Trovador


Trovador
Para el artículo sobre el álbum de K'naan, véase Troubadour.
Owain Phyfe, un moderno trovador, actuando en una feria renacentista en 2003.

Un trovador es un poeta cantautor de la Edad Media. Los trovadores normalmente cantaban en occitano, en concreto en la variante lingüística de Toulouse, que era el centro más importante de la cultura trovadoresca que dominaban el arte de la vihuela de mano o de arco y del laúd.

Contenido

Historia y literatura

Orígenes

Los trovadores, personajes mayoritariamente de la nobleza, a menudo a medio camino entre el guerrero y el cortesano, con sus canciones amorosas sobre todo, pero también con sus composiciones de propaganda política, sus debates y, en definitiva, con su visión del mundo, nos muestran el inicio de una historia cultural y política con una variedad que no encontramos en ningún otro documento de la época. Su literatura, además, será una de las fuentes básicas de la poesía que durante siglos se cultivará en Europa occidental; incluso en el siglo XX, autores catalanes como Josep Vicenç Foix no se pueden explicar del todo sin conocer aquello que compusieron estos escritores de los siglos XII y XIII.

El estudio de los trovadores se incluye habitualmente dentro de la historia de la literatura occitana y escribían en una variedad culta del provenzal antiguo, la lengua poética de los trovadores, que surge en Occitania a finales del siglo XI y se extendió por el occidente Europeo, sobre todo en Cataluña y el norte de Italia, conformando una literatura de una unidad notable en un momento, además, en que las diferencias entre el provenzal, la lengua de la poesía trovadoresca, y el catalán eran relativamente poco importantes. Ya en la plenitud de su producción literaria -siglo XIV y parte del siglo XV- en Cataluña, un mismo escritor usaba el occitano, si se quiere cada vez más "catalanizado", en su obra poética, y el catalán en la prosa. Esta situación pervive hasta la obra de Àusias March -primera mitad del siglo XV-. Por último, la tradición literaria de los trovadores aún tiene vigencia en parte de la poesía del siglo XX, tanto con respecto a los aspectos formales como de contenido y es, sin duda, una de las bases más importantes de la lírica catalana.

Existe una diferencia entre trovador y juglar, pues el primero era un poeta lírico de condición social elevada, que se acompañaba de una melodía fija y cuyo texto se fijaba por escrito y no se transmitía con variantes, además de que no necesitaba utilizar sus facultades artísticas como medio de vida; mientras que el juglar llevaba una vida ambulante, recitaba con una entonación específica pero no melódica, memorizaba los textos e incluso improvisaba a partir de determinados motivos temáticos, podía ayudarse de la mímica y la dramatización y, en suma, se trataba de una literatura de transmisión oral y carácter folclórico o popular. Sin embargo, siempre hubo concomitancias entre los dos conceptos. Así, es posible que los juglares tuvieran entre su repertorio las creaciones de los trovadores.

Etimología

Entre las diversas posibilidades etimológicas de la palabra "trovar" la más adecuada es la de "inventar o crear literariamente". Hace falta distinguir en esta época el significado de dos palabras que en nuestros días se usan sin ningún matiz diferenciador: poeta y trovador. El primero era aquel que escribía poesía en latín, en cambio el segundo lo hacía en una lengua romance. La misma etimología tiene la palabra trovero , aplicada a la persona que hace trovos. Su raíz desciende de Mesopotamia.

Los trovadores

Grabado de trovador condenado al patíbulo. Doctrinal du Temps Présent de Pierre Michault (hacia 1490).

Se conocen unos 350 trovadores de procedencia social muy diversa, desde algunos de los personajes más importantes de su época, empezando por el primer trovador conocido, Guillermo de Poitiers al Papa Clemente IV o el famoso rey de Inglaterra Ricardo Corazón de León (que antes de presidir la corte inglesa fue duque de Aquitania y conde de Poitiers), a otros personajes de la nobleza como el catalán Guerau de Cabrera, vizconde de Gerona y Urgel; hasta llegar a trovadores famosísimos de origen humilde, como era el caso de Marcabrú, que empezó como juglar. Han llegado a nuestros días pocos casos de trovadores mujeres ("trobairitz" o trovadoras), siempre de la nobleza, de entre las que destaca la Condesa de Día

En el caso de los trovadores de más alta posición, la creación literaria era un ornamento más y un ejercicio de ingenio, mientras que los procedentes de clases más humildes dependían de su habilidad para sobrevivir y prosperar: la "amiga" a la que dirigen sus escritos es muchas veces la esposa de un señor importante que les permitirá entrar bajo su protección; de esta manera insertan el concepto de amor hacia una dama superior al trovador, considerada su "señor", lo cual refleja un sistema de relaciones feudo-vasalláticas, en las que el enamorado se imagina como rendido vasallo.

