneo. Por su parte el actual Pavelló dels Països Catalans dio cobijo a la competición olímpica de boxeo. Badalona también fue sede de los Juegos Paralímpicos de 1992 en baloncesto.

Ligado al Club Joventut de Badalona, se está construyendo un centro deportivo y turístico a nivel internacional con la finalidad de llegar a ser la capital del baloncesto. También se reformará el área próxima al Pabellón Olímpico y se diseñará un centro comercial para revitalizar la zona a nivel urbanístico.

El 11 de mayo de cada año se celebra la Cursa Popular de Badalona, siendo el recorrido más largo de 10km. También existen dos trazados por la ciudad de menor recorrido para niños.

Los Badalona Dracs antes de un partit, 9 de mayo de 2009.

En un nivel más popular, Badalona tiene repartidos en su territorio diversos equipamientos en la calle para prácticas deportivas, al margen de la práctica del fútbol o baloncesto de base, la más destacada y extensa es la petanca. El rugby (RC Badalona), el fútbol americano Badalona Dracs, equipo decano y más laureado del Fútbol Americano en España, el atletismo (CA Badalona y UGE Badalona),el tenis (CT Badalona y CT Mas-Ram), el tenis de mesa (CE Badalona Tennis Taula), el club de ajedrez "Escacs Llar del Jubilat", el vóley playa, las artes marciales, los circuitos físicos costeros completan perfectamente la actividad deportiva del municipio. Además, no debemos olvidar el ping-pong, últimamente en auge después de la gran fama del joven jugador Reche. Además de un circuito de Karting Indoor (Màgic Badalona).

Al margen de esto, Badalona se complementa con diversos pabellones polideportivos y con 3 piscinas climatizadas a destacar, la Piscina Municipal, la Piscina de Llefià y la Piscina de Sistrells. El Ayuntamiento de Badalona ha cedido la gestión y explotación de las dos últimas a empresas privadas, para que realicen inversiones de mejora y mantenimiento a cambio de la concesión administrativa, dotando así a la Piscina de Llefià y a la de Sistrells de equipamientos complementarios como son: sala de fitness, clases dirigidas, spa, wellness, solarium, etc.

Interior del Pavelló Olímpic de Badalona.

Ciudades hermanadas

Habitantes ilustres

  • Pompeu Fabra, químico y filólogo (1868-1948)
  • Enric Borràs, actor (1869)
  • Manuel Valls i Gorina, compositor de música (1920)
  • Antoni Bori i Fontestà, maestro y escritor (1862/1863 - 1912)
  • Joan Argenté i Artigal, poeta (1931)
  • Gaietà Soler i Perejoan, esclesiástico y escritor (1863-1914)
  • Jordi Monés i Pujol-Busquets, pionero de la història de la educación en Cataluña y España (1928)
  • Jordi Dauder, actor (1938)
  • Joaquim Torrents i Lladó, pintor (1946)
  • Joaquim Trias i Pujol, médico (1888 - 1964)
  • Antoni Trias i Pujol, médico (1892 - 1970)
  • Ignaci de Ventós i Mir, propietario y político catalán (1892 - 1970)
  • Evelí Torent i Marsans, pintor i dibujante modernista catalán (1876 - 1940)
  • Antoni Botey i Badia , compositor y fundador de l'Orfeó Badaloní (1896-1939)
  • Joaquim Massot, Estruch, Boada, Cuixart, Lloret y Corominas, fundadores del Club Joventut Badalona (1930)
  • Pere Alberch, biólogo (1954)
  • Xavier Seisó, periodista (19??)
  • Iu Forn, periodista (1962)
  • Toni Soler, periodista y presentador de radio y TV (1965)
  • Tomàs Molina, físico y meteorólogo (1963)
  • Dani Moreno, DJ y locutor de radio (1976)
  • Albert Fibla, cantautor (1968)
  • Miguel Poveda, cantaor flamenco (1973)
  • Manolo Escobar, cantante de coplas y canción española (1931)
  • Josep Lluís Cortés, jugador y entrenador de baloncesto (1937)
  • Lluís Marco, actor (1946)
  • Carles Sans, actor cómico (Tricicle) (1955)
  • José Vicente 'Tente' Sánchez , futbolista retirado (1956)
  • Pilar Rahola, ex-diputada y periodista (1958)
  • Pedro Martínez Sánchez, entrendor de baloncesto (1961)
  • Jordi Villacampa, jugador de baloncesto retirado (1963)
  • Rafa Vecina, jugador de baloncesto retirado (1964)
  • Xavier Aguado, futbolista retirado (1968)
  • Antonio Pinilla, futbolista retirado (1971)
  • Sonia Monroy, actriz, cantante y stripper (1971)
  • Melanie Olivares, actriz (1973)
  • Valerio Olivera, futbolista retirado (1973)
  • Javier García Vico, piloto de moto-cross (1974)
  • Pere Reche, empresario y jugador de ping-pong profesional (1974)
  • Jordi Díaz, actor y escritor (1975)
  • Vanessa Lorenzo, modelo (1977)
  • Joaquim Costa, jugador y entrenador de baloncesto (1957)
  • Jorge Javier Vázquez, presentador de televisión (1970)
  • Marc Gonzalo Martínez, actor en películas y series (1972)
  • Carles Marco, jugador de baloncesto (1974)
  • Ángel Martín, cómico y presentador de televisión (1977)
  • Luis García, futbolista (1978)
  • Kristhin X, stripper (1981)
  • Marta Fernández Farrés, jugadora de baloncesto (1981)
  • Sergi Vidal, jugador de baloncesto (1981)
  • Josep Maria Guzmán Cañas, jugador de baloncesto (1984)
  • Esteve Rabat, piloto de motociclismo (1984)
  • Víctor Sada, jugador de baloncesto (1984)
  • Rudy Fernández, jugador de baloncesto (1985)
  • Pau Ribas, jugador de baloncesto (1987)
  • Mireia Belmonte, nadadora (1990)
  • Josep Franch, jugador de baloncesto (1991)