Pese a estas diferencias sociales había una tendencia a considerarse como iguales entre ellos ya que compartían una misma actividad, aunque fuera con finalidades diferentes. Esto no quiere decir, claro está, que no fueran conscientes del lugar que cada uno de ellos ocupaba en la jerarquía de la sociedad de la época, y algunos de ellos, como Raimbaut d'Aurenga marcaban la distancia mediante un lenguaje enrevesado (trovar clus) y lo oponían a un estilo más ligero defendido por otros autores como Giraut de Bornelh (trovar leu). Aun así, el hecho de ser trovador suponía un prestigio que hacía que les fuera permitido aconsejar a grandes señores y disfrutar de una confianza que en otras circunstancias no habrían tenido.

El oficio de trovador fue especialmente bien considerado durante el siglo XII, pero ya en el siglo siguiente algunos trovadores se quejaban de la carencia de prestigio y de que no eran acogidos como antes en todas las cortes. La guerra contra los albigenses y la batalla de Muret supuso también un impedimento importante en la difusión de su arte. Aun así algunos consideran que el arte de la trova se desplazó hacia los nuevos autores de la lírica galaico-portuguesa y la italiana, que tuvo su auge en los siglos XIII y XIV.

En general todos tenían una buena formación. Todo indica que creaban tanto los textos como la música que los acompañaba. Eran poemas que se caracterizaban por la imposición moldes estrictos de métrica y versificación, que no podían improvisarse y requerían una elaboración lenta y mediante la escritura. Casi todos estos autores habían estudiado el trivium (gramática, lógica y retórica —que implicaba el conocimiento de las poéticas grecolatinas—) y el quadrivium (aritmética, geometría, música y astronomía). Además seguían los tratados sobre la lengua y el arte de trovar que fueron apareciendo en su tiempo. Entre estos documentos podemos mencionar Razos de trobar de principios del siglo XIII, de Ramon Vidal de Besalú, Reglas de trobar (1289-1291) de Jofre de Foixá, el enciclopédico Lo breviari d'amor (1288-1292) de Matfre Ermengaud, que se centra sobre todo en el amor y su tratamiento y no en los aspectos gramaticales estrictos. En el siglo XIV, con el fin de revitalizar el mundo y la poética de los trovadores, Guilhèm Molinier escribió las Leys de amor (1328-1337, versión en prosa). Ya a finales del siglo XIV y durante el siglo XV empezaron a aparecer los primeros tratados destinados a los poetas en lengua catalana, entre los cuales destacan el Torcimany de Lluís de Averçó y el Libro de concordancias (1371) de Jaume March (tío de Ausias March).

La poesía y la información que se conserva acerca de los trovadores ha sido transmitida por los cancioneros, puesto que algunas de estas composiciones y textos contenían datos biográficos que estos poetas daban sobre sí mismos.

Cancioneros

Son unos documentos -en total se conservan 76- que constan habitualmente de tres apartados: vidas, razones y composiciones. De algunos trovadores únicamente se incluían las poesías sin ninguna otra referencia.

  • En el primero apartado se explicaba la vida del trovador.
  • En el segundo, las razones por las cuales había escrito determinado poema. Esta información no solía ser frecuente.
  • Por último, figuraba el propio poema, en 256 casos con la melodía correspondiente.

En estos documentos se conservan 2542 poemas y versos, que a veces se repiten en diferentes cancioneros y a veces se atribuyen a diferentes trovadores. En cuanto a las biografías las hay de todo tipo: extensas o cortas según el cancionero, reales o inventadas, como se ha podido comprobar al compararlas con otros documentos de la época.

Estilos poéticos

La poesía trovadoresca se manifestaba a través de estilos (o trovas) diferentes:

  • Trova leve (o plana): expresión sencilla, palabras no complicadas ni de doble sentido, ausencia de recursos estilísticos difíciles. Pensamientos claros que puede captar fácilmente un auditorio variado. Este es el estilo más utilizado, sobre todo en los sirventés.
  • Trova hermética: hay varios tipos: caro, oscuro, sutil, delgado, cubierto... , según lo expresen los propios trovadores en sus composiciones, sin especificar las características. Los dos más habituales son los siguientes:
    • Trova cerrada: trova hermética basada en la complicación de conceptos, el abuso de la agudeza, un lenguaje a menudo de argot (que ofrece problemas de interpretación en la actualidad, no tanto, seguramente, en el momento que se escribió). Marcabrú lo usó con frecuencia.
    • Trova rica: el hermetismo se basa en la complicación de la forma, que busca la sonoridad de la palabra y por lo tanto usa un lenguaje difícil, con rimas extrañas, etc. Arnaut Daniel fue el gran maestro de este estilo.

Influencia en Europa

Personajes similares aparecieron en otras regiones de Europa. Ya se ha mencionado Cataluña y el norte de Italia, cuya trova estaba íntimamente relacionada con la provenzal. En el norte de Francia, en la región de lenguas de oïl, y en Inglaterra aparecieron los trouvères o troveros, en Alemania los Minnesänger y en el occidente de la Península Ibérica las cantigas galaico-portuguesas.

Géneros trovadorescos

Grabado representando a la muerte llevándose a un trovador (derecha) y a un abogado. La Danse macabre, París, Guy Marchant, 1486.

La poesía trovadoresca era sobre todo de temática amorosa, pero también podía centrarse en aspectos políticos, morales, literarios, etc. A continuación hay una clasificación no exhaustiva de su literatura dividida en tres apartados: los géneros condicionados por la versificación, en los que se tienen en cuenta los aspectos métricos y no la temática, que solía ser amorosa; los géneros condicionados por el contenido, que es el apartado más variado y extenso; y los debates entre trovadores, es decir, aquellas composiciones en que dos trovadores se enfrentan a través de un diálogo con una temática variada.

Géneros condicionados por la versificación

Géneros condicionados por el contenido

Debates entre trovadores

Otros estilos

Estos estilos tienen menos manifestaciones que los anteriores.

  • Descort
  • Escondit
  • Enuig
  • Estampida
  • Gab
  • Plaer
  • Salut d'amor
  • Sestina
  • Somni

Véase también

Bibliografía

  • Martín de Riquer (2004). Vidas y amores de los trovadores y sus damas. Barcelona: Acantilado. ISBN 84-96136-80-9. 

Enlaces externos

Este artículo ha sido traducido de la Wikipedia en catalán. La información para la realización del artículo ha sido obtenido de Els trobadors catalans (en catalán) con permiso.


Wikimedia foundation. 2010.

Sinónimos:

Mira otros diccionarios:

  • trovador — |ô| s. m. 1. Poeta provençal da Idade Média. 2. Poeta português que, nessa época, imitou os da Provença. 3. Poeta lírico …   Dicionário da Língua Portuguesa

  • trovador — trovador, ra 1. adj. Que trova. U. t. c. s.) 2. m. y f. ant. Persona que halla o encuentra algo. 3. m. Poeta provenzal de la Edad Media, que escribía y trovaba en lengua de oc. 4. trovero (ǁ persona que improvisa o canta trovos). 5. poeta. 6. f …   Diccionario de la lengua española

  • Trovador — ► adjetivo/ sustantivo 1 Que trova. ► sustantivo masculino 2 POESÍA Poeta lírico medieval que escribía o componía versos en lengua de oc. ► sustantivo 3 Persona que improvisa o canta trovos. SINÓNIMO trovero 4 OFICIOS Y PROFESIONES, POESÍA… …   Enciclopedia Universal

  • trovador — {{#}}{{LM SynT39860}}{{〓}} {{CLAVE T38892}}{{\}}{{CLAVE}}{{/}}{{\}}SINÓNIMOS Y ANTÓNIMOS:{{/}} {{[}}trovador{{]}} {{《}}▍ s.m.{{》}} = {{SynP31589}}{{↑}}poeta{{↓}} {{#}}{{LM T38892}}{{〓}} {{SynT39860}}{{\}}SINÓNIMOS Y ANTÓNIMOS{{/}}… …   Diccionario de uso del español actual con sinónimos y antónimos

  • trovador — s m 1 Poeta que durante la Edad Media componía y cantaba poemas amorosos o narrativos por los pueblos y las cortes de Europa; en particular, el que provenía de Provenza y hablaba esa lengua del sur de la Francia actual 2 Persona que compone y… …   Español en México

  • trovador — sustantivo masculino formal poeta*, vate, bardo, coplero, coplista, rimador, poetastro, trovero. * * * Sinónimos: ■ trovero, juglar …   Diccionario de sinónimos y antónimos

  • trovador — ra m. y f. Poeta, poetisa. Bardo. Juglar …   Diccionario Castellano

  • Trovador Codina — Joaquín o José Codina ( 2 de julio de 1907, Manzanillo, Cuba; La Habana, 4 de mayo de 1975 ), mejor conocido como el trovador Codina, fue un cantante y guitarrista cubano. Codina junto a otros trovadores, dio a conocer canciones del cancionero… …   Wikipedia Español

  • El trovador (ópera) — El trovador Il trovatore La torre del Trovador en la Aljafería. Forma Drama Actos y escenas 4 partes …   Wikipedia Español

  • Canción (trovador) — Saltar a navegación, búsqueda La canción es un género trovadoresco condicionado por el contenido. Contenido 1 Aspectos generales 2 Personajes 3 Tipos de enamorados respecto a la dama …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.