Enlaces externos

Commons

Referencias

Obtenido de "Badalona"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Badalona — Badalona …   Wikipédia en Français

  • Badalōna — Badalōna, Stadt am Besos u. dem Mittelmeere, in der spanischen Provinz Barcelona (Catalonien); 5000 Ew. B. war 1704 Landungsplatz des Erzherzogs Karl …   Pierer's Universal-Lexikon

  • Badalōna — (spr. wa , das Baetulo der Römer), Stadt in der span. Provinz und dem Bezirk Barcelona, an der Eisenbahn Barcelona Mataró und an der Mittelmeerküste gelegen, hat schöne Landhäuser und Orangengärten, Schiffbau, zahlreiche Fabriken für Zucker und… …   Meyers Großes Konversations-Lexikon

  • Badalona — Badalōna, das alte Baetulo, Hafenstadt in der span. Prov. Barcelona, (1897) 18.075 E …   Kleines Konversations-Lexikon

  • Badalona — Badalona, municipio español de la provincia de Barcelona, en la Comunidad Autónoma de Cataluña. Se encuentra situado en la comarca del Barcelonés, a 10 km de la capital. Su población alcanza los 220.000 habitantes y su término municipal comprende …   Enciclopedia Universal

  • Badalona — [bä΄thä lō̂′nä] seaport in NE Spain, on the Mediterranean: suburb of Barcelona: pop. 207,000 …   English World dictionary

  • Badalona — Gemeinde Badalona Die Rambla von Badalona Wappen Karte von Spanien …   Deutsch Wikipedia

  • Badalona — infobox catalan municipio arms=Escut de Badalona.svg province=Barcelona comarca=Barcelonès population=218,553 population year=2005 area=22.17 population density=9858 elevation=6 demonym=Badaloní, badalonina location Badalona ( Baetulo in Roman… …   Wikipedia

  • Badalona — Original name in latin Badalona Name in other language Badalona, ba da luo na, badalona, badalwna, badarona, Бадалона State code ES Continent/City Europe/Madrid longitude 41.45004 latitude 2.24741 altitude 16 Population 219547 Date 2012 03 04 …   Cities with a population over 1000 database

  • Badalona — /bah dhah law nah/, n. a seaport in NE Spain, near Barcelona. 162,888. * * * ▪ Spain       city, Barcelona provincia (province), in the comunidad autónoma (autonomous community) of Catalonia, northeastern Spain. It is a northeastern industrial… …   Universalium


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